Emilio Caballero, un andaluz en Nueva York: Trump “es un hombre que nunca reconocerá ninguna derrota”

Nacido en Jaén y residente durante varios años en Granada, actualmente vive en Estados Unidos, y sostiene que el asalto al Capitolio "ha sido una vergüenza, sobre todo por la imagen dada al resto del mundo"

Emilio Caballero, residente en Estados Unidos
Emilio Caballero lleva viviendo unos meses en Estados Unidos, actualmente en Buffalo, Nueva York | Foto: Emilio Caballero
Rosa NúñezRosa Núñez
0

Si parecía que el final del año 2020 podría ser sinónimo del inicio de una ‘nueva tranquilidad’, no se podía estar más equivocado. El 2021 ha comenzado con una borrasca de nombre cómico arrasando el país al completo y pintándolo de blanco, hecho histórico, uno más a la lista, que ya han pasado unos cuantos en los últimos 377 días, cuando dio comienzo el año que más ha zarandeado la vida del mundo este siglo.

Pero la cosa no se iba a quedar ahí. Y es que el pasado miércoles, 6 de enero, las televisiones de todo el planeta se llenaron de una noticia, y no la de la llegada de los Reyes Magos a todas las casas, sino la de una invasión de unos desconocidos a otra propiedad, el Capitolio de los Estados Unidos, en Washington D.C. Al día siguiente, desde GranadaDigital, se hizo visible el testimonio de Luis Miguel Poyato, un joven granadino de 34 años que actualmente vive al otro lado del Atlántico y es votante de Donald Trump.

Este martes tiene la palabra Emilio Caballero, periodista natural de un pequeño pueblo de Jaén pero residente en Granada durante ocho años, que se trasladó al continente americano en 2014. Emilio vivió en la Gran Manzana neoyorquina durante unos meses para luego mudarse a la ciudad canadiense de Toronto, donde durante cinco años trabajó como asesor financiero y Manager de hostelería. Desde este verano vive en Buffalo, en la parte Oeste de Nueva York, junto a las famosas cataratas del Niágara, con su esposa, ciudadana americana, con quien se casó hace dos meses. El jiennense cuenta que “como anécdota, acabamos de comprar una casa y nos hemos mudado a un pequeño barrio donde la mayoría de vecinos son gente mayor retirada o casi, y muchos seguidores de Trump con la banderita en la puerta de su casa”.

Emilio vive en la ciudad de las cataratas del Niágara | Foto: Emilio Caballero

Emilio aún no cuenta con la doble nacionalidad, por lo que no ha podido votar en las elecciones estadounidenses más polémicas de la historia, celebradas el pasado 3 de noviembre, y en las que el candidato republicano y aún presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado de fraude los resultados, que dieron la victoria al demócrata Joe Biden.

Después de un discurso de poco más de una hora ante miles de simpatizantes que se congregaron en el Monumento a Washington, un espacio abierto entre la Casa Blanca y el Capitolio, los asaltantes atravesaron el perímetro de seguridad poco después de las 13:00 horas (hora local), tras el comienzo de la sesión conjunta del Congreso para certificar la victoria de Biden. Sobre esto, Caballero dice que “ha sido una vergüenza, sobre todo por la imagen dada al resto del mundo”.

Dentro de cuatro años, el jiennense sí podrá votar, y admite que si hubiera podido hacerlo esta vez, “hubiera sido a Biden; no porque me guste, sino por exclusión del otro candidato”, ya que, según explica el periodista, “por norma general siempre tengo ideologías afines a ambos partidos, republicano y demócrata, pero me gusta votar por el candidato sin casarme con ningún partido”.

“Si hubiera podido votar, hubiera sido a Biden; no porque me guste, sino por exclusión del otro candidato”

“Yo siempre he sido muy americano y he defendido la ‘manera Americana’ de pensar y vivir en muchas ocasiones, pero mi parte americana ha sentido mucha preocupación” por la situación política, sobre todo por los actos de la pasada semana, asegura Emilio.

