Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

Rescatados unos 500 migrantes en una operación en cinco países del África Occidental

Los detenidos se enfrentarán ahora a una serie de delitos que incluirán tráfico de personas, trabajos forzosos y explotación infantil

Imagen ilustrativa | Fuente: E.P
E.P


image_print

Una operación contra el tráfico de personas desarrollada simultáneamente en Chad, Malí, Mauritania, Níger y Senegal ha concluido con el rescate de casi 500 víctimas, entre ellas 236 menores, y el arresto de 40 sospechosos, según la agencia internacional INTERPOL.

Los detenidos se enfrentarán ahora a una serie de delitos que incluirán tráfico de personas, trabajos forzosos y explotación infantil. INTERPOL ha explicado en un comunicado que son sospechosos de obligar a sus víctimas a realizar todo tipo de actividades que van desde la mendicidad a la prostitución, “con poco o ningún respeto por las condiciones laborales o la vida humana”.

La organización policial ha puesto como ejemplo de estos abusos el caso de una nigeriana de 16 años a la que prometieron trabajo en Malí para poder cuidar a su familia. Sin embargo, terminó en manos de un proxeneta que la obligó a prostituirse para reembolsar los gastos del viaje.

Otra víctima de 15 años rescatada en la operación estaba a punto de ser vendida como trabajadora y todas sus posesiones se limitaban a los bienes que llevaba en una bolsa de plástico azul.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y varias ONG se han movilizado para atender a estas víctimas, implicándose en las entrevistas y el tratamiento.

INVESTIGACIONES ABIERTAS

Un inspector de Policía en Bamako, Yoro Traoré, ha informado de que la operación -bautizada como ‘Epervier’-, también ha facilitado la apertura de nuevas investigaciones con las que “seguir luchando contra las redes criminales implicadas en el tráfico de seres humanos”.

Para la coordinadora del despliegue, Innocentia Apovo, los resultados de esta operación, enmarcada dentro del Proyecto Sahel, subrayan el desafío al que se enfrentan las fuerzas del orden y todos los actores para hacer frente al tráfico de personas en la región”.

El Proyecto Sahel es una iniciativa financiada por el Gobierno alemán y dirigida a combatir a las mafias que trafican con migrantes en la zona, por lo que Apovo ha reiterado su agradecimiento a Berlín por su compromiso con este tipo de trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *