Detenida una pareja en Granada tras dejar en comisaría a un menor inmigrante

Simularon que estaba en una situación irregular, pero estaba empadronado y habría vivido con la pareja al menos durante una semana

comisaria policia granada
Comisaría de Policía Nacional de Granada | Foto: Policía Nacional
Europa PressEuropa Press
0

La Policía Nacional está investigando a un varón de 37 años, junto a su esposa de 23 años, ambos de nacionalidad marroquí, por supuestamente entregar en comisaría a un menor hermano de ella simulando que estaba en una situación irregular.

Sin embargo, este menor se encontraba empadronado y habría vivido con la pareja al menos durante una semana, según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa, en la que ha especificado que el varón cuenta con numerosas detenciones y antecedentes policiales a sus espaldas y, tras ser detenidos, es investigado con su pareja por la presunta comisión de un delito de abandono de menores.

A media tarde del pasado 26 de febrero se presentó en el hall de entrada de la comisaría provincial, en el edificio de la Jefatura Superior de Andalucía Oriental, un ciudadano marroquí, residente en España, acompañado de un menor.

Acto seguido, este ciudadano manifestó al policía que custodia el acceso al edificio que, “momentos antes, mientras paseaba por Granada, se encontró con el menor que acompañaba, el cual se encontraba desamparado y deambulando por la ciudad desorientado tras haber entrado ilegalmente en España en el interior de los bajos de un autobús”.

No obstante, el aspecto del menor no parecía compatible con acabar de salir de los bajos de un vehículo, teniendo en cuenta que se encontraba “vestido con ropa limpia, aseado y peinado”. Por otra parte, el supuesto benefactor insistía en que el menor fuese ingresado en un centro de menores porque esa era “la finalidad con la que lo había trasladado hasta la comisaría”.

Seguidamente, el menor fue asistido por los policías integrantes de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación, quienes sirviéndose de un intérprete de árabe, se dieron cuenta que el menor “había sido aleccionado para contar un relato de los hechos que no se correspondía con la realidad, incurriendo en algunas ocasiones en incongruencias y en otras guardando silencio sobre las cuestiones planteadas”.

Finalmente pudieron averiguar que el menor era hermano político del varón que lo entregó en comisaría, se hallaba empadronado en el mismo domicilio de la pareja y habría convivido con ellos al menos durante una semana. A la víctima se le han aplicado las medidas protocolarias tendentes a la protección de los menores en situación de desamparo.



Se el primero en comentar

Deja un comentario