Los datos de la ‘Operación Torre’: 5.760 plantas y 12,4 kilos de marihuana incautados

Hay cuatro detenidos en relación a estos hechos, tres hombres y una mujer, sin antecedentes policiales previos, excepto uno de los varones

plantas incautadas Op Torre
Imagen de la incautación de plantas en la llamada 'Operación Torre' | Foto: Gabinete
GranadaDigitalGranadaDigital
0

Fue una más de tantas operaciones contra el cultivo ilegal de marihuana ha efectuado la Policía Nacional en los últimos años. Sin embargo, esta vez el balance del material incautado no se ha conocido hasta este jueves. La denominada ‘Operación Torre’, llevada a cabo desde primera hora de este miércoles en el conocido como ‘Hotel Luz’ de la Zona Norte de Granada se saldó con el registro de 42 viviendas, casi todas inhabitadas; la incautación de 5.760 plantas de cannabis sátiva y 12,4 kilos de cogollos de marihuana; así como 29 plantaciones desmanteladas.

Es el resumen del espectacular operativo que contó con más de 70 agentes especializados pertenecientes a grupos y unidades de la Policía Judicial y Seguridad Ciudadana, como los GOIT y la UPR; y en el que también participaron helicópteros de la Policía Nacional.

La Jefatura Superior de Policía en Andalucía Oriental ha informado de que durante el transcurso del operativo, los técnicos de Endesa localizaron una acometida ilegal de gran sección que abastecía a todo el edificio. Cuatro han sido las personas detenidas en relación a estos hechos, tres varones y una mujer, sin antecedentes policiales previos, excepto uno de los varones. Esos trabajadores tuvieron que llevar a cabo numerosas intervenciones en los dos bloques del mencionado edificio.

El ‘Hotel Luz’, un ‘edificio de viviendas’ singular

El conocido ‘Hotel Luz’ -en el que se desplegó el operativo- es un edificio que consta de dos bloques adosados y con entradas opuestas. Cada uno de ellos posee nueve plantas, contando, a su vez cada planta con cuatro pisos, la inmensa mayoría de ellos inhabitados. Dicho edificio destaca por su alto grado de abandono, como lo demuestran sus ascensores inutilizados y la carencia del mantenimiento mínimo exigible a cualquier inmueble. Estas circunstancias han provocado la ausencia casi total de vecinos en el inmueble, quedando la mayoría de las viviendas vacías. El primero de los bloques fue registrado en su totalidad, es decir las nueve plantas con sus 36 viviendas, mientras que en el bloque opuesto se registraron dos plantas, carentes seis de sus pisos de moradores.

La práctica ausencia de vecinos ha tenido como consecuencia que la mayoría de las viviendas hayan sido aprovechadas para un único fin, el cultivo de la marihuana en espacios cerrados. De esta forma en el primer bloque se localizaron 31 inmuebles con habitaciones habilitadas para llevar a cabo dicho cultivo. En muchas de ellas se encontraron plantaciones en diverso grado de desarrollo. El grado de especialización en esta actividad ha llegado al extremo de utilizar costosos armarios de cultivo destinados a la propagación de las plantas de marihuana a partir de esquejes o semillas, cuyo interior se encuentra forrado de material reflectante, lo que hace factible controlar en su interior los parámetros de humedad, temperatura e iluminación de forma artificial y así asegurar el éxito reproductivo de dicha especie.

En el conjunto de plantaciones desmanteladas, las cuales disponían de sistemas de aireación, ventilación e iluminación que funcionaban con electricidad obtenida fraudulentamente, los agentes actuantes se incautaron de más de 5.760 plantas de marihuana. Además, se requisaron más de 12,4 kilos de cogollos de marihuana, una parte en proceso de secado y otra lista para su venta y distribución.

Por su parte, los técnicos de la compañía suministradora de electricidad detectaron la existencia de un cable de gran sección destinado a alimentar energéticamente al bloque, contrastando con el hecho de que en el mismo sólo hubiera registrado un único contrato de abastecimiento eléctrico.

Relación con otras sonoras redadas

La Policía ha informado que esta operación, que sigue abierta y a la espera de nuevos resultados, sigue el camino iniciado contra el tráfico de drogas y el blanqueo de capitales en la provincia por la ‘Operación Rabbit’, llevada a cabo a finales de septiembre del año pasado y en la que hubo 15 detenidos y más de 3.000.000 de euros de patrimonio inmovilizado bajo la forma de vehículos y propiedades inmobiliarias. Dicha operación fue seguida por ‘Cake’, en noviembre de 2019, la cual se saldó con 14 detenidos en el polígono de Almanjáyar tras la realización de 18 registros.

En esa misma línea tenemos la incautación en junio de este mismo año de 19,5 kilos de marihuana envasada, localizada en la cabeza tractora de un camión dispuesto a salir al extranjero desde la localidad de Guadix, resultando su conductor detenido. Por otra parte, es de destacar que en el mes de julio del presente año se llevó a cabo la operación ‘Luz’ sobre el mismo edificio, practicándose cerca de 40 registros en los que se incautaron 4.000 plantas de marihuana, además de detener o investigar a un total de 12 personas, en dicha ocasión también se desmantelaron numerosas conexiones eléctricas ilegales.

Por último, la reciente operación ‘Abate’ del mes pasado, la cual se saldó con 11 registros, 7 detenidos y la incautación de armas de guerra, pistolas, munición, más de 110 kilos de cogollos de marihuana, 760 gramos de hachís, 423.000 euros en metálico y la inmovilización de más de 932.000 euros, amén de otros efectos como relojes de alta gama o drones.

Los cuatro detenidos en esta operación pasarán próximamente a disposición de la autoridad judicial.







Se el primero en comentar

Deja un comentario