El auxiliar administrativo acusado niega haber accedido al historial clínico del exviceconsejero de Salud tras su difusión en redes

"Yo no fui" o "no tengo interés en conocer el historial de Martín Blanco" son algunas de las declaraciones ante la Audiencia de Granada de este trabajador del Servicio Andaluz de Salud

juicio Audiencia Granada auxiliar administrativo
La Fiscalía ha mantenido su petición de dos años de prisión y multa de 4.500 euros para él durante el juicio | Foto: E.P.
E.P.
0

El auxiliar administrativo del Hospital del Campus de la Salud de Granada acusado de acceder en 2016 al historial clínico del entonces viceconsejero de Salud de la Junta de Andalucía, Martín Blanco, el cual fue difundido en redes sociales, ha declarado que “jamás” accedió a esta información, aunque conste que se hizo usando sus claves de usuario.

“Yo no fui” o “yo no he vulnerado ninguna barrera de seguridad impuesta por el SAS” y “no tengo interés en conocer el historial de Martín Blanco” son las declaraciones de este jueves ante la Audiencia de Granada este trabajador del Servicio Andaluz de Salud (SAS) desde hace 34 años que está acusado de un delito de revelación de secretos.

La Fiscalía ha mantenido su petición de dos años de prisión y multa de 4.500 euros para él durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, y donde han sido llamados a declarar como testigos el exviceconsejero de Salud y el doctor Jesús Candel, conocido en las redes sociales como ‘Spiriman’.

Martín Blanco, que rehusó en su momento ejercer la acusación particular en el proceso, ha relatado que tuvo conocimiento de lo que había pasado cuando unos amigos le llamaron “preocupados” tras conocer a través de las redes sociales que había tenido un infarto, si bien él ha explicado que tuvo una dolencia cardiovascular un tiempo atrás.

Dada “la campaña de difamación que hay contra él, decidió ponerse en contacto con el hospital, que realizó una investigación interna en la que determinó que habían accedido a su historial clínico dos médicos que le trataron y una tercera persona que resultó ser este auxiliar administrativo. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) inició entonces un procedimiento sancionador y puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

Entre los testigos ha declarado un trabajador que denunció en 2017 ante responsables del centro y por redes sociales que había “un problema de seguridad” en el sistema informático que se usaba en el SAS por el que las sesiones de los profesiones se quedaban abiertas, permitiendo a cualquier persona acceder a través de ellas. Esta situación también la ha narrado el acusado, explicando que las contraseñas se quedaban memorizadas incluso estando la aplicación cerrada.

Candel, que ha ido en calidad de testigo propuesto por la defensa, finalmente no ha declarado después de que el presidente del tribunal no aceptara determinadas preguntas por entender que no estaban directamente relacionadas con los hechos enjuiciados. El médico ha expresado públicamente su malestar afirmando que es una “vergüenza” y ha abandonado la Sala tachando de “sinvergüenza” a Martín Blanco. El presidente del tribunal ha recordado a este último que puede denunciarle por estos hechos, aunque él ha descartado esta opción.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario