Vecinos de la zona Norte de Granada denuncian cortes programados a horas concretas

Ciudadanos del barrio de la Cartuja aseguran que Endesa miente cuando afirma que está trabajando en arreglar incidencias

zona norte de Granada
Bario de Cartuja, afectado por los cortes de luz | Foto: Antonio L. Juárez
Jose Luis MorenoJose Luis Moreno
0

La familia Moya Reyes vive en la calle Conde de Torrepalma. Son personas que sufren, como muchas otras de esta zona, cortes de luz a diario. El principal motivo de los apagones que pone Endesa -empresa encargada en el suministro eléctrico- es la sobrecarga en la red eléctrica, propiciada por los múltiples cultivos de marihuana que hay en estos bloques de pisos. Una justificación que algunos vecinos cuestionan, ya que los apagones se concentran todos los días a la misma hora.

“La luz se va a las 16:00 y vuelve a las 19:30. Después se va a las 22:00 y vuelve a las 2 de la madrugada. Y luego, desde las 6:00 de la mañana a las 8:30 horas. Así todos los días”, comenta Jonathan Moya, un joven de la barriada que ya no sabe dónde acudir, ya que ni la empresa que gestiona la luz le hace casi y asegura que la Policía ya no le acepta las denuncias.

“Los técnicos nos han dicho que están de acuerdo con cambiar el transformador, afirman que es la única solución, pero nos dicen que Endesa no da autorización para hacerlo”, afirma este joven, que manifiesta sentirse engañado por la compañía, ya que asegura que mienten. “Llamamos y nos dicen que están en el transformador trabajando, que está en una caseta de la calle Bermúdez de Pedraza y que yo veo desde mi balcón”, por lo que puede comprobar si hay técnicos en la zona o no.

El transformador dispensa electricidad a las calles Conde de Torrepalma, Antonio López Sancho y Bermúdez de Pedraza. Una zona con altos bloques de pisos, por lo que hay bastantes vecinos afectados. “Pedimos que si saben cuál es la solución que lo cambien. Llevamos más de cinco años así y cada vez los cortes son más y de más duración. Antes, la luz se iba una vez al día, ahora entre tres y cuatro”.

Alrededor de 50 vecinos de la calle Joaquín Corral Almagro tienen el mismo problema. “Llamamos 4 a Endesa veces al día. Nuestros hijos están agobiados sin luz, sin vida. Tenemos que tirar comida todos los días, tenemos ansiedad”, comenta Dova, otra vecina que asegura que hay bloques de pisos en los que se ha solucionado el tema.

Transformador de la calle Bermúdez de Pedraza

Los vecinos de estas calles concretas se han comunicado con Endesa para trasladar a la empresa lo que ellos entienden como una solución. La respuesta de la comercializadora y distribuidora fue que “por las circunstancias descritas y por la información técnica disponible, no podemos considerarnos responsables de los posibles inconvenientes que haya podido sufrir”.

Sin vida normal

Este joven de la zona Norte de Granada asegura que las consecuencias de no tener luz van más allá de no poder iluminar sus casas o calentar el agua. “Esto afecta a la cabeza. Hay personas que han entrado en depresión por esta situación. Aquí hay ancianos que dependen de una bomba de oxígeno para poder respirar bien. Hay vecinos que son diabéticos y no pueden guardar la insulina en el frigorífico y se pone mala”, denuncia Moya, ya desesperado por que le oigan.

Generador instalado en un balcón de la zona Norte

La solución para muchos vecinos ha tenido que salir de sus bolsillos. La falta de suministro eléctrico ha obligado a tener que comprar un generador que colocan en sus balcones para poder hacer vida normal. Unos aparatos que consumen alrededor de 20 euros de combustible al día y que a las doce de la noche deben ser apagados por el fuerte ruido que generan.

El Gobierno central, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Granada, responsables de Endesa y cuerpos de seguridad ya indicaron, a principios de mes, que se reforzará la actuación con las plantaciones de marihuana para paliar los cortes de luz. Mientras tanto, cientos de vecinos siguen afectados a merced de que una empresa privada quiera arreglar o no las incidencias.



Se el primero en comentar

Deja un comentario