Dellafuente y Raimundo Amador enamoran a Las Pasiegas

RedBull organizó este viernes un concierto a los pies de la Catedral que dejó claro que Granada reclama cultura en sus calles y plazas

Jose Luis MorenoJose Luis Moreno
0

Banderas, bufandas y camisetas del ejército de seguidores de Dellafuente se dejaron ver desde primera hora de la tarde por el centro de Granada. La expectación dejó claro que el trap ya se ha afianzado en el panorama musical y que puede convivir con una historia viva del flamenco como es Raimundo Amador.

El sevillano presentó su versión más rockera. Mucho del disco nuevo sonó bajo la Catedral con aires de blues. Una actuación, rodeado de su familia, con la que incluso se atrevió a vibrar al más puro estilo Amy Winehouse. Un artista que no se enfrentaba a una noche fácil debido al poder de convocatoria de su compañero de concierto, pero que deleitó y enamoró cerrando con un ‘Ay, qué gustito pa mis orejas’.

Locura

Demostró que ya es un profesional del espectáculo con todo lo que rodea a sus bolos. Los 1.500 asistentes enloquecieron, móvil en mano, cuando el granadino Dellafuente saltó al escenario de RedBull. Hasta había gente disfrutando en los balcones de sus casas.

Pasó de lo melódico a lo urbano para acabar en tonos flamencos. Uno de los traperos con más poder de convocatoria en el panorama nacional ofreció sus temas más populares y se rodeó de otros artistas granadinos como Maka.

La noche acabó con la fusión que ambos artistas han ajustado en estos días para unir dos mundos. Un concierto de barrio, para el pueblo y organizado en pleno centro, que deja claro que Granada reclama y necesita cultura de todo tipo en sus calles y plazas. No hay fondo de escenario comparable y solo queda que se ponga en valor, más aún.

Para ver la galería completa, haga clic sobre la imagen:

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario