Sebastián Pérez se alegra de que los que fueron «un cáncer» para el PP ya estén fuera y que «la verdad» haya ganado

El presidente provincial del PP aplaude la sentencia que valida el congreso en el que fue elegido y lamenta que en su partido no siempre le hayan apoyado

Pérez 2
Sebastián Pérez, en un momento de la rueda de prensa en la que ha valorado la sentencia de la Audiencia Provincial | Foto: Gabinete
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

“Algunos se presentaron a las elecciones y no sacaron nada, no ganaron ni en su distrito, perdieron el congreso provincial y ahora tienen una sentencia en contra. Y yo estoy muy feliz porque eran un cáncer para este partido y ya están fuera. La verdad ha ganado, nosotros salimos fortalecidos y yo seré presidente provincial mientras los militantes quieran”.

La anterior es una de las frases con las que el presidente provincial del PP, Sebastián Pérez, ha valorado la sentencia de la Audiencia Provincial que da por válido el XIV Congreso Provincial de la formación, en el que resultó reelegido presidente, y va claramente dirigida hacia quien se le enfrentó en aquel cónclave y quien lo impugnó después, Juan García Montero, así como a los aproximadamente 200 partidarios que tuvo y que, como él, han sido expulsados del PP.

Ese “grupúsculo”, como lo ha definido Pérez, se ha pasado dos años “diciendo barbaridades”, emprendiendo «un linchamiento personal» y haciendo «mucho daño» al partido. El tiempo, ha destacado, ha puesto a cada uno en su lugar. “Algunos estamos en el gobierno de la ciudad y otros tienen que sentarse en el banquillo de acusados. Han hecho el ridículo, que es lo único que no se debe hacer en política. En el pecado llevan la penitencia”, ha subrayado, para agregar que le habría gustado que ese fallo judicial hubiera entrado más en profundidad sobre el fondo de la cuestión «porque tengo la impresión de que los jueces habrían sido severos».

En ese sentido, Sebastián Pérez ha recordado que en aquel congreso fueron precisamente los partidarios de García Montero quienes pidieron que en el congreso pudieran votar todos los militantes, incluidos los que no estaban al corriente del pago de las cuotas. Esa propuesta salió adelante y precisamente ese fue el motivo, el de dejar votar a los que no estaban al día, el que usó para impugnar esas elecciones internas por vía judicial.

A partir de ahí, ha relatado, comenzó un proceso “en el que me han acusado de tramposo y de indecente y hasta se me comparó con un maltratador”. Mientras tanto, en Granada “se habló continuamente del congreso del partido y eso fue una cortina de humo para no hacerlo del caso Nazarí”.

Posteriormente, García Montero “compró la franquicia en Granada de un partido” y, como cabeza de lista, hizo una campaña electoral para las municipales de Granada “que nunca ha explicado cómo se financió. Nadie ha dicho cómo se pagaron las sedes que abrieron en Granada y en Motril ni esos mítines en los que había hasta tambores y cornetas. Se embarcaron en esa franquicia para que el PSOE ganara en Granada”, ha destacado.

Otro momento de la comparecencia del líder provincial del PP | Foto: Gabinete

Preguntado sobre si insinuaba con eso que los socialistas corrieron con los gastos, Sebastián Pérez ha dicho que sería “exagerado” afirmarlo, pero también que “sin duda alguna, la concurrencia de ese partido les vino de maravilla”. Los votos que obtuvo Centrados en Granada, ha detallado, impidieron que el PP obtuviera otros dos concejales. De no haber entrado en liza, los populares habrían logrado nueve. “Seguramente el PSOE no urdió ese plan, pero imaginen que de sus filas se va Chema Rueda, monta un partido y le quita votos a su antiguo partido. Eso a nosotros nos vendría muy bien, ¿verdad? Pues en este caso, lo mismo”.

El presidente provincial también se ha referido al exalcalde José Torres Hurtado, para decir que no debió concurrir a las elecciones de 2015, sobre todo después del problema médico que padeció. Por ese motivo, ha explicado, propuso al partido «otros tres nombres, ninguno de ellos el mío, para que fueran candidatos. No me hicieron caso, bajamos 21.000 votos, pasamos de 16 a 11 concejales y perdimos también la Diputación”.

Sebastián Pérez ha contestado con un escueto “no” cuando se le preguntó si se había sentido siempre respaldado por su partido a nivel nacional, regional y local. El párrafo anterior explica en parte esa impresión, pero también la constancia de que, en momentos de incertidumbre para el partido, “hubo gente que se quedó encima de la tapia, a la espera de saber qué pasaba para bajar y estar conmigo si ganaba. Algunos no me han apoyado, pero también debo decir que, quienes tenían que hacerlo, lo han hecho”, ha añadido.

En su comparecencia ha repetido una y otra vez que no iba a hablar del 2+2, de si piensa que va a ser alcalde de Granada en 2021 “porque ahora sólo me preocupa lo más cercano, que es que, si se convocan elecciones generales, tenemos que sumar esfuerzos para que Pablo Casado las gane”.

Por lo demás, ha restado importancia al hecho de que el número dos del partido en Granada y delegado de la Junta en la provincia, Pablo García, respaldara la opinión del vicepresidente de la Junta y líder regional de Ciudadanos, Juan Marín, en el sentido de que la posible alternancia en la alcaldía de Granada la decidirán las direcciones nacionales de Ciudadanos y PP. “Estaba en un acto institucional y dijo lo que habría dicho otro compañero cualquiera en esas circunstancias”. Tampoco entró a debatir si él debería haber estado en la visita de Marín al ayuntamiento. “Llevo en política muchos años y sé que hay actos a los que se puede ir y otros a los que no se puede ir”, ha finalizado.



Se el primero en comentar

Deja un comentario