“Si la campaña de rebajas no lo remedia, desaparecerán 3.000 empresas en Granada”

Desde la Federación provincial de Comercio muestran su preocupación ante una temporada de rebajas sin clientes

Comercios en Granada
Los granadinos van y vienen por la calle, miran escaparates, pero pocos se deciden a entrar en el establecimiento | Foto: Antonio L. Juárez | Vídeo: Carlos Gijón / Ainoa Morano
Patricia VázquezPatricia Vázquez
0

Martes por la mañana. Son las 12 del mediodía y salimos a la calle para vivir el ambiente de los primeros días de rebajas -normalmente, los más ajetreados por esos compradores ansiosos de quedarse con las gangas de la temporada-. Sin embargo, cuál es nuestra sorpresa que no hay prácticamente nadie en las tiendas del centro de la capital. Dejamos pasar la mañana y la situación continúa igual: granadinos que van y vienen por la calle, miran escaparates, pero pocos se deciden a entrar en el establecimiento.

Movidos por la curiosidad periodística, preguntamos a varias personas con las que nos cruzamos: “Tenemos miedo de entrar en espacios cerrados“; “Como no podemos salir de casa, no hemos comprado nada en rebajas”, o “Hemos hecho las compras online porque nos asustan los centros comerciales”, son algunas de las respuestas que nos deja la población.

Cambiamos el enfoque y nos dirigimos a varias tiendas para preguntarles a sus dependientes si la coyuntura que estamos viviendo en primera persona es real o solo algo momentáneo por haber escogido un mal día para hacer este reportaje. Y la respuesta sigue siendo igual de desesperanzadora: “No parece que estemos en época de rebajas”; “No se nota la alegría de otros años por estas fechas”; “La gente no se anima a entrar”, o “Aunque podamos abrir hasta las 18.00 horas, por la tarde no viene nadie, así que si estuviéramos cerrados no pasaría nada”.

La situación es caótica para la mayoría de los comerciantes, que tenían puestas sus esperanzas en la temporada de rebajas para superar un 2020 marcado por las restricciones del Covid-19, que han hecho que durante meses hayan estado cerrados y que, cuando han podido volver a levantar sus persianas, las ventas no hayan conseguido cubrir los cuantiosos gastos de tener un negocio y mantener a unos empleados.

Las expectativas no eran nada positivas y así lo anunciaba la Federación provincial de Comercio de Granada en declaraciones a GranadaDigital. “Si la campaña de rebajas no lo remedia, desaparecerán 3.000 comercios de la provincia de Granada”, explicaba  Miguel Moreno, su secretario general. Y parece que los malos presagios se van a cumplir habida cuenta de cómo se están desarrollando estos días.

Porque para la gremial de los comerciantes, el Covid se va a llevar por delante hasta el 30 por ciento de los negocios de Granada que no formen parte de las franquicias. Tanto es así que el impacto de la pandemia se ha traducido en la pérdida de 1.445 empresas durante el año pasado, según la comparativa de los datos de diciembre de 2019 y de 2020 publicados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. En concreto, existen de 29.973 empresas que había en enero del año pasado, en junio la Confederación Granadina de Empresarios (CGE) cifraba ese dato en 26.430, aunque el tejido productivo de la provincia parece que se recuperó para ir creciendo progresivamente hasta las 29.407 empresas en diciembre.

Las últimas restricciones decretadas por la Junta de Andalucía para hacer frente a la expansión de la tercera ola del coronavirus, con la limitación de la movilidad entre municipios que superen la tasa de los 500 casos por cada 100.000 habitantes y el cierre de actividades no esenciales a partir de las 18.00 horas -cierre total si se trata de municipios que superen los 1.000 casos-, está haciendo mella en todas las empresas, que están viendo cómo han tenido que incluir a prácticamente todos sus trabajadores en ERTES y que, a pesar de ello, no consiguen recuperar lo invertido en la materia prima que necesita el propio negocio para funcionar.

De hecho, hace unos días se publicó un informe en el que se explicaba que desde marzo de 2020 9 de cada 10 empleos perdidos en Andalucía pertenecen al comercio y la hostelería. En los últimos doce meses recogidos por la EPA, el número de ocupados en nuestra comunidad se ha reducido en 115.600 personas (-3,7%), de ellos 99.000 empleos se registraban dentro de la rama de actividad Comercio y hostelería, lo que supone una caída interanual de un 9,8% para este sector. Aunque no fue el sector peor parado, ya que la rama de Servicios culturales y otros, tuvo un descenso de un 13,6% interanual (31.200 empleos menos).

A este respecto, se ha referido la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios, María Vera, quien ha indicado que el tejido productivo de la provincia ha sufrido “un golpe muy duro” en 2020. “El año de la pandemia se ha llevado por delante miles de empresas, ha obligado a otras tantas a aprobar ERTE para sobrevivir y ha dejado al límite de sus fuerzas y sus recursos a los empresarios de estos sectores”.

“Basta salir a la calle, pasear por cualquier calle comercial, para hacerse una idea de hasta qué punto se está viendo afectado el tejido empresarial granadino por la pandemia y las decisiones que están tomando los distintos gobiernos”, ha explicado.

Vera ha recordado también que “Granada ha sido la provincia más afectada por las restricciones y que nuestro tejido empresarial ha sufrido ya dos cierres totales”. Por ello, la CGE considera “vital” que las administraciones pongan encima de la mesa “ayudas directas y medidas eficaces” que compensen las restricciones de movilidad y actividad.

“Sin la empresa no vamos a salir de esta crisis; pero, para que las empresas podamos hacer lo que nos corresponde, que es crear empleo y riqueza, necesitamos que la administración ponga de su parte y compense sus restricciones con planes económicos para los sectores afectados”, ha concluido.

Lo que está claro es que a la temporada de rebajas aún le quedan unos días -finaliza oficialmente el 8 de marzo- y habrá que hacer un balance general una vez haya concluido, aunque muchos comerciantes ya se están planteando continuar con las ofertas para poder liquidar toda la mercancía que adquirieron para esta temporada de invierno y que se va a quedar guardada en un almacén hasta el año que viene. Eso si durante esta semana la capital consigue mantener sus datos de incidencia y no llegar a los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes, en cuyo caso tendrán que volver a bajar sus persianas mínimo durante dos semanas. Una situación que, nos cuentan, viven con “auténtico pavor”.







Se el primero en comentar

Deja un comentario