Las familias de un colegio de Huétor Vega sin director vuelven a alzar la voz: "Estamos desamparados"

A falta de dos semanas para el inicio del curso escolar, el centro educativo sigue sin tener una directiva y plantilla de maestros establecida

F35E135A-4774-434B-89C3-FA848F7B95E9
Cartel de la protesta organizada por los familiares de los alumnos contra el cese del director | Foto: Archivo GD
Ainoa Morano
0

A falta de poco más de quince días para que arranque el curso escolar 2022/2023, el CEIP Nuestra Señora de las Angustias de Huétor Vega sigue sin director y sin un claustro de profesores definido. Esta historia comenzó el pasado mes de junio, justo en la fiesta de fin de curso del centro. Cuando todo debía ser felicidad y alegría porque comenzaban las ansiadas vacaciones de verano, Eduardo Ubago, director del colegio en aquel momento, comunicó a las familias que no continuaría al frente de la dirección el próximo año.

Los familiares de los alumnos allí presentes quedaron atónitos ante el anuncio, no entendían qué estaba pasando. La sorpresa vino al conocer que su no continuidad no era una decisión personal, si no que se trataba de una marcha obligada. Como es habitual, los centros escolares se someten a inspecciones de Educación para controlar que el funcionamiento del colegio vaya según lo establecido y que los profesores y la dirección desempeña su trabajo como es debido. Sin embargo, según el inspector designado al Nuestra Señora de las Angustias, Eduardo Ubago no había realizado una buena gestión del centro en los últimos cuatro años, por lo que debía ser destituido.

En el momento que los familiares tuvieron constancia de este informe desfavorable hacia su director entendieron que debían hacer algo, su voz debía ser escuchada. Los familiares de los alumnos se concentraron a las puertas del colegio para pedir la continuidad de Eduardo. No sirvió. El malestar y el descontento continuaba ante la falta de respuestas y desde el AMPA Sierra Nevada recogieron cerca de 1.000 firmas para presentarlas a la Delegación de Educación en apoyo a su director. Nada cambiaba.

Secretismo absoluto en torno a los motivos del cese. En un principio el Consejo Escolar desconocía el contenido del informe, sin embargo, según las últimas noticias, Ubago solicitó este documento y por fin ha podido hacerse con él. Desde el AMPA informan que el exdirector del centro "no está de acuerdo con lo que se detallaba y ha presentado un recurso de reposición rebatiendo cada punto de dicho informe".

La última bala de los familiares ha sido solicitar una reunión de urgencia con la delegada de Educación para pedir explicaciones y trasladarle, no solo el descontento de la comunidad educativa, sino también todo el apoyo con el que cuenta Ubago ante una decisión que consideran "injusta". Este medio ha tratado de ponerse en contacto tanto con el director como con parte del profesorado, pero estos han preferido no dar declaraciones al respecto.

Incertidumbre y falta de respuestas

Alicia Isabel Muros es una de las tantas madres de alumnos afectados por esta decisión. Según el reglamento de Educación, el cese de un director puede producirse por el "incumplimiento de los objetivos fijados en su candidatura", sin embargo, la versión de los familiares dista mucho de la supuesta falta de consecución de los objetivos. "Eduardo ha peleado para que nuestro colegio crezca, para que tenga cada vez más alumnos, más horas de la logopeda, más monitores y más profesores. Ha luchado por nuestro colegio cada día".
La entrevista resalta no solo su trabajo en el centro educativo, sino también su trato con los padres y madres de los alumnos. "Edu", como lo llaman cariñosamente y con gran confianza, "siempre ha sido muy cercano con nosotros, nos ha atendido a cualquier hora y, sobre todo, hizo una gran gestión del centro durante la pandemia y atendió todas nuestras dudas. Eran momentos difíciles y él supo estar al pie del cañón".
Tras la destitución de Ubago, el claustro también dimitió por lo que la incertidumbre a falta de unas semanas para que arranque el nuevo curso escolar. "Los pequeños regresan a las aulas el día 12 de septiembre, pero los maestros ya deben estar allí el día 1. Normalmente tenemos una reunión con el profesorado para conocer cómo va a discurrir el curso, pero este año no sabemos nada. Los pequeños de tres años, que entran nuevos al colegio, siempre tienen una reunión de bienvenida para darle algunas pautas a los padres, de momento, no se sabe nada. No sabemos como va a funcionar el centro".
Alicia reconoce sentirse "desamparada" al igual que el resto de familias y cuenta que ella tiene dos hijos, uno de cuatro años que sí continuará con su misma tutora del curso anterior y otro que pasa a segundo de Primaria para el cual "no sabemos que maestra o maestro tendrá ya que la del pasado año no tenía plaza y ya no continúa en el centro".

 

 







Se el primero en comentar

Deja un comentario