Localizada y puesta a disposición judicial una mujer por maltrato animal

La investigada dejó encerrados a sus dos perros en una nave en Albondón desde este mes de marzo en pésimas condiciones

guardia civil_maltrato animal
Los vecinos de Albondón alertaron al Seprona de Motril de la existencia de varios perros encerrados en una nave desde hacía meses sin agua ni comida y en pésimas condiciones de higiene | Foto: Gabinete
Ángeles LópezÁngeles López
0

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a una mujer de 54 años como responsable de un presunto delito de maltrato animal por la omisión de los cuidados básicos y elementales de los dos perros de su propiedad. La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Motril fue alertada por vecinos de la localidad de Albondón de la existencia de varios perros en el interior de una nave de esa localidad que al parecer llevaban encerrados varios meses sin agua ni comida y en pésimas condiciones de higiene.

Desde el exterior de la nave, los agentes pudieron comprobar que se oían ladridos debilitados y roncos de al menos dos perros y además se apreciaba el fuerte olor putrefacto que salía del lugar donde estaban los animales. Inmediatamente, iniciaron las gestiones para localizar a la dueña de los animales que resultó residir en la localidad alpujarreña de Cádiar. Ante la negativa de la dueña de los animales a facilitar el acceso de la Guardia Civil a la nave, alegando que los perros estaban mejor que las personas y que no les faltaba de nada, los agentes decidieron que no había tiempo que perder para auxiliar a los animales e iniciar diligencias judiciales.

Con la ayuda de un cerrajero, el Seprona de la Guardia Civil de Motril pudo acceder al interior de la nave y el panorama que encontraron fue desolador. El fuerte olor a excremento y a podredumbre acompañaba la visión de dos perros famélicos, desnutridos y sedientos que, faltos de fuerzas, seguían tumbados y ni siquiera hicieron por salir al encuentro de los rescatadores. La cantidad de pulgas que había en la nave era igualmente evidente. La inspección del lugar se ha realizado tras tratar la zona contra las pulgas. En el interior no se hallaron restos de comida y el poco agua que había se encontraba en un barreño que desprendía un fuerte olor a corrompido y en la que flotaban cucarachas y otros insectos. Los dos perros, sin raza y de tamaño mediano, tenían colocado el microchip. Una asociación protectora de la Costa Tropical se hizo cargo de los animales. Tras ser atendidos por un veterinario, el facultativo informó del estado crítico de los animales, los cuales hubiesen muerto de no haber sido rescatados con rapidez.

La Guardia Civil agradece la colaboración ciudadana que en este caso ha sido determinante para poner a salvo a dos animales y a la vez recuerda que en relación al maltrato animal el Código Penal español considera como reo de delito al que abandone a un animal doméstico o amansado en condiciones en que pueda peligrar su vida o su integridad. También podrá imponer una pena de inhabilitación especial para la tenencia de animales.





Se el primero en comentar

Deja un comentario