Una buena actitud lo cambia casi todo

IMG_2343
Las fechas navideñas también pueden servir para que nos propongamos sentirnos mejor | Fotos: JCM
Avatar for Joan Carles March
0

Llegan fiestas y para sentirse mejor: ACTITUD, honrar con las palabras, NO suponer y NO tomarnos las cosas como algo personal

Llegan pronto las fiestas de Navidad, unas fiestas marcadas por el aspecto social, familiar y de amistad, donde se van perfilando detalles como donde se celebra la noche de Navidad, el día de Navidad, con quién, quién se encarga de qué. .. los más pequeños nerviosos por Papa Noel o los Reyes, y para cantar los villancicos o canciones que les han enseñado a la escuela, los adolescentes preparando su ropa para salir especialmente la Noche de fin de año.

Y esta época navideña también nos sirve para plantearnos propósitos de mejora personal, de sentirnos mejor. Aquí proponemos algunos ideas que pueden ser de utilidad:

A. Honremos nuestras palabras, quitando palabras o frases del tipo:

1. Algún día haré…porque Algún día empieza ahora;
2. Esto es un problema….porque la palabra problema nos paraliza;
3. Jamás lo haré …..porque cuando nos imponemos límites estrictos estamos cercenando la posibilidad de crecer, de mejorar, de obtener una mejor versión de nosotros mismos.
4. Odio eso porque el odio es un sentimiento muy tóxico y por lo tanto, palabras tóxicas.
5. Esto es imposible porque algo es imposible cuando no estamos dispuestos a aceptar lo que tenemos que hacer para conseguirlo. Elimínenos por favor la palabra imposible.
6. Deberíamos hacerlo…porque en realidad, no debemos hacer nada, en todo caso, deseamos hacer algo, preferimos hacer algo. Notaremos que si empezamos a quitar la palabra “debería” del vocabulario, reducimos notablemente la culpa con la que cargamos siempre.
7. Las cosas han salido mal por mi culpa …. porque la palabra culpa también sería importante eliminarla.
8. Ha sido un fracaso porque mejor que decir que algo ha fracasado es pensar que no ha salido como esperabas.
9. Esto es así siempre porque es importante eliminar de nuestro vocabulario la palabra “siempre”.
10. Quitemos el pero y que lo sustituyamos por Y.

B. No supongamos, ya que suponer es algo que hacemos con mucha frecuencia. Tendemos a hacer suposiciones sobre casi todo a lo largo de nuestra vida. Y aun teniendo la oportunidad de saber lo que ocurre en realidad, muchas veces damos por ciertas determinadas suposiciones, sin estar lo suficientemente contrastadas y comprobadas, adquiriendo éstas una categoría de certeza o verdad absoluta. El problema de todo esto, se encuentra por lo tanto en que hacemos esas suposiciones como reales, es decir, suponemos y creemos llevar la razón porque lo vemos finalmente como verdad, constituyendo uno de los principales motivos de las discusiones y conflictos que se producen en las relaciones interpersonales.

Y ante ello, PREGUNTEMOS. No es necesario hacer suposiciones. Es más, el día que consigamos no hacerlas habremos aprendido una nueva forma de comunicación, donde destacará la claridad de nuestras palabras. Si conseguimos establecer una buena forma de comunicarnos, nuestros problemas comenzarán a disolverse, ya que la base de muchos de ellos se encuentra en la creación de las suposiciones.

C. No nos tomemos las cosas como un tema personal

Tomarnos las cosas de forma personal puede llegar a ser un problema que daña la autoestima, que nos hace pensar que somos culpables, o nos creemos poco valiosos o que los demás están en nuestra contra.

Es en estas situaciones en que nos sentimos rechazados o no bien valorados, donde debemos creer en nosotros mismos aunque otros no lo hagan.

Es fundamental dar las gracias tanto a esas personas que nos aceptan tal cual somos, como a las que no lo hacen, ya que nos ayudan a creer en nosotros mismos a pesar de que otros no lo hagan, y gracias a eso, podemos crecer y aprender.

Es evidente que el ego y el juez interno influyen en nuestras respuestas ante diversas situaciones donde nos sentimos atacado. Ante ello, es básico no perder la calma y entender como reaccionan porque nos hemos comprendido a nosotros mismos primero. Cuando uno entiende sus estados mentales y puede comprender sus reacciones emocionales, es mucho más fácil “leer” las de los demás.

Por todo ello, HUMILDAD y CONFIANZA en uno mismo nos ayudará a poder decidir la mejor forma de reaccionar respecto a los propios intereses.

D. ACTITUD y ello significa que es evidente que las aptitudes suman y demostrar que podemos hacer bien una actividad concreta es muy gratificante. Sin embargo, lo que multiplica son las actitudes, porque son ellas las que marcan la diferencia entre un buen día y un mal día, son ellas las que nos confieren optimismo cuando todo está en nuestra contra, ellas las que nos permiten creer en nosotros mismos cuando otros nos critican y nos empequeñecen. “Yo Sí valgo, yo SÍ sé hacerlo y yo Sí merezco” son tres frases que deben nutrir nuestra actitud cotidiana. Sin embargo, hay veces en que la mentalidad negativa, o incluso tóxica de algunas personas que nos rodean pueden sin duda debilitar ese enfoque hasta volverlo negativo…Nuestra actitud, sin duda, es una decisión personal.

Por tanto, hagamos las cosas lo mejor posible, con la mejor actitud. Nos sentiremos mejor sin duda. Nos irá mejor en la vida.

“Esfuérzate en tu quehacer
como si de cada detalle que piensas,
de cada palabra que dices,
de cada pieza que colocas,
de cada martillazo que das,
dependiese la salvación de la humanidad.
Porque depende, créeme”.

Joan Maragall



Se el primero en comentar

Deja un comentario