Luis Salvador: “Ha sido un año de mucha exigencia personal, pero me siento muy fuerte”

GranadaDigital habla con el alcalde de Granada sobre su primer año de gestión al frente del Ayuntamiento de la capital y de sus objetivos para el futuro más inmediato

FOTOS LUIS SALVADOR (7)
Luis Salvador, el alcalde de Granada, durante la entrevista con GranadaDigital | Foto y vídeo: Javier Gea
Juan PrietoJuan Prieto
0

No ha sido un año fácil para Luis Salvador. “De mucha exigencia personal”, afirma. Su primer ejercicio como alcalde ha estado marcado por el coronavirus. Han sido tres meses muy difíciles e imprevisibles que, no obstante, cree haber afrontado y superado bien, con el orgullo de haber aportado su granito de arena y su apoyo a los que han estado en primera línea. Antes, tuvo que superar, entre otras muchas cosas, su pulso con el candidato del PP, Sebastián Pérez, y el famoso 2+2, además de tirar de un Ayuntamiento sin presupuesto y con una deuda descomunal. Pero Salvador afirma ser “un espartano” y se acoge al lema del Granada CF de “eterna lucha”, y al de su entrenador Diego Martínez y su “paso a paso”, para ir jugando cada día un partido al más puro estilo ‘cholista’, al que admira. Tranquilo, relajado, sin el agobio de la vorágine del día a día, el alcalde de la ciudad ha atendido a este periódico en la sala Mariana del Ayuntamiento de Granada para hablar más desde el aspecto personal, aunque su vocación de político a veces se lo impida. Asegura sentirse muy fuerte y con gran ilusión para seguir adelante en su proyecto.

Pregunta (P): ¿Cómo ha vivido este último año a nivel personal?

Respuesta (R): Con mucha intensidad. Si algo no ha tenido este año ha sido aburrimiento. Un ritmo alto de gestión y de afrontar situaciones imprevisibles en muchos casos. Ha sido un año de muchísima exigencia personal y colectiva. Un año que no se nos va a olvidar a nadie y a mí personalmente tampoco producto de todas las circunstancias que se han dado. Pero tenemos la esperanza y optimismo en que todo va a ir bien en los años que vienen.

P: ¿Esperaba que ser alcalde fuera así de duro?

R: Siempre he dicho que el presidente de EEUU tiene 24 horas al día para hacer su actividad y dirige el país más importante del mundo. Por tanto, cualquiera de nosotros que dedique sus horas puede llevar adelante cualquier responsabilidad. Nunca he entendido que la responsabilidad de una alcaldía sea diferente a otras responsabilidades diferentes que he podido ejercer en otros momentos, sino que tiene unas características y exigencias distintas. Soy una persona cercana, empática con la gente y eso, en el municipalismo, es lo suyo. Se trata de conocer y preocuparse por los problemas del vecino, del comerciante, del trabajador de la institución, del que ha perdido su empleo, del que está buscando una prestación social… Ese trato humano y cercano va mucho con mi forma de entender la relación personal con la gente. Para mí ha sido un jarro de agua fría el distanciamiento social. Pero, en cuanto a tu pregunta, simplemente, he adecuado las características del trabajo a la realidad que nos toca que es administración local, que es mucho más directa y cercana.

“No puedo dejar de sentirme orgulloso de los granadinos”

P: ¿De qué se siente más orgulloso en este tiempo?

R: Aunque parezca obvio que un alcalde de Granada diga que de lo que más orgulloso se siente es de los granadinos, es que es así. No puedo dejar de sentirme orgulloso de los granadinos porque durante todo este tiempo con lo que hemos vivido, y el temor que ha infundido esta pandemia, el comportamiento que han tenido ha sido absolutamente ejemplar. Sanitarios, trabajadores especiales, todas las personas que han respetado el confinamiento, todos esos niños encerrados tanto tiempo… El esfuerzo que ha hecho la sociedad granadina es digno de elogio. A cualquier persona que se dedique a lo nuestro nos tiene que reforzar nuestra vocación de servicio público al servir a gente como los granadinos.

P: ¿Y la mayor frustración?

