Pedro Sánchez pide un pacto de Estado para reformar la Constitución y evitar el bloqueo institucional

El presidente del Gobierno en funciones acusa en el debate de investidura a PP y Ciudadanos de "involución" y de "atarse a la ultraderecha" de Vox

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE a la reelección, Pedro Sánchez, interviene desde la tribuna del Congreso de los Diputados en la primera sesión del debate de investidura a la Presidencia del Gobierno.
El presidente en funciones, Pedro Sánchez, durante su intervención en el Congreso de Diputados | Foto: Europa Press
Europa PressEuropa Press
0

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha abierto el debate de investidura pidiendo que se facilite la formación de su Ejecutivo, ofreciendo para ello “un pacto de Estado” para reformar el artículo 99 de la Constitución y evitar el bloqueo institucional. El ofrecimiento lo ha realizado tras acusar a PP y Ciudadanos de “involución” y de “atarse a la ultraderecha” de Vox.

En su discurso en el Congreso de los Diputados como candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez ha arrancado con una propuesta de reforma de la Constitución para que los españoles no tengan que “sufrir la amenaza de la repetición electoral”, citando el modelo de constitución de los ayuntamientos y de algunas comunidades autónomas.

Según Sánchez, su propuesta busca que el Ejecutivo “tenga garantías para poder ser constituido y reforzar la estabilidad del sistema”. “No se trata de elegir entre izquierda y derecha, estamos eligiendo entre que España tenga Gobierno o no”, ha insistido el candidato del PSOE, que ha rechazado que con esta idea busque el “debilitamiento de la oposición”.

Sánchez ha criticado los pactos de PP y Cs con Vox en ayuntamientos y comunidades autónomas porque, en su opinión, el 28 de abril los españoles votaron “avanzar y no retroceder”. Para el presidente, los acuerdos con Vox “cuestionan” las libertades y derechos civiles de las minorías” y también “banalizan” la lucha contra la violencia de género. También ha apostado por “no cuestionar nuestro modelo de convivencia territorial”.

En el mismo discurso, Sánchez ha afirmado que para superar las “tensiones territoriales”, además de “la invocación de la ley y de la Constitución” será necesario “un proyecto colectivo de regeneración nacional, de progreso y de inspiración europeísta”.

“La superación de nuestras tensiones territoriales no vendrá solamente de la invocación de la ley y de la Constitución y de su aplicación, sin duda alguna necesaria. Derivará de un proyecto colectivo de regeneración nacional, de progreso y de inspiración europeísta”, ha dicho.

Sánchez ha aludido así, veladamente y sin mencionarlo, al desafío independentista en Cataluña, al cabo de casi media hora de discurso en la primera jornada de la sesión de investidura. Lo ha hecho justo después de enumerar los que considera seis grandes desafíos, el último de los cuales ha sido la apuesta por una UE unida y que no olvide sus valores.

En ese contexto, se ha preguntado “qué sentido tiene fomentar la desunión, la desagregación, la división dentro de España”, y “levantar fronteras internas”, cuando lo que hace falta es “más Unión Europea” y “derribar muchas fronteras externas”. “Es ir contra la historia”, ha advertido a los independentistas sin dirigirse expresamente a ellos.

Además de recalcar que los países europeos solo son “gigantes entre gigantes” si están juntos, pero “cuentan poco” por separado, ha señalado que la UE ha sido “el espacio en el que se han superado las rivalidades nacionalistas que llevaron a dos guerras devastadoras” y ello por la vía de “compartir soberanía, no cederla”.

Con ese argumento, ha añadido que Europa “debe ser también el ámbito donde se superen las rivalidades dentro de los países”. “El horizonte superador de nuestras propias tensiones internas”, ha resumido.



Se el primero en comentar

Deja un comentario