Detenidos por cobrar durante 24 años la pensión de una fallecida

Los familiares hicieron creer a los servicios sociales que la mujer seguía viva, pero en la cama y muy enferma

Fotografía (9)
La operación ha corrido a cargo de agentes de la Policía Nacional | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Agentes de la Policía Nacional de Granada han investigado a varios miembros de una familia, oriundos de un pueblo del cinturón de la ciudad, por el cobro indebido de más de 162.700 euros correspondientes a las dos pensiones de viudedad y jubilación de una familiar durante 24 años. Como presuntos responsables de esta estafa se encontraría una familiar de la beneficiaria y posteriormente, tras su fallecimiento, sus hijos por la apropiación indebida del dinero.

La anomalía se detectó en el año 2016, a raíz de un cruce de datos entre el Instituto Nacional de la Seguridad Social y el Registro Civil donde la señora figuraba como fallecida desde el año 1992.

El cobro fraudulento de la pensión ha sido posible, entre otras cosas, por el engaño que habría urdido la familiar sobre una empleada municipal de Servicios Sociales del pueblo de residencia de la mujer a la que hizo creer que se encontraba en cama muy enferma pero viva, con lo que se certificó una declaración de vivencia. Este certificado posibilitó que el INSS continuara abonando las referidas pensiones hasta el mes de febrero de 2016.

La presunta autora del delito de estafa falleció en 2015, aunque las pensiones se siguieron ingresando en su cuenta bancaria hasta el mes de febrero de 2016, fecha en que se canceló la cuenta. El saldo fue a parar a los herederos, sus cuatro hijos, a quienes se les investiga como presuntos autores de un delito de apropiación indebida.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría Provincial de Granada ha llevado a cabo las investigaciones policiales, de cuyo resultado han informado a la Fiscalía Provincial de Granada, que ha presentado denuncia contra los referidos hijos ante los Juzgados de Instrucción.



Se el primero en comentar

Deja un comentario