R: Pues ha sido ver cómo ha habido unos poquitos que no respetan las normas. O que, mientras la gran mayoría de los funcionarios son gente entregada y dedicada, haya algunos pocos que han intentado escaquearse aprovechando el momento y la coyuntura. Frustra ver a la gente que se quita de en medio cuando las cosas se ponen difíciles. Pero vaya mi reconocimiento a los que han estado en primera línea y han dado la cara.

Luis Salvador, el alcalde de Granada, durante la entrevista con GranadaDigital | Foto: Javier Gea

P: ¿Está ahora igual o más ilusionado ahora que hace un año cuando cogió el bastón de mando?

R: Cuando el 15 de junio del año pasado me convertí en alcalde la gente esperaba que me pusiese a dar saltos de alegría y a celebrarlo. Pero quien me conoce sabe que en cada éxito que he conseguido siempre lo he hecho igual, he estado normal e, incluso, extrañamente frío, a pesar de que soy una persona cálida. Y es porque sé que tengo que asumir una responsabilidad que conlleva unos compromisos y que requiere hacerlo bien. Hay que estar preparado para lo que venga y dar la talla. De hecho, con todo lo que ha sucedido estos meses de pandemia hubiera llevado muy mal haber estado en la oposición sin poder hacer nada en primera línea por mis vecinos, amigos o familia en primera línea. Me siento orgulloso de haber podido estar en esa primera línea como alcalde de Granada, contribuyendo con mi granito de arena e intentando hacer que muchas personas que aportaban muchos granos de arena se sintieran reconfortadas y apoyadas y sintiendo que su trabajo servía para algo.

“Una vez aprobado el presupuesto, ahora vamos a por el PGOU”

P: Ha sido un año de mandato marcado por la pandemia, pero seguro que hay otros muchos hitos en este tiempo de los que se siente satisfecho. ¿Cuáles son?

R: Pues además de la unidad que hay en el equipo de gobierno, que trabajamos todos a una, lo primero que teníamos que hacer era revitalizar Granada 2031, que se había dejado dormir en el sueño de los justos, porque eso conllevaba tener que definir un proyecto de ciudad que abarcarse muchos frentes y competir para que Granada disputase a Málaga, Sevilla y otras ciudades el liderazgo en determinadas cuestiones. Era más cómodo apartarlo en un cajón y no hacer nada. Hay otros proyectos importantes, como el de ‘Granada Human Tech’. Tenemos que apostar por startups, tecnología, innovación y ciencia y por el acelerador de partículas. Tenemos la Universidad de Granada, con los principales grupos de investigación en todo lo que tiene que ver con big data, inteligencia artificial, internet, etc. Tenemos una de las principales facultades de ingeniería informática. También está el proyecto del anillo verde, que va a dotar de muchos miles de árboles para atraer CO2 y generar también proyectos de economía circular. Hemos iniciado muchos proyectos y hemos avanzado en todos los campos. Además, hemos puesto un presupuesto encima de la mesa, lo que nadie fue capaz de hacer en los últimos cinco años. Y, una vez aprobado el presupuesto, pondremos encima de la mesa el Plan General de Ordenación Urbana. Este es un equipo de gobierno que hace que Granada salga a competir y a ganar.

P: ¿Da por zanjado el debate 2+2?

R: La aritmética y las matemáticas son fluctuantes. Ha habido grupos en esta etapa que han estado buscando que alguien se ofreciera como tránsfuga por algún lado, pero no lo han encontrado. Han jugado para meter cizaña. Aquí hay un acuerdo cerrado de cuatro años. A partir de ahí si alguien quiere jugar con la aritmética e intentar hace algo, espero de la sensatez y de que, si todos quieren a Granada como la quiero yo y el resto de concejales, esto debe tener ya una etapa de absoluta tranquilidad, de gestión, de acuerdos como el del presupuesto o el del ‘Pacto por Granada’. Los 27 concejales tenemos que centrarnos en la crisis tan tremenda que hay en la sociedad, en la reactivación económica, en las prestaciones sociales para que nadie se quede fuera, en reforzar el sistema sanitario para lo que pueda venir y dejarnos de cosas internas y absurdas que solo se justificarían desde intereses personales inconfesables.

