El Covirán Granada se impone al CB Prat en el último encuentro del año ante los suyos (85-54)

Los de Pablo Pin no fallaron en su cita con el colista de LEB Oro con un Alo Marín con 21 de valoración y 18 puntos

Fundacion CB Granada - CB Prat
El Covirán se impuso al CB Prat | Foto: Antonio L. Juárez
José L. Moreno
0

Después de la victoria conseguida en Palma de Mallorca, el Covirán Granda se despedía ante el CB Prat del Palacio de Deportes en 2019. Un año mágico para el club rojinegro que comenzó con la conquista de la Copa LEB Plata y continuó con el ascenso a LEB Oro.

El conjunto rojinegro recibió al CB Prat con la intención de lograr su segunda victoria consecutiva. Su rival, el colista de la competición. Una oportunidad que los de Pablo Pin no podían dejar escapar ante los suyos. Un contundente 85-54, con un Alo Marín con 21 de valoración y 18 puntos, fue lo mejor de la noche.

Los catalanes comenzaron enchufados a los pies de Sierra Nevada, pero un par de perdidas en ataque seguidas y el acierto del Covirán Granada bajo la canasta empezó a poner el choque a favor de los locales. Rubio, Pardina y Marín empezaron a lubricar la bola.

El primer cuarto podría haber ido mejor para los de Pablo Pin, pero Musa, Gluditis y Sena comenzaron a carburar por parte del Prat. El equipo de Daniel Mirat no había venido a Granada a pasear su condición de colista de LEB Oro. Ambos conjuntos se fueron al final del primer cuarto con un 22-14.

El segundo cuarto comenzó como el primero, con un Covirán enchufado bajo el aro catalán. Bortolussi, Olmos y Carlos Corts supieron leer el ataque del Prat y la defensa se convirtió en la mejor arma rojinegra. Pero acabó como el inicio del partido. El equipo de Pin consiguió un parcial de 16-10, llegando al descanso 38-24.

Después del descanso, los de Pablo Pin subieron el ritmo a la hora de conceder ventaja a su rival. Alo Marín se puso el traje de Papá Noel y se echó el equipo a la espalda. Comenzó a regalar canastas a su afición. Consiguió nueve puntos en los minutos del tercer cuarto que estuvo sobre la pista. Fue aquí cuando la sombra de una posible reacción por parte del Prat se esfumó.

El CB Prat tiró la toalla en el último cuarto del encuentro. Los últimos compases se convirtieron en una fiesta ante la pasividad del equipo visitante. Pero, hubo tiempo para que Alo Marín siguiera gustándose con la camiseta rojinegra. Una fiesta a la que se unió Iriarte y Parra, con buenas actuaciones.



Se el primero en comentar

Deja un comentario