La EASP firma un convenio con el Centro de Estudios Biosanitarios para la realización del Máster de Oncología Molecular

Este máster, con una trayectoria de 15 años y más de 700 alumnos, cuenta con una red internacional de profesorado de instituciones de prestigio en la investigación, diagnóstico y tratamiento del cáncer

easp
Imagen de archivo de la EASP
GabineteGabinete
0

La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), órgano de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, ha establecido una línea de colaboración en oncología molecular con el Centro de Estudios Biosanitarios, en el marco del Máster de Oncología Molecular que coordina esta institución, firmando un convenio fruto del cual, la EASP ha asumido las relaciones institucionales, con los países árabes y las regiones de Latinoamérica y Caribe, además de Andalucía, en todo lo relacionado con este programa formativo.

La EASP tiene una amplia experiencia en Salud Internacional, más de 340 proyectos, y en las regiones objeto de este convenio. Gracias al convenio firmado entre ambas instituciones, profesionales de Andalucía, Latinoamérica y países árabes podrán optar también a becas para la realización del Máster de Oncología Molecular.

La acogida por parte de los profesionales del Servicio Andaluz de Salud ha sido excelente, como también sucede en los países relacionados institucionalmente con la Consejería de Salud y Familias a través de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Este máster, con una trayectoria de 15 años y más de 700 alumnos, cuenta con una red internacional de profesorado de instituciones de prestigio en la investigación, diagnóstico y tratamiento del cáncer como, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, y los hospitales Beth Israel de la Facultad de Medicina de Harvard, el MD Anderson Cancer Center y el Instituto de Oncología del Vall d’Hebron.

El programa formativo en oncología molecular cuenta con el aval de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y la recomendación de la European School of Oncology (ESO)





Se el primero en comentar

Deja un comentario