Detenido tras robar un móvil y ser reconocido al día siguiente por un testigo

La víctima, de 68 años, no había llegado a interponer denuncia al encontrarse hospitalizada por las lesiones sufridas durante el asalto

vehiculo policia nacional granada
Vehículo de la Policía Nacional en Granada. | Foto: Archivo
GabineteGabinete
0

La colaboración ciudadana ha resultado fundamental para detener a un joven de 25 años que le causó lesiones a un hombre de 68 como consecuencia de un forcejeo con el fin de robarle el móvil. Uno de los testigos del asalto reconoció al día siguiente al supuesto ladrón cuando paseaba por La Caleta. Llamó inmediatamente al 091 de la Policía Nacional y los agentes procedieron al arresto del presunto delincuente. La autoridad judicial ha dispuesto su ingreso en prisión.

Pasaba el medio día cuando se solicitó la presencia de los agentes hasta una calle de la zona de la Caleta donde el requirente y testigo de un atraco ocurrido en la vía pública el sábado día 22 decía haberse encontrado casualmente con el autor a quien había reconocido.

Los agentes localizaron a un varón que se correspondía con las características aportadas por el testigo a quien identificaron y dijo haberse visto inmerso en una pelea el día anterior sin haber sustraído ningún efecto. Mientras tanto el requirente del servicio manifestó haber sido testigo directo de un atraco protagonizado por este varón contra un hombre mayor al que arrojó al suelo.

Los agentes averiguaron que un varón de 68 años se encontraba ingresado en un centro hospitalario de la ciudad pendiente de una intervención quirúrgica en una pierna como consecuencia de las lesiones que le produjo un varón al sustraerle su teléfono móvil.

Según los datos de la investigación el robo ocurrió por la tarde cuando el hombre de mayor edad se encontraba parado en la calle, sin mediar motivo alguno, fue empujado y arrojado al suelo por un desconocido que le golpeó y le sustrajo su teléfono móvil. Acto seguido se marchó del lugar haciendo comentarios que hacían pensar que se trataba de una pelea. Los testigos del atraco, que no habían querido intervenir creyendo que efectivamente se trataba de una riña, ayudaron a la víctima quien les informó del robo de su teléfono por parte del desconocido.

Los agentes mantienen la investigación abierta para determinar su participación en otros hechos mientras el detenido ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial que ha decretado su ingreso en prisión.





Se el primero en comentar

Deja un comentario