“¿Qué 'Bazazer'?" "Me voy a Baza, de boda”

Boda en Baza
"Al recibir y ver la invitación de la boda me llevé la primera sorpresa", dice el autor | Foto remitida
Avatar for Juan Carlos Uribe
10

Andaba circulando por Internet hace poco y extendiéndose como si fuera un virus, una expresión a modo, salvando las distancias, de calambur, “¿Qué 'Bazazer'?".

El calambur es una figura literaria que se caracteriza por la reagrupación de sílabas o palabras con el fin de modificar el significado de una oración y también para ocultar un doble sentido de la misma. En definitiva, se trata de un juego de palabras.

Pues bien, esta frase o locución, me viene como anillo al dedo para relatarles lo acontecido hace unas semanas (a mediados de agosto) en la ciudad de Baza y de lo cual el que les escribe fue testigo e invitado a la par. Y sí, “¿Qué Bazazer?”, pues eso es lo que hice, me fui de boda a Baza.

He esperado algún tiempo para escribir este artículo. No quería que se viera influenciado por las prisas de lo vivido. Mi intención era publicarlo con la perspectiva del tiempo y cuando todo estuviera en 'su sitio' después de pasado el acontecimiento.

Al recibir y ver la invitación de la boda me llevé la primera sorpresa. Reconozco me llamó la atención. En ella aparecían los novios con una mochila a la espalda. Alba partiendo desde Tarragona y Antonio desde Baza. Por esas cosas del destino, sus vidas se unirían en el Camino de Santiago. Lo que en un principio fue un caminar en solitario, terminó siendo un feliz recorrido que les llevaría, juntos ya, a Santiago de Compostela. El final de ese recorrido, en la invitación, era Baza pero ya de vuelta y cogidos de la mano.

El Camino de Santiago les unió para siempre.

Muy original la invitación y como si de una fábula de romance con final feliz se tratara. Sumamente emotiva e indicadora de por dónde iba a ir la ceremonia y la posterior celebración. Algo que no fui capaz de intuir de entrada. Tampoco acerté con las dimensiones de aquel evento, en cuestión de entrega, sorpresas y cariño que los novios demostraron. Fue único.

La ceremonia, civil, se celebró en el marco incomparable del claustro del antiguo Convento de Santo Domingo, del siglo XVI. El lugar ha sido reformado en distintas ocasiones. Destaca la construcción, en el primer tercio del siglo XX, del Teatro Dengra, levantado en terrenos del antiguo huerto conventual. Pues bien, con este magnífico y esplendoroso escenario como principio, la cosa prometía. Y así fue.

El alcalde de Baza, D. Manuel Gavilán, ofició el acto con un cariño, entrega y sentimentalismo muy especial dado el lazo que le une al contrayente.

Como no podía ser de otra manera, también el padre del novio, la madre de la novia y algún que otro amigo personal de los contrayentes tuvieron sus tiempos en la ceremonia.

El padre del novio, se deshizo en halagos, elogios y piropos hacia Mati, su mujer y madre del novio. Se le notaba enamorado y orgulloso y no es para menos.

La madre de la novia, emocionada, expresó también con pasión lo que estaba sintiendo en esos momentos, sus sentimientos más interiores.

Cuando hablaban de los desposados los afectos se desbordaban hasta el infinito. No faltaron las lágrimas en esos momentos, siempre de alegría, por supuesto. Tampoco esos nudos en la garganta tan típicos, como respuesta de nuestras laringes, de quienes intentan expresar con palabras lo que habla el corazón.

Merecen mención aparte, por lo especiales que fueron, las palabras del novio hacia su enamorada. Rebosaban amor por los cuatro costados, todo muy idílico y no era para menos.

Una vez terminada la ceremonia y vistos, en mi calidad de continuo observador, los pequeños y no tan pequeños detalles del acto, intuí que lo que quedaba por delante no le iba a andar a la zaga y estaría repleto de buenos momentos. Y no me equivocaba.

Es la primera vez que acudo a una boda en Baza. Desconozco, pues, si todas serán preparadas con tanta minuciosidad y cariño como lo fue esta. Había mucho trabajo y amor detrás y eso saltaba a la vista a poco que nos fijáramos.

Este acto me dio la oportunidad de conocer también a quienes, con su permiso, considero ya mis amigos, Felipe, Carmen, Paqui, Toni y Armando, sin olvidar por supuesto al padre del novio, Antonio, a quien ya conocía, y a Mati. Queda pendiente un maratón de chistes con comida incluida. Desde aquí lanzo esta idea en forma de proposición.

