Desarticulados tres centros de producción de marihuana en Maracena

La Guardia Civil ha detenido a dos personas por tráfico de drogas y defraudación del fluido eléctrico y ha incautado 1.070 plantas de cannabis sátiva

Marihuana Guardia Civil
Agente de la Guardia Civil en una operación contra el tráfico de drogas | Foto: Archivo GD
Gabinete
0

La Guardia Civil, en el marco de la operación Green Dicks, ha desarticulado tres centros de producción de marihuana en el municipio de Maracena y se ha incautado de 1.070 plantas de cannabis sativa.

En esta operación ha sido detenida una pareja de nacionalidad colombiana por un delito de cultivo y elaboración de droga y por un delito leve de defraudación de electricidad, y además por un delito de allanamiento de morada que se produjo cuando intentaban huir de la Guardia Civil. También han sido investigadas tres personas más por delitos de cultivo y elaboración de droga y por defraudación de electricidad.

La Guardia Civil continúa ejerciendo presión sobre el cultivo y tráfico de marihuana y de nuevo descubrió gracias a la ayuda de los técnicos de la compañía eléctrica suministradora que existían enganches fraudulentos a la red eléctrica en tres viviendas unifamiliares de la localidad de Maracena en los que se marcaban unos consumos de electricidad muy elevados. Esa circunstancia resulta clave para sospechar que allí pudieran estar cultivando cannabis sativa de manera intensiva, por lo que los agentes del puesto de Maracena solicitaron autorización para poder registrarlas. Una vez obtenida dicha autorización, los investigadores procedieron a los registros y comprobaron, además de que efectivamente había una doble acometida monofásica fraudulenta a la red eléctrica, que existía toda la infraestructura necesaria para cultivar cannabis sativa en cada uno de estos domicilios.

En la primera vivienda la Guardia Civil encontró 276 plantas de cannabis sativa en avanzado estado de crecimiento; en la segunda localizó 179 plantas algo más jóvenes, pues aún no tenían sumidades floridas, y en la tercera localizó 615 plantas.

Los responsables de esta última plantación, un hombre de cuarenta y un años y una joven de diecinueve, al ver a los agentes de la Guardia Civil en la puerta de su domicilio huyeron por el patio trasero y se colaron en la vivienda contigua. La vecina al verse invadida por dos personas desconocidas, llamó inmediatamente a los agentes y estos procedieron a la detención de ambos. Esta actuación de la Guardia Civil se incardina en la operación Miller, una operación que está desarrollando la Guardia Civil a nivel nacional contra el cultivo y tráfico ilegal de marihuana.







Se el primero en comentar

Deja un comentario