La UGR recibe la donación de 203 grabados de los artistas del Taller Realejo

Las obras se crearon a partir de 1987 por 18 grabadores en el también llamado Taller experimental de artes plásticas, en la calle Molinos

grabados de los artistas del Taller Realejo
Grabado de los artistas del Taller Realejo | Foto: UGR
GabineteGabinete
0

La Universidad de Granada ha recibido la donación de 203 grabados procedentes del Taller de Grabado Realejo, el espacio de trabajo surgido en 1985 en la calle Molinos y formado por 18 artistas granadinos que crearon lo que después se llamaría Taller Experimental de Artes Plásticas. La donación se ha materializado a través de la firma de un convenio entre Pilar Aranda Ramírez, rectora de la Universidad de Granada, y Araceli de la Chica, Julián Amores, Tremedad Gnecco y Carlos Villalobos, como representantes de aquel taller de grabado y de los artistas donantes. La obra pasará a formar parte de la Colección de Arte Contemporáneo de la Universidad de Granada.

El Taller de Grabado Realejo surge en una época de efervescencia cultural en la ciudad y a él pertenecieron artistas muy importantes para la época, algunos de los cuales se convirtieron después en profesores de la Universidad de Granada. Muchos de ellos formaron parte de esta asociación toda su trayectoria mientras que otros se incorporaron en los años sucesivos a su creación. La donación que pasa a formar parte de la colección universitaria incluye obras de artistas como Cayetano Aníbal, Julián Amores Mendoza, María José de Córdoba, Teiko Mori, Dolores Montijano, Rosario García Morales, Tremedad Gnecco, Carlos Villalobos, Francisco Izquierdo Martínez, Eduardo Fresneda, Luis Orihuela, Araceli de la Chica, Armando Salas, José Manuel Peña, Manuel Martínez Vela, Ana Berveraggi, Jesús Pertíñez y Juan Carlos Lazuén. Muchos de los grabadores que pasaron por el Taller Realejo se iniciaron, además, en el Taller de la Fundación Rodríguez Acosta bajo las enseñanzas de José García de Lomas.

Las donaciones de este tipo, explica Víctor Medina, vicerrector de Extensión Universitaria y Patrimonio, suponen un medio fundamental de enriquecimiento del patrimonio universitario. “La UGR ha mantenido un constante interés por la conservación de su patrimonio desde su creación, pero no solo se ha venido ocupando de los bienes que de algún modo han sido históricamente de la institución. Durante siglos, la Universidad se ha venido haciendo cargo de otros bienes que han tenido una importante trascendencia cultural en nuestro entorno dándoles uso y manteniéndolos a disposición de la ciudadanía, mostrando con ello un compromiso con el patrimonio en el sentido más amplio”. Por otro lado, dice Medina, ”la capacidad de conservar y difundir estos bienes ha servido para que muchos particulares hayan recurrido a la Universidad para hacer donaciones de sus bienes para que sea esta la que los documente, investigue y cuide de su conservación y difusión cuando ellos no puedan seguirlo haciendo”.

El Taller Realejo vivió durante más de dos décadas una fructífera actividad, trasladándose en un momento concreto desde su ubicación original en el Realejo al Barrio de la Virgen. El taller mantuvo una producción artística común pero individualizada a su vez, ya que cada uno de estos artistas trasmitía a sus obras su personalidad, lo que tuvo como fruto un conjunto de estilos íntimos e inconfundibles. La principal característica de la obra surgida en el Taller Realejo es, de hecho, la riqueza experimental y el lenguaje singular en un proceso de creación común que ofrece un resultado original, de temática muy variada.

Es especialmente destacable la labor de Francisco Izquierdo Martínez, quien se incorpora al grupo en 1988 invitado por Cayetano Aníbal. Izquierdo Martínez tenía una personalidad artística que aportó un rasgo esencial al grupo, ya que su propia multidisciplinariedad como escritor, pintor, grabador, editor, etc. aunaba todas las tareas de creación en un único conjunto estético. Fue él quien, en numerosas suscripciones, escribía también los textos, diseñaba la edición e incluso aportaba un grabado de su autoría para la carpeta en producción. Izquierdo fue posteriormente presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señor de las Angustias y artífice y fundador de la Academia de las Buenas Letras de Granada.







Se el primero en comentar

Deja un comentario