Gala, la ‘supermascota’ de los alumnos del Fuentenueva

Este centro de Granada capital pone en marcha un proyecto de terapia asistida por animales

Gala, la supermascota del colegio Fuentenueva_Sara Castaño (2 de 3)
Los alumnos aprendiendo los colores con Gala | Foto y vídeo: Sara Castaño
María Soldevilla MéndezMaría Soldevilla Méndez
0

Esta será la última semana de Gala con los alumnos de preescolar del colegio Fuentenueva. Gala es una Golden de dos años y medio adiestrada por su dueña, Irene Maldonado, para el trato con niños. Irene es técnico de terapia asistida por animales, y lo que empezó para ella como un trabajo de fin de máster, acabó convirtiéndose en un proyecto de investigación llevado a cabo en este colegio de Granada.

El objetivo de dicho estudio es hacer de Gala un elemento motivador para ir a clase para los más pequeños. Como dice la tutora del aula, «los niños tienen ganas de venir al colegio”. Además, aprenden de la mano de Gala los colores o las normas básicas como, por ejemplo, tirar los papeles del suelo a la papelera, tarea que también sabe hacer la perra. “Es un método más visual, si el perro recoge los papeles, ¿cómo no lo van a recoger los niños?”, explica Maldonado, que está presente en todo el recorrido de la investigación.

Además de Irene, también es coordinadora del proyecto la tutora de la clase, Carmen Ferre. De esta manera, ambas diseñan las sesiones y se prepara al perro para ellas, junto con los profesores, para buscar a qué objetivos hay que aspirar dependiendo de los alumnos. “No se trata de meter a un perro a lo loco en el aula, todo está pensado y controlado por profesionales”, aclara Luis Pinto, director del centro.

El proyecto consta de tres semanas, en las que, de forma gradual y paulatina, se van reduciendo los tiempos del perro con los alumnos. La finalidad de esto es que los niños se vayan acostumbrando poco a poco a estar sin Gala, pudiendo adaptarse de forma natural a las clases cuando acabe el periodo del proyecto.

En la primera semana, el objetivo es aliviar la separación con los padres y la pena que esto conlleva. “Para mí, el mayor choque fue el primer día, que es cuando los niños más lloran, sin embargo, al entrar Gala, los niños dejaron de llorar al ser un elemento nuevo”, cuenta Ferre. Al pasar esta primera semana, el propósito pasa a ser el aprendizaje de los niños a través del perro. Memorizan los colores, aprenden a ponerse en fila, a quedarse sentados y a respetar sus turnos.

Una vez terminada la investigación, se comprueban los resultados comparando a la clase de control, en la que está Gala, con la que ha llevado a cabo el sistema tradicional. Además, se realizan unos cuestionarios en cada una de las casas de los alumnos, cuyas respuestas se cotejarán con las obtenidas en unos cuestionarios iguales a los que se hicieron antes de empezar el proyecto.

“Mi intención es que lo que ha empezado siendo algo innovador, se convierta en algo habitual”, comenta Pinto, ilusionado con lo que se está consiguiendo gracias a Gala, la ‘supermascota’ de Fuentenueva.



Se el primero en comentar

Deja un comentario