“Los Mundiales demostraron la eficacia de Granada ante proyectos de futuro y viables, que es lo que falta hoy día”

Jerónimo Páez repasa las claves que condujeron al éxito a Sierra Nevada y los principales retos que afronta la estación de esquí

Jerónimo Páez
Jerónimo Páez, junto al Rey Juan Carlos I en Sierra Nevada | Foto: Archivo Sierra Nevada 96
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Padre, Hijo y Espíritu Santo de la candidatura que permitió a Sierra Nevada organizar los Mundiales de Esquí Alpino en 1996, Jerónimo Páez cambió con su pertinaz insistencia el futuro de la estación para siempre. Fue el autor intelectual del proyecto y ejecutor de cuantas transformaciones llevaba aparejadas tanto en Pradollano como en Granada capital y el resto de la provincia. Tuvo la virtud de conseguir que todas las instituciones, independientemente de su nivel competencial y su color político, fueran a una; algo que pondera aún más en estos días de desencuentro. E incluso en el momento más delicado supo aprovechar su amistad con el Rey Juan Carlos I para evitar que la sequía de 1995 secara también las ilusiones de toda una generación.

Pregunta. ¿Cómo recuerda aquella carrera para conseguir lo que en un principio iba a ser Sierra Nevada 1995?

Respuesta. Creo que cuantos participaron en esa carrera, como tú dices, para conseguir Sierra Nevada 95 estaban ilusionados y lucharon sin descanso. A veces no creían que se podía conseguir dado que era muy difícil y pienso que fueron muy felices cuando se obtuvo la nominación.

P. Luego llegó el aplazamiento, que le puso el corazón en un puño a más de uno porque en principio no se sabía si se cancelaban.

R. El Campeonato del Mundo fue algo más que una competición deportiva. Se concibió como un proyecto para mejorar sensiblemente la estación, ampliarla y en cierta medida también desarrollar Granada y provincia. Al final, a pesar de las dificultades, fue un éxito y ha traído muchos beneficios. Consiguió proyectar Sierra Nevada a nivel internacional y demostró la eficacia y el buen hacer de los granadinos cuando se lo proponen y se unen. Y también cuando hay grandes proyectos de futuro y viables, lo que me temo falta hoy en día.

P. ¿Qué papel jugaron el Rey Juan Carlos I y Juan Antonio Samaranch en todo aquello?

R. Ambos jugaron un gran papel, sobre todo el Rey Juan Carlos. En todo momento nos apoyaron y por eso merecen nuestro reconocimiento.

“Creo que habría que haber ampliado la estación hace algunos años, sobre todo en el Valle de San Juan y la Laguna de las Yeguas”

P. Sierra Nevada sufrió tres grandes transformaciones que la han cambiado para siempre: el parking bajo la Plaza de Andalucía, la ampliación de la pista de El Río para comunicar Borreguiles con Pradollano y los sistemas de producción de nieve. Son tres elementos básicos sin los cuales hoy no entenderíamos la estación.

R. Lo más importante fueron las mejoras que se hicieron en el área de nieve y sobre todo la ampliación de la pista de El Río, uniendo Borreguiles con Pradollano. Si no se hubiera hecho esa obra, Sierra Nevada no sería hoy día una gran estación de esquí. Sin duda, tanto el parking cómo los sistemas de innivación eran necesarios.

P. ¿Y también lo es una ampliación de la propia estación?

R. Creo que habría que haberla ampliado hace algunos años. Sobre todo, en el Valle de San Juan y la Laguna de las Yeguas que pueden casi duplicar el área esquiable teniendo un pequeño impacto en el medio físico y poco coste. Una ampliación excesiva no tendría sentido, pero tampoco lo contrario. En estos momentos no es un tema prioritario.

P. Aquellos Mundiales de Esquí tuvieron una capacidad transformadora para Granada impresionante más allá de lo deportivo. Autovías, conexiones, instalaciones… ¿Sólo unos Juegos de Invierno podrían liderar una nueva revolución a ese nivel?

R. No hay posibilidad física de hacer una Olimpiada de Invierno en Sierra Nevada. Solicitarla fue una quimera que no aportó ningún beneficio, costó dinero y consecuentemente generó desilusión.

P. ¿Cree que el COE decidió presentar a Jaca para los Juegos de 2010 por motivaciones políticas?

R. Hacerla en Jaca tenía casi tan poco sentido como en Sierra Nevada.

“Cetursa tiene que adecuar su número de trabajadores a las actuales circunstancias, la empresa no se puede gestionar con la actual Ley de Contratos”

P. ¿Por qué cuesta tanto en Granada sacar proyectos de entidad con el potencial que tiene y cuál cree que ahora mismo es el más ambicioso? ¿Quizás el acelerador de partículas?

R. No sé bien que le sucede a Granada, son tiempos difíciles y ha perdido mucha fuerza política y económica. No cree en sí misma ni en sus posibilidades. El acelerador es importante, pero se necesita algo más, un gran proyecto que sirva para impulsar de verdad Granada. Creo que es necesaria, por tanto, una segunda ampliación del PTS que permita albergar todo tipo de empresas conectadas con la salud y que se convierta en la gran locomotora de esta provincia.

P. Usted que conoce bien la Sierra, ¿cómo cree que será el día después al coronavirus, que ha obligado a cancelar una temporada entera y parte de otra?

R. La pandemia ha generado un gran problema a la estación de esquí al estar prácticamente cerrada durante dos años, lo que supone grandes pérdidas económicas. Pienso que hoy día Cetursa está bien gestionada. Pero sus gestores tendrán que afrontar dos temas que deberían haberse resuelto hace años. Ahora se han complicado mucho más. El primero es cómo adecuar el número de trabajadores a las actuales circunstancias y a las características climatológicas de la estación. No es un tema fácil, pero necesario si se quiere que sea rentable la estación. La segunda es que no se puede gestionar actualmente Cetursa con la Ley de Contratos del Estado. Debe tener una normativa mucho más flexible. No se debe olvidar que es una empresa de la cual dependen muchos puestos de trabajo directa e indirectamente. Sin duda lo importante en relación con el Covid y sus efectos es que se vacune a la población lo más pronto posible, porque no tiene mucho sentido lo que está pasando. Una vez pase la pandemia, ojalá pronto, tendrá que plantearse Sierra Nevada cómo resolver los problemas que se han generado y seguir funcionando con la mayor eficacia posible.







Se el primero en comentar

Deja un comentario