Este andaluz afincado en Estados Unidos sostiene que Trump llevaba meses anunciando que habría un posible fraude en las elecciones de noviembre “porque sabía que tenía muchas posibilidades de perder”. Trump “es un hombre que nunca reconocerá ninguna derrota, y menos cuando está en el puesto de mayor importancia del mundo como es la presidencia de Estados Unidos”, reconoce Emilio. Como si de un niño con poder se tratara.

Ante la duda de si se podría haber previsto “el primer golpe de estado legislativo de los Estados Unidos”, como lo ha definido el New York Times, Emilio admite que “es fácil decir que se veía venir, pero así lo sentía, por la inmensa cantidad de odio infundada por el presidente saliente durante estos últimos cuatro años. Esta acumulación ha terminado con un hecho desastroso que define el final de su mandato. Me duele porque cosas así no deberían pasar en una democracia como esta, pero se veía venir, aunque yo pensaba que sería durante la institución del nuevo presidente el día 20, cosa que que espero que no ocurra”.

Asimismo, es curioso ver cómo en tantas películas donde se relata el asalto al Capitolio, los atacantes tienen siempre un plan perfecto, muy meditado durante largo tiempo, y en este caso, los manifestantes del pasado miércoles entraron con relativa facilidad al recinto. Sobre esto, Emilio resalta que, recientemente, se han hecho públicas imágenes “donde se ve cómo una masa de asaltantes fuerzan su entrada, así que no creo que hubiera ningún interés desde dentro” del edificio.

Una realidad a un océano de distancia

Si bien es difícil entender todo lo que está pasando en la política estadounidense, sobre todo si se está a medio mundo de distancia y en un continente con ópticas y ritmos de vida tan distintos a los norteamericanos, hay que prestar especial atención a lo que se difunde en los medios de comunicación y en las redes sociales, pues siempre cuesta ponerse en la situación de una realidad que, al fin y al cabo, es desconocida para esta sociedad.

“Como periodista que fui, sé que la carnaza es lo que vende, y todo depende de la línea editorial de cada medio. Creo que a veces se da demasiada importancia a los personajes que hacen alguna locura que otra, y tristemente se generaliza a todos los americanos por ello”, manifiesta Emilio Caballero, quien además asegura que “por suerte nunca me he sentido en peligro por las armas ni he visto a ninguno de esos ‘personajes’ en acción”.

Haciendo balance sobre la legislatura de Donald Trump durante estos últimos cuatro años, Emilio destaca que el todavía presidente “ha manejado la economía como pocos antes que él. Es un AS para los negocios y lo ha demostrado recuperando la economía del país, apoyando y peleando por el producto americano y por los americanos (sobre todo, los granjeros) y devolviendo a Estados Unidos a la élite mundial“. Sin embargo, por otro lado, el andaluz resalta como punto negativo “la cantidad de odio que este señor ha generado durante el proceso. Por luchar tanto por la supremacía americana, ha generado mucha animadversión, y personalmente creo que el problema ha sido la actitud y la forma de comunicar sus ideas”. Además, “ha hecho mucho daño a la inmigración (cosa que siempre fue su idea), una gran parte de los ciudadanos que levanta la economía de este país”. Este asunto afecta personalmente a la vida de Caballero, pues “por sus decisiones estuve meses separado de la que ahora es mi esposa porque suspendió casi todos los procesos migratorios; se excusó en la pandemia, pero literalmente detuvo procesos que la misma constitución defiende, y de hecho ha habido muchos litigios contra él sobre estas decisiones, y los ha perdido todos”.

“Por sus decisiones -de Trump- estuve meses separado de la que ahora es mi esposa porque suspendió casi todos los procesos migratorios”

Al día siguiente del asalto al Capitolio de Washington D.C., las redes sociales bloqueaban los perfiles de Donald Trump, alegando Twitter “riesgo de violencia”. Por su parte, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y dueño de Instagram (otras de las redes sociales que eliminaron la cuenta del presidente estadounidense), informó de que el bloqueo se mantendrá “de manera indefinida y al menos durante las próximas dos semanas”. Con respecto a esto, Emilio Caballero piensa que se trata de “una decisión muy complicada para el CEO de Twitter, pero creo que ha sido por acumulación. Al ser una persona muy activa en redes sociales (con más de 26.000 tweets durante el tiempo de su mandato) sus opiniones afectan demasiado a la manera de pensar y actuar de sus seguidores, y por desgracia muchas han sido demasiado negativas”.

