Seamos perros

IMG-2016
Los perros no esperan nada a cambio, tan solo una caricia, una mirada, una sonrisa... | Foto: Aportada

Una vez pasado el puente más largo del año y uno de los más esperados por muchos, ya podemos dar por inaugurada oficialmente la Campaña de Navidad. Aunque ya muchas grandes superficies nos vienen bombardeando con ella desde hace más de un mes.

Pero no voy a hacer referencia a esta época tan odiada o bendecida por muchos… Quiero hacer referencia al mejor amigo del hombre.

Y es que hoy estaba disfrutando de una buena cervecita y he vuelto a comprobar cómo ellos son más nobles y fieles que cualquiera de nosotros… Todo lo aguantan, todo lo superan… Menos el abandono…

No esperan nada a cambio, tan solo una caricia, una mirada, una sonrisa…

Aprendamos de ellos a tener muchos “Valores”, que seamos un ejemplo constante para las generaciones venideras de que es posible mejorar y crecer en todos los ámbitos.

Hagamos que nuestro presente sea tan maravilloso, que nuestro pasado sienta envidia.

Ante un año nuevo, realmente me asusta ver que el futuro y la unidad de nuestro país están en manos de quienes quieren destrozarlo.

¿Queremos luchar contra el Cambio climático? Eduquemos en valores.

¿Queremos luchar contra el independentismo? Eduquemos en valores.

¿Queremos luchar contra el machismo? Eduquemos en valores.

¿Queremos luchar contra la obesidad, el hambre? Eduquemos en valores.

¿Queremos luchar contra el consumismo? Eduquemos en valores

Vivimos en una sociedad llena de odio y rencor que además va cogiendo cada vez más espacio en los pequeños corazones de quienes el día de mañana tendrán la responsabilidad de llevar las riendas de nuestro país. Por favor, vamos a adoctrinarlos en la verdad, en el buen hacer, en modelos de superación. ¡Que no miren la tele y obtengan de ella sus modelos a seguir!
Queremos libertad de expresión pero atropellamos la de los demás…o libertad en la educación pero, ¿con condiciones? ¿Pero en qué clase de mundo vivimos? Pues en uno que es una constante contradicción.

Seamos perros, seamos nobles, seamos transparentes. Algo que pedimos en muchos Plenos, pero no se consigue.

¿Queremos realmente “progresar”?

Miren ustedes, si eso es así, yo me quiero rodear de los mejores y aprender de ellos, no me valen los “media-tíntas”, los cobardes, los que abandonan a su suerte a los que fueron sus amigos leales, o los “bien-queda”.

Nuestros futuros médicos, maestros o representantes en el Congreso tienen que ser un ejemplo de grandeza, y lamentablemente hay muchas carencias…

Todo se mira desde otro prisma cuando tienes hijos, sobrinos, familia, seres queridos que pueden ver en tí un ejemplo.

Dejar una huella profunda, una buena raíz, una buena base será la clave para sentirnos orgullosos de nuestro futuro más inmediato.

Si hay algo en este mundo que no se puede comprar con dinero, es el movimiento de la cola de un perro (“La dama y el vagabundo”).







Se el primero en comentar

Deja un comentario