“No me veo como alcalde hasta 2023, me veo alcalde día a día”

P: ¿Se ve como alcalde hasta 2023?

R: No me veo como alcalde hasta 2023. Me veo como alcalde hasta mañana. Y mañana hasta pasado mañana. Cada día me veré como alcalde hasta el día siguiente. ¿Por qué? Porque la vida es como es y como viene. Quién iba a saber que iba a venir una pandemia e iba a suceder lo que ha sucedido. Prefiero trabajar así. No me gusta decir que vamos a tener margen de estabilidad de tres años. Eso sería lo justo, deseable y lo mejor para Granada, pero como sé que la vida a veces no es así, prefiero ni pensarlo. Prefiero dar cada día el máximo de mi capacidad para que Granada se sitúe lo más arriba posible. A partir de ahí dependerá de la responsabilidad, la sensatez y todo lo demás y de qué coyunturas vengan a este país. Me siento alcalde cada día y hasta el siguiente. La continuidad la determinarán los granadinos cuando corresponda.

Luis Salvador, el alcalde de Granada, durante la entrevista con GranadaDigital | Foto: Javier Gea

P: Es usted un alcalde con la filosofía de Diego Martínez, del ‘pasito a pasito’.

R: Sí. Es el mejor discípulo que tiene el ‘Cholo’ en el partido a partido. ¿El que tiene esa filosofía qué es lo que pretende? Pues que cada partido sea una final y que hay que ganarla. Nosotros, en la gestión de la alcaldía, cada partido es una final. Hace poco la final era la reapertura del sector de la hostelería, con el total de mesas y sin restricciones para generar negocio. La siguiente final fue pasar a la fase 2 con el resto de Andalucía y, luego, juntos a la fase 3 para la movilidad interprovincial. Cada partido lo hemos disputado como si fuera una final y, a día de hoy, vamos ganando la mayoría de esos partidos. Ganarlos significa que gana Granada.

P: ¿Qué proyectos le gustaría haber conseguido al final de su mandato?

R: Proyectos tangibles se van a poner en marcha bastantes y podría decir que me gustaría dejar un PGOU, un presupuesto, un anillo verde, una ciudad de las ‘startups’ que nos hagan ser santo y seña en el mundo y generadora de empleo, el acelerador de partículas… Pero lo más importante de todo no es nada de eso. Lo que me gustaría de verdad es haber contribuido durante el tiempo que esté de alcalde a cambiar la mentalidad de los granadinos, a los que adoro y de los que me siento parte, eliminando el quejío, el mirar a los demás entendiendo que nos deben algo que no nos reconocen, pero no luchando por conseguir lo que tienen ellos. Me gustaría dejar una Granada pujante, emprendedora, donde las personas estuvieran deseando competir con cualquier sitio. Lo que hoy se ve en Málaga. A Málaga llegó un alcalde combativo, que cambió la mentalidad de los malagueños y hoy compiten en cualquier espacio. Es mucho más importante ese cambio de chip de la población para que todos los granadinos estemos en una sintonía de dar un salto de calidad y de disputar a otras ciudades el liderazgo. Sobre todo, sabiendo que lo que tenemos es lo más bonito y lo más importante de cualquier ciudad: la fuerza humana es el motor de la sociedad. Ese es el legado que me gustaría dejar como alcalde.

“Emplazo a Paco Cuenca a que compitamos en lo que quiera”

P: Para aquellos que tenían dudas sobre su aptitud para ser alcalde de Granada, ¿cree que durante este año de gestión ha demostrado su capacidad para serlo?