Tuvieron el acierto, esta feliz pareja de recién casados, de hacer coincidir la fecha de la boda con la del cumpleaños del novio, así que la cosa iba de celebración en celebración.

Homenajes con ramos de flores a personas entrañables como la abuela del novio, tarta de cumpleaños del mismo, regalos a los padres y otras innumerables sorpresas, hicieron del ambiente algo sobresaliente. En fin, cuando uno se estaba recuperando de una venía otra y todas ellas con una alegría inusitada, desmedida. A todo esto, los novios, a la altura. Con mucho trabajo y cumpliendo como Dios manda con cada mesa. ¡Chapeau!

El Camino de Santiago, omnipresente en toda la celebración. Los novios apareciendo en el banquete ataviados con unas mochilas al más puro estilo peregrino. Fotografías ampliadas de todo el recorrido que en su día hicieron; pueblos, hoteles, posadas, paradas, todo estaba allí a lo largo de los jardines donde empezó el ágape y posterior banquete. Sin duda va a ser algo que marque sus vidas para siempre.

En cada una de las diferentes mesas, los comensales dispuestos y agrupados de manera que todos nos sintiéramos cómodos y en confianza con los restantes miembros. Una carta escrita de puño y letra dedicada a los que formaban cada una de ellas, fotografías antiguas, en fin, todo estudiado primorosamente al detalle.

Mucho trabajo, dedicación y cariño detrás de todo eso, como he señalado anteriormente.

Y estando en Baza, ¿cómo iba a faltar el Cascamorras?, ¿conocen Vds. la celebración de dicha conmemoración?

O planteando mejor la pregunta, ¿han estado Vds. alguna vez viviendo dicha fiesta en primera persona?

Los bastetanos la llevan en la sangre con gran sentimiento y exaltación. Pues bien, como expresión máxima de esa emoción, nos presentaron, en las postrimerías del banquete, al joven que encarnó en 2018 al Cascamorras, amigo del novio e invitado también a la boda.

De ahí a proceder a entonar cánticos y vivas al Cascamorras, a abanderar y tremolar la bandera, que habitualmente porta, sobre las cabezas de todos los que quisieron formar un círculo, arrodillados ante ella y girándola y girándola sin parar, hubo un paso. Una especie de jura de bandera no oficial acompañada de vítores y vivas al Cascamorras.

A todo esto yo pensaba, ¿esto no se acaba nunca?, ¿cuánto duran las bodas en Baza?, ¿habrá más sorpresas? Mi capacidad de asombro y alegría estaba ya casi al límite. Solo les digo que me marché sobre las cuatro y media de la madrugada y la fiesta aún seguía.

Hubo mucho más pero sería imposible relatarlo todo en un solo artículo.

Como escribió nuestro eterno D. Antonio Machado: “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Desde aquí quiero decirles lo mismo a los novios (ya marido y mujer).

El camino que comenzasteis por separado forma ya parte del nuevo que os toca recorrer. Vayan desde aquí mis mejores deseos para vosotros, Antonio y Alba.

Que ese camino sea lo más amable, divertido y feliz para los dos.







Comentarios

10 comentarios en ““¿Qué 'Bazazer'?" "Me voy a Baza, de boda”

  1. Este señor Juan Carlos Uribe escribe de maravilla , nunca me pierdo ningún artículo hoy me atrevo a felicitarle.
    Enhorabuena por sus artículos, soy fan suya.
    Saludos

    • Muchas gracias por su atrevimiento. Atrévase Vd. muchas más veces.
      Mil gracias de corazón, se lo digo sin "Tatamudear"

  2. Avatar for GranadaDigital

    Cascamorras

    Precioso y emotivo artículo. Queda pendiente esa maratón de chistes. Celebremos la vida.

  3. ¡Me declaro adicta a los entretenidos y dinámicos artículos de Juan Carlos Uribe! Y sin intención alguna de rehabilitarme, todo lo contrario, pasaré impacientemente el mono hasta su siguiente artículo.

  4. Artículo muy entretenido, seguiré esperando el próximo,espero sea pronto.

  5. Avatar for GranadaDigital

    Soniaka's Art

    ¡Precioso y emotivo artículo!
    Me alegra saber que te gustó la invitación de boda. Yo soy la ilustradora que lo dibujó, fue un encargo bonito de realizar.
    Un saludo.

  6. En todo gran acto y en toda gran ceremonia los pequeños detalles son precisamente los que la hacen superior. En este caso, y las cosas hay que decirlas, la invitación fue súper original. Mis felicitaciones van para ti.

Deja un comentario