El Sima Peligros queda muy lejos del Paraíso…Interior

El equipo granadino de fútbol sala cae 0-5 en el Palacio de Deportes frente al todopoderoso Jaén en un choque desigual en el que los locales lo dieron todo

Partido de dieciseisavos de la Copa de Rey de futbol sala entre el SIMA Peligros y el Jaen
Una imagen del encuentro disputado el martes por la noche en el Palacio de Deportes | Foto: Antonio L. Juárez
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Esta vez, David no venció a Goliat. Que eso de que gane el más fuerte es, por otra parte, lo habitual. El Sima Peligros cayó por un contundente 0-5 frente al todopoderoso Jaén Paraíso Interior en el Palacio de Deportes de Granada, que fue su casa para la ocasión, y en consecuencia cae eliminado en la Copa del Rey. Los jiennenses son los que se clasifican para los octavos de final.

En ocasiones como ésta, lo habitual es agarrarse a tópicos como que el equipo más débil plantó cara, que cayó de pie o que nunca le perdió la cara al partido. Todo eso fue cierto, tanto como que el triunfo visitante fue claro y empezó a gestarse casi desde que el balón se puso en juego, ya que en el minuto dos logró el primer tanto, por medio de Carlitos.

Cierto es que, después de ese jarro de agua fría, el Peligros espabiló y tuvo fases de muy buen juego en la primera mitad, hasta el punto de que gozó de ocasiones para igualar el encuentro. Dominó y se le vio con ritmo y muchas ganas, pero el Jaén, en un contragolpe, marcó el segundo en el minuto 17 y el choque se fue al descanso con 0-2, no sin antes proporcionar a los espectadores otras dos buenas oportunidades, una por bando.

La preparación física también suele ser un elemento fundamental para decantar la balanza en este tipo de enfrentamientos. El Jaén Paraíso Interior, uno de los gallitos del fútbol sala en España, marcó el tercero en el minuto 24 y el cuarto en el 27, por medio de Antonio Pérez y Dani, respectivamente. Eso anuló toda posibilidad de que los locales, espoleados por su público, aspiraran mínimamente a la remontada. Buscaron el gol del honor, eso sí. Un tanto que no habría sido inmerecido, por lo menos como premio al esfuerzo. Motos fue el más activo en ese apartado, pero en lugar de ese tanto que maquillara el resultado, lo que se encontró el Sima fue un quinto gol en contra, ya en las postrimerías, por medio de Míchel. En fin, no se puede decir que el equipo granadino no lo intentara. El que da todo lo que tiene y se ve superado no tiene nada que reprocharse. Ahora, a pensar en la Liga.

 





Se el primero en comentar

Deja un comentario