R: Tampoco aspiro a ello. Cuando escucho al PSOE y a Paco Cuenca hablar del peor alcalde de Granada, incapaz, que no se entera y tal sarta de tonterías, que él que me conoce ni se lo cree, solamente veo una estrategia electoral para desgastar. Esas críticas están destinadas a que si la gente piensa que el alcalde está preparado, ellos dicen que es un desastre; si lo está haciendo bien, que es el peor alcalde de Granada; que si es una persona cercana y próxima, como saben todos los que me conocen, que nadie se fía de él; que digo la verdad y nunca miento, que engaña a todo el mundo… Ese tipo de bajeza de la política es la que hay que desterrar. También digo que no ofende quien quiere, sino quien puede. La verdad es que me preocupan poco sus críticas, aunque tenga que combatirlas para que ese discurso no cale en la gente que no me conoce y se lo terminen creyendo. Emplazo a Paco Cuenca a que compitamos en lo que quiera, que demostremos a los granadinos qué es lo que es capaz de hacer cada uno. Sé que él se siente alcalde en la sombra y monta gobiernos en la sombra que ya conocemos. Yo le emplazo a que, como ha hecho ahora con el presupuesto, dé pasos adelante para alcanzar acuerdos. Eso es lo que hace bien a Granada. Todo lo demás es teatro y lo que la gente destierra de la política.

P: ¿Qué queda aún por pelear en Madrid y Sevilla y hay un alcalde dispuesto a luchar por conseguirlo?

R: Hay que pelear permanentemente. Para pelear en Madrid me ayuda el puesto en la Federación Española de Municipios. Tenemos que luchar por los miles de millones que tienen que llegar al municipalismo y a Granada. Tienen que llegar recursos para las competencias que no nos corresponden y que estamos desarrollando, para políticas sociales, para ayudar en la reactivación económica, para que no tengamos que pagar un 8,5% por los pagos aplazados cuando estamos rebajando deuda… Del Gobierno de España necesitamos muchas cosas y las vamos a pelear. A nivel de Sevilla, el PSOE me acusa de que hablo bien del Gobierno andaluz, pero lo hago porque estamos cerrando alianzas.

“La Junta de Andalucía es nuestro principal valedor en Granada”

P: ¿Cómo es entonces su relación con la Junta?

R: Es nuestro primer valedor en Granada para el proyecto de 2031, en la Granada tecnológica, en la inversión en obra pública en Granada como nunca se ha realizado. La Junta es el primer valedor en los proyectos que este Ayuntamiento le presenta para que los saque de los cajones y los ponga en marcha. Por ejemplo, eje Arabial-Palencia, parking del AVE, obras en paseíllos universitarios, piscina olímpica, etc. Mientras el gobierno de la Junta nos responda a todo lo que hacemos, estaremos en una alianza. El PSOE y Podemos enturbiaron con el Parque de las Ciencias o la Escuela Andaluza de Salud Pública, pero sus acusaciones fueron mentira. Ahora, que si nos están quitando la Alhambra, cuando el 100% del presupuesto se está invirtiendo en Granada, como nunca se había hecho, y 23 millones de remanentes serán inversiones en Granada. Existe una gran alianza y una sintonía absoluta con la Junta. La diferencia con la etapa anterior es que antes Sevilla mandaba sobre el Ayuntamiento de Granada y le decía que no se metiera en nada y ahora es el Ayuntamiento de Granada el que le dice a Sevilla meteros en todo esto y, además, resolvedlo. Y ellos lo están haciendo. Por tanto, chapeau.

P: ¿Qué importancia tiene un alcalde en el desarrollo económico de una ciudad?

R: Cuando la gente viene a verme al Ayuntamiento les digo que hay un tema por el que no se tienen que preocupar que es el dinero, porque no hay. Automáticamente ya sonríen. Pero tenemos la principal marca de ciudad que hay en España, porque todo lo que sale de Granada tiene una dimensión superior. Eso permite que podamos gestionar con nuestra marca Granada y atraer inversiones, personas y empresas que generen actividad. Eso lo que hará que en el futuro podamos tener un desarrollo. Yo estaré mucho en Madrid, Sevilla y viajaré por el resto de España y por el extranjero para traer cosas a nuestra ciudad. Lo primero que tiene que hacer un alcalde es ser el mejor relaciones públicas, el mejor negociador, el mejor interlocutor y conseguir traer recursos para el desarrollo económico y el bienestar de la ciudad.

P: A nivel personal, y después de todo lo que ha pasado a lo largo de este año, ¿se encuentra con fuerzas?

R: Quien me conoce sabe que soy espartano, eterna lucha y me siento muy fuerte.







Se el primero en comentar

Deja un comentario