Más de 40 terremotos y unas 500 llamadas desde la pasada noche

Tras los tres seísmos ocurridos en apenas media hora, los cuales llegaron a superar los cuatro grados, no ha habido daños personales

terremoto-granada-plaza-toros-doctores-barrio
El personal de Emergencias ha trabajado sin descanso durante toda la noche para restablecer la normalidad
Laura GálvezLaura Gálvez
0

La madrugada del martes al miércoles ha estado marcada por los casi 40 terremotos que ha registrado el Instituto Geográfico Nacional (IGN) en la capital granadina. Tres de ellos, con epicentro en Santa Fe, se manifestaron alrededor de las 22:40 de la noche y tuvieron magnitudes de 4.5, 4.2 y 4.2 consecutivamente.

El teléfono de Emergencias 112 recibió alrededor de 500 llamadas debido a este suceso que se dejó sentir hasta en 40 municipios de seis provincias andaluzas, provocando unas 500 llamadas al 112, de las que 15 se produjeron por grietas, desprendimientos y caídas de elementos. En total, junto con las atenciones proporcionadas esta noche, los avisos atendidos este fin de semana ascienden a casi 700.

Tras el seísmo más fuerte de la pasada noche, los granadinos se echaron a las calles, haciendo caso omiso al toque de queda impuesto por el gobierno central, puesto que el miedo a un posible derrumbe fue mayor que la responsabilidad individual de mantener la calma.

El delegado de la Junta en Granada, Pablo García, pasó anoche a fase de preemergencia el Plan de Emergencia Ante el Riesgo Sísmico de Andalucía. Este nivel se caracteriza por el seguimiento instrumental y estudio del fenómeno además de por medidas de información a órganos, autoridades y población.

El IGN ha detectado más de 200 seísmos desde el terremoto de magnitud 4,4 con epicentro en Santa Fe (Granada) que se produjo el pasado sábado.

Desde el 1 de diciembre de 2020 hasta este lunes se han calculado más de 300 terremotos en este entorno. Los expertos atribuyen la reciente sismicidad en la Vega de Granada a la aproximación continua de 4 a 5 milímetros al año entre las placas eurasiática y africana. Concretamente, a la liberación brusca de la energía acumulada en las fallas debido a este movimiento entre placas.

Los periodos de mayor actividad sísmica como el actual corresponden a enjambres, con numerosos terremotos de diferentes magnitudes en localizaciones próximas. Se desencadenan cuando la actividad de una falla produce un efecto dominó y dispara la actividad de otras fallas próximas, según ha explicado este martes el investigador de la Universidad de Granada Jesús Galindo-Zaldívar.

Por suerte no han tenido que lamentarse daños personales, pero muchos ciudadanos han sufrido daños materiales debido a incidencias de carácter leve, fundamentalmente relacionados con grietas en viviendas y desprendimiento de elementos decorativos, sobre todo, en el centro de Granada, Atarfe y Santa Fe.

Los episodios vividos han dado lugar a una serie de recomendaciones por parte del Servicio de Emergencias 112 Andalucía, entre las que destacan la importancia de mantener la calma, buscar estructuras fuertes donde cobijarse y cerrar las llaves de gas, agua y electricidad.







Se el primero en comentar

Deja un comentario