Yayo Carbonell, un granadino solo ante el desierto

GranadaDigital ha contactado con el piloto sexitano, que será el único andaluz en disputar el Dakar 2021 en la categoría de moto

WhatsApp Image 2020-08-06 at 09.59.47
Yayo Carbonell en el Afriquia Merzouga Rally 2017 | Foto: Yayo Carbonell
Alejandro MacíasAlejandro Macías
2

La belleza de un paisaje sin otro elemento más que el de un fino manto de arena flotando en el aire es el principal peligro del rally más duro del mundo: el Dakar. Un reto al alcance de unos pocos elegidos que un granadino enfrenta a partir de enero del año que viene. Su nombre, Yayo Carbonell. Nacido en Almuñécar, a donde media Granada ’emigra’ en los calurosos días de agosto para huir de la canícula, el sexitano será el único andaluz que esté en la cita de Arabia Saudí. Y eso mismo, el calor, será uno de sus principales enemigos. GranadaDigital ha querido acompañarlo para saber cómo prepara tan exigente cita.

Carbonell competirá en la categoría de motocicletas. Una cita histórica para la que se prepara concienzudamente. Aunque el copiloto Raúl Ortíz, también de Granada, participará en la categoría de buggies junto al valenciano Pablo Olivas; Carbonell representa la única esperanza para el mundo del motor granadino y andaluz en el rally raid más exigente del planeta.

La moto que utilizará Carbonell será una KTM de 450 cc, de enduro normal, pero con un kit hecho manualmente para obtener la autonomía mínima requerida y la instrumentación de navegación. “No es una moto de rally oficial, todo el tema de escapes o cúpulas lo tuve que conseguir yo por mi cuenta”, reconoce. Será la misma que utilizó Rosa Romero, mujer de Nani Roma, en la última edición de la carrera.

Es importante destacar que Carbonell correrá en la categoría ‘Original by Motul’. Una prueba en la que los pilotos no contarán con ningún tipo de asistencia. Los kilómetros y el recorrido son exactamente igual que el resto de modalidades, pero cuando se llega al campamento, no hay mecánicos, ni fisioterapeutas, sólo se cuenta con la ayuda del resto de competidores. El conductor admite que su conocimiento de mecánica es suficiente: “El problema es el material. Nos dan una caja de 80 litros en la que tiene que entrar todo, no nos cabe ni un motor, llevamos las piezas justas para sobrevivir durante las doce etapas”.

Además, este año se incluirán novedades deportivas y de seguridad importantes en el recorrido con respecto a ediciones anteriores. Se repartirá el libro de guía justo antes de empezar la carrera, para evitar que los equipos grandes cuenten con ventaja frente al resto de los competidores; las zonas más peligrosas se marcarán como ‘slow zones’ y se reducirá la velocidad a 90 kilómetros por hora; también las motos tendrán limitación de neumáticos. El granadino asegura que, normalmente, los equipos más fuertes tenían equipos de profesionales que se dedicaban a elaborar mapas perfeccionados sobre las rutas. En esta edición ya no será posible, puesto que recibirán el road-book inmediatamente antes de comenzar. Carbonell opina que con esta nueva normativa habrá más igualdad de condiciones: “Se valorará más el pilotaje, serán carreras más puras”.

Arabia Saudí será sede del Rally Dakar por segundo año consecutivo. Sobre el escenario, el piloto comenta que no lo conoce, pero no le teme al terreno: “He competido mucho por otros países con superficies parecidas, como es el caso de Marruecos, y no creo que en este sentido presente ninguna dificultad añadida. Tengo facilidad para adaptarme rápidamente a cualquier tipo de terreno”, declara. Reconoce que el mayor problema del país serán los cambios de temperatura, porque son muy extremos.

David Castera, director del Dakar, ya se ha encargado de asegurar que la organización se encargaría de cumplir todas las medidas sanitarias pertinentes. Carbonell relata cómo ha sido su rutina de entrenamiento durante el confinamiento: “Me he centrado sobre todo en el apartado físico. He salido a correr, he nadado y he cogido la bicicleta, ya que la moto no se podía. Hasta el 20 de octubre la normativa de medio ambiente no nos permite conducir por el campo”. “No está siendo nada fácil la preparación”, sentencia.

El de Almuñécar explica que siempre ha entrenado por los alrededores de la Costa granadina. Cuando empezó a competir en enduro tuvo que desplazarse más, fue campeón de Andalucía en 2006 y participó en el campeonato de España. Sin embargo, recuerda que no se pudo permitir participar en todas las pruebas. Luego, ya comenzó a viajar a Marruecos y a interesarse por los rallys. El último que disputó fue el Hispania, celebrado en la zona de Guadix.

Preguntado sobre las oportunidades que ofrece Andalucía para los deportistas del mundo del motor, confiesa que es muy difícil progresar: “Se apuesta muy poco por este deporte, no hay apenas patrocinios, yo por ejemplo no tengo sponsor”. “Cuando intentas pedir ayudas te ponen obstáculos, y la misma federación andaluza no se vuelca en ningún proyecto”,  lamenta. Aunque admite que en su caso particular no ha encontrado muchas limitaciones, ya que él práctica sin necesidad de instalaciones ni circuitos, directamente en el campo.

Para los jóvenes que se están iniciando en este mundo manda un mensaje alentador: “Si es un sueño, hay que luchar por ello porque es la única forma de conseguirlo, nadie regala nada”. “No hay que perder la fe, creer que aunque se llegue tarde, se llega”, concluye.

Carbonell concluye deseando suerte a su compañero Joan Barreda. “Los pilotos de KTM suelen ser lo más punteros. A mí me gustaría que ganara Barrera. Si la suerte le acompaña, sin duda es uno de los grandes favoritos”.

El Dakar pondrá a prueba del 3 al 15 de enero la capacidad de resistencia de este granadino, al que nada ni nadie puede disuadirle del sueño de hacerse grande entre las dunas y los secanos del desierto de Arabia Saudí. Una cita única reservada a los más experimentados. Aunque Carbonell puede presumir de conocer bien las arenas. En 2008 debutó en el Rally Panáfrica consiguiendo un destacado cuarto puesto. Y sólo un año más tarde subió a lo más alto del podio en esta cita anual en Marruecos. En 2017, participó en el Rally Merzouga, prueba obligatoria para acceder al Dakar y desde 2010 combina la moto con los triatlones, incluyendo varios ‘ironman’.





Comentarios

2 comentarios en “Yayo Carbonell, un granadino solo ante el desierto

  1. Te deseo mucha suerte campeón…
    Todos los sueños se alcanzan trabajando duro.
    Buen articulo.

  2. Avatar

    Mucha suerte para Yayo Carbonell. Eres todo un campeon.
    Y mi felicitaciòn para Alejandro Macias, muy buena entrevista.

Deja un comentario