Una hipótesis sobre el futuro político en Estados Unidos

Está claro que las cosas cambiarán a partir del 20 de enero, cuando dé comienzo la presidencia de Joe Biden, pero el cómo aún es una incógnita. No obstante, el jiennense cree que el mandato del demócrata se definirá “en una palabra: diplomacia“, y opina que tratará de “defender a Estados Unidos por encima de todo, pero sin necesidad de ser un bully (abusón). Y quizá volver al camino del Obama Care para brindar una mejor y menos costosa sanidad a todos los americanos”.

A pesar de que los tribunales estadounidenses han rechazado ya en torno a 60 impugnaciones a la victoria de Biden, lanzadas por Trump, Emilio cree que los que se han revelado, “los más radicales”, no acabarán por admitir el triunfo del demócrata: “Ya sabemos que cualquier radical, cuando cree en ello, es difícil de cambiar su manera de pensar”.

Dos perfiles presidenciales contrapuestos

Estados Unidos se dividió en ‘dos Américas’ durante las elecciones, de manera ideológica, y con un orden aparentemente geográfico. En el extremo oeste, en California, Joe Biden se adjudicó los 55 votos electorales que se repartían allí, mientras que en la Costa Este, en Florida, era Donald Trump quien se llevó los 29 votos de este estado.

Ambos candidatos son muy diferentes el uno del otro. Emilio dice del demócrata que “su vida ha estado ligada a la política y este es el culmen de su carrera, algo que me parece casi de película, pero considero que es un poco mayor para el puesto -tiene 78 años-. Estados Unidos necesita gente joven con nuevas ideas, más vitalidad, menos vulnerabilidad. Hay muchos políticos jóvenes que vienen pisando fuerte en el partido demócrata, pero son demasiado liberales para un país como Estados Unidos, pero hay otros que se sitúan en ese punto intermedio perfecto para liderar el país”. En relación a esto, Emilio valora la posibilidad de que en las próximas elecciones, dentro de cuatro años, “Kamala Harris pudiera ser candidata y ser la primera mujer y de color en ocupar la presidencia, pero ya veremos”.

Durante la campaña electoral, se difundieron a través de las redes sociales (llegando incluso a Europa), vídeos de Joe Biden con actitudes extrañas en relación a niños y mujeres, quizá “demasiado cariñoso”. Pero, ¿era esto un intento de manipulación del partido republicano para dejar mal a Biden antes de las votaciones? “Por supuesto que la oposición siempre compartirá lo negativo de sus rivales, y no esperaba menos de los republicanos. Biden es el típico hombre mayor que siente debilidad por su familia, muy extensa, y es bastante cariñoso, por lo que es fácil utilizar eso en su contra. Como ejemplo, los españoles somos demasiado cariñosos y besucones para una sociedad como la norteamericana”, explica Emilio.

“Aquí todo es política y el interés personal va tristemente por delante de los valores en muchas ocasiones”

Respecto a la figura de Donald Trump, es increíble ver que personas cercanas al presidente, que fueron afines a sus ideas, se han mostrado finalmente muy críticos con él. “Personalmente, creo que al principio estaban obligados por su situación de cercanía con el presidente, pero han terminando desmarcándose, porque han visto todos los errores cometidos. Algunos del partido republicano le apoyaron rotundamente hace unas pocas semanas, y ahora de repente le critican para allanar posibles candidaturas a la presidencia en el futuro. Aquí todo es política y el interés personal va tristemente por delante de los valores en muchas ocasiones“, concluye el andaluz Emilio Caballero.







Se el primero en comentar

Deja un comentario