Jara Heredia sobre ‘Mariposilla de Acero’: “Es una manera más libre de expresarte”

La bailaora del Sacromonte desgrana junto a Angustias Ruiz 'La Mona' las claves del espectáculo con el que regresa este domingo a los escenarios

Entrevista a Jara Heredia en la Chumbera
Jara Heredia, en plena actuación en La Chumbera, con la Alhambra de fondo | Reportaje fotográfico: Antonio L. Juárez / Vídeo: Javier Gea
Miguel López Rivera
0

“Mariposilla de acero, renace desnuda y sin miedo / Vuela, siente y vive sin miedo”, canción de Antonio Rodríguez para Jara Heredia

En su hombro izquierdo, Jara Heredia tiene tatuada una mariposa cuya apertura de alas evoca la libertad de aquello que no se puede premeditar: “Me la hice cuando empecé ese periodo de crecimiento personal interno. Viajé a México y vi esas mariposas azules que hay allí. Me enamoré de ellas y todo empezó a venir a rodado después de conocer a Antonio Rodríguez, que empezó a componerme temas”. Es curioso como una sola frase, por elaborada que sea, puede interconectar tantas ideas. Antonio Rodríguez, bailaor y compositor, creó una canción para Heredia. Una de las estrofas le daría nombre a la obra que la bailaora del Sacromonte presenta este domingo en el Isabel La Católica a las 19:30 horas, como cuenta en el vídeo que acompaña a esta entrevista, disponible en el canal de Youtube de GranadaDigital. Un espectáculo que es precisamente la encarnación de ese crecimiento personal del que habla Jara. “Un ejercicio de libertad”, resume.

Y es que Mariposilla de Acero no promete ser una coreografía conjugada, sino una sucesión de expresiones humanas: “Quizás una manera más libre de expresarte. Yo aquí lo que no voy a hacer nunca es una seguiriya en toda su estructura. Si en mitad de la actuación siento que tengo que romper porque me viene algo a la mente, pues lo hago”. A Jara Heredia la ‘mariposilla’ se le empezó a despertar hace seis años. La mariposa y la conciencia. Esa que a veces “nos juega malas pasadas”. “Superar esos miedos, esos bloqueos que todos tenemos, fue lo que me impulsó poner en marcha este proyecto. En mi caso fue aceptar la muerte de mi padre, que se fue al año de separarme”, relata sobre la sala de ensayo de La Chumbera, donde recibe a GranadaDigital y prepara uno de los últimos ensayos antes de volver al gran escenario. La última vez fue también en su Granada natal, concretamente en el Milnoff, con un público entregado y un calor sofocante.

De aquello hace ya más de ocho meses. Entonces la propuesta tenía una ligera variación en el nombre: Mariposilla de Viento. Lo explica entre risas: “Tuve que preguntarle al autor porque el tema no lo tenía aún registrado y no sabía. Cuando me dio su permiso y como el tema fue hecho para mí”. “Lo que pasa es que en el Milnoff nos tuvimos que adaptar a los 40 minutos que duraron las actuaciones y aquí hemos añadido una parte que faltaba y que tampoco pudimos hacer entonces por las condiciones de lo que suponía trabajar a nivel exterior y a mediodía. Sin luces y sin intimidad era imposible hacer esa primera parte. De hecho, me costó la vida meterme en el papel. A las dos de la tarde, con el calor, la gente pasando, los niños, los cámaras…”, remata sin perder el sentido del humor.

En Mariposilla de Acero, Heredia combina el flamenco y el baile con los poemas de Walt Whilman, Rosalía de Castro y la actriz y poetisa Coco Reyes, cuya participación se antoja fundamental en el relato artístico pues ejerce de voz interior de Jara. Para la bailaora del Sacromonte, conjugar todo lo anterior sobre un escenario es un trabajo que se cocina a fuego lento y “muy poquito a poco”, en dos partes: “Primero con la idea principal de querer mostrar y compartir con el público tus experiencias y vivencias. Y luego está cuando contacté con Coco para que hiciera de mi voz interior. Le dije que teníamos que buscar esas batallas internas que todos tenemos alguna vez en la vida. Esos bloqueos, esos miedos… Encontramos esos textos de Walt Whilman, de Rosalía de Castro y luego el texto que también hizo ella para la obra”.

