Piden tres años de cárcel a una cajera por permitir a clientes robar productos en un supermercado de Cenes

El juicio está señalado del 14 al 16 de septiembre en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada

TSJA
Imagen de archivo de la sede del TSJA
Europa PressEuropa Press
0

La Fiscalía ha solicitado la pena de tres años de prisión para la cajera de un supermercado de Cenes de la Vega (Granada) acusada de permitir a dos clientas llevarse carros llenos de productos sin pagar durante un año y medio a cambio de una gratificación económica que le daban periódicamente.

La joven, de 23 años, está acusada de un delito continuado de hurto a raíz de que acordara con estas dos clientas, también procesadas en la causa, que se llevaran productos sin abonarlos, aprovechando los momentos en los que ella estaba sola en la caja, según consta en el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press.

Así, cogerían un carro lleno con los productos más caros del supermercado y la joven los pasaría por el ordenador de la caja, pero borraría a continuación las líneas de compra, para que no quedara rastro de su salida del establecimiento.

El plan se ejecutó entre enero de 2017 y finales de junio del año siguiente. Las dos hermanas se presentaban semanalmente en el supermercado y se iban con su carro lleno sin pagar hasta que lograron acumular productos sustraídos por más de 42.300 euros. A cambio, ellas dejaban en casa de la cajera unos 50 euros por carro robado.

La joven fue descubierta por la esposa del dueño del supermercado una de las veces que estaba atendiendo a las hermanas Heredia y la sorprendió borrando las líneas de productos que habían pasado por caja.

A raíz de esto, su hermana, que también estaba empleada en el supermercado, le recriminó esta situación irregular, por lo que entabló contacto telefónico con las dos mujeres para decirles que no les iba a dejar pasar más carros porque las iban a pillar “por culpa de su hermana”.

Esto provocó el enojo de las dos hermanas, que pretendían “a toda costa” seguir con esta práctica, advirtiéndole de que si no lo hacía le dirían a sus jefes lo que estaba ocurriendo y la despedirían. Como no lo hizo, una de ellas acabó por presentarse en el supermercado y, como no estaban los jefes, mostró un audio de Whatsapp a otra trabajadora en el que la acusada decía textualmente “no te voy a pasar más carros de la compra ni botellas, llevo año y medio haciéndolo y nos van a pillar por mi culpa de mi hermana”.

Esta otra empleada relató lo ocurrido al dueño del supermercado, al que la acusada acabó reconociendo los hechos, por lo que fue despedida. Posteriormente, ella misma presentó una denuncia ante la Guardia Civil por este asunto, pero minimizando y justificando su participación en los hechos diciendo haber sido víctima de unas amenazas que no han sido acreditadas.

Las dos hermanas se enfrentan a una petición fiscal de dos años y medio de cárcel por estos hechos, así como a la prohibición de acercarse al supermercado, a sus dueños y a comunicarse con ellos, al igual que la otra acusada. El juicio está señalado del 14 al 16 de septiembre en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada.





Se el primero en comentar

Deja un comentario