Una obra que, además de con Jara y Coco, cuenta con un elenco de lujo: Curro Albayzín, Juan Ángel Tirado, Antonio Heredia, José Cortés ‘El Pirata’, David Heredia ‘El Marqués’ o Miguel ‘El Cheyenne’. “El equipo es una locura”, confiesa la bailaora a medio camino entre la admiración y el asombro de quien cae en la cuenta de lo que tiene entre manos. “Nos lo pasamos muy bien y nos reímos mucho porque somos todos muy locos, pero están escogidos a cosa hecha. Por ejemplo, ‘El Pirata’ tiene un toque muy fresco que yo necesito para esta obra. ‘El Marqués’ es uno de los grandes desconocidos de esta tierra porque es un artista muy peculiar, muy bohemio, muy libre… Escuché un tema que tiene grabado en la obra, en off, y que me llevó rápidamente a ese mundo interior en el que yo siempre he viajado mucho en mi mente”, desarrolla la granadina, quien en Juan Ángel Tirado y Antonio Heredia ve dos “súper flamencos y para mí es súper importante el cante en mi baile y un cante que me inspire”. A Miguel ‘Cheyenne’ simplemente lo define como “el que nos amarra, mi mano derecha”. “Y de Curro qué voy a decir, sin él la obra estaría incompleta”, se sincera.

La influencia de Angustias Ruiz ‘La Mona’

La artista también le debe mucho a Angustias Ruiz ‘La Mona’, el mito del Sacromonte que le enseñó todo cuanto ahora sabe sobre el flamenco, “desde sentarme en una silla o peinarme hasta ponerme los zapatos… Todo. Y me sigue enseñando y yo le sigo pidiendo consejos”. Un sentimiento unánime y recíproco, pues en este momento de la conversación es la propia Angustias quien reconoce que “Jara tiene un empuje muy grande a la hora de salir al escenario. De técnica y de todo. Yo he estado muy enfadada con ella –“Ahora me va a regañar”, replica Jara Heredia con rubor en el rostro– porque siempre he creído en ella. Creí en que Estrella (Morente) podía cantar, que Marina (Heredia) podía cantar y creí que Jara podía bailar. Y para mí baila mejor que todas. Ella ha estado donde no tenía que estar y ahora está donde tiene que estar. Que la gente saque conclusiones, yo lo que he visto es maravilloso. Por lo único que me da miedo es por la película de Almodóvar: Mujeres al borde de un ataque de nervios”, matiza con dosis de ironía.

Mientras el cuerpo de Jara taconea y se mueve plásticamente para la sesión de fotos de este reportaje, La Mona le gesticula con la vista para que dé una vuelta y la cámara capte un movimiento único. Hay complicidad entre ellas, les basta con cruzar una mirada para comenzar un diálogo fructífero sobre el escenario. La una deleita a los presentes, la otra se retira con risa pícara de quien se sabe satisfecho por el trabajo bien hecho. Y es que encima del escenario, el tiempo puede ser efímero o eterno y la improvisación de la que Jara hace gala puede convertirse en un arma de doble filo si el caballo se desboca. No es de extrañar pues que, a pesar de su experiencia, la bailaora del Sacromonte confiese que esos nervios de la primera vez siempre permanecen ahí: “Yo ahora, hablando en plata, estoy cagá”, admite con la humildad del más avezado en una materia. “Una vez que vas al escenario, esos nervios se van aplacando, pero los del principio no te los quita ni tu padre”.

En el horizonte de Jara Heredia está “volver a abrir nuestro tablao: La Venta del Gallo”. “Es muy fuerte ver cómo dos pedazos de negocios por los que mis padres han luchado toda su vida se pueden ir a la ruina. Tenemos el restaurante y el tablao, y yo soy bailaora. La hostelería y la cultura han sido los sectores que peor parados han salido”, explica. ¿Y cómo ve la recuperación del sector cultural? “Creo que vamos a funcionar poquito a poco, no con el auge de antes de esta locura de la pandemia, pero sí que se irá colocando todo otra vez en su sitio”. Para ello, harán falta dosis de talento, paciencia e iniciativas como la del Milnoff, “un pedazo de festival” por contenido y por forma que Jara Heredia espera “que se pueda hacer este año”: “Ofrece a la ciudad muchísimas actuaciones gratuitas, conferencias, charlas… Le da mucha vida a la ciudad y se necesita eso en Granada porque es muy cultural y alberga mucho arte”. Arte como el que el público podrá disfrutar este domingo a las 19.30 horas en el Isabel La Católica.







Se el primero en comentar

Deja un comentario