La Casa-Museo de Lorca en Valderrubio recupera objetos pertenecientes a la familia

Consuelo Ruiz Rodríguez, vecina de Valderrubio, ha querido que el regalo que Concha García Lorca hizo a su madre en el día de su boda vuelva a la actual Casa-Museo

Processed with VSCO with hb1 preset
Algunos de los objetos devueltos a la Casa-Museo FGL | Gabinete
GabineteGabinete
0

Se trata de un juego de jarra con cuatro vasos de cristal fino rojo. Gracias a esta vecina de Valderrubio ahora vuelven a la vivienda de la que salieron hace años, cuándo la familia García Lorca vivía en ella. A partir de ahora, los visitantes podrán disfrutar de este objeto original de la familia en la Casa-Museo Federico García Lorca.

La historia:

La hermana de Federico García Lorca, Concha, se lo regala a la madre de Consuelo, Aurelia Rodríguez Callejas, cuando se casa con el que sería el padre de Consuelo. En la boda, sus padres también tuvieron la oportunidad de conocer al marido de Concha, Manuel Fernández Montesinos (médico y Alcalde de Granada en 1936). Por aquel entonces no estaban casados aún.

La abuela de Consuelo y su madre vivían entonces frente a la casa de la familia García Lorca en la calle Iglesia y cosían para ellos. Por ese motivo, su madre (Aurelia) se hizo amiga de Concha García Lorca.

Nos cuenta Consuelo que Federico, cuando iba al colegio, solía repartir casi todo lo que llevaba en su maletín, incluso la ropa, entre sus compañeros. “A veces volvía hasta sin zapatos”, ríe Consuelo mientras rebusca entre sus recuerdos.

Otra de las anécdotas que contó su madre a Consuelo, referente a Federico y a la relación con su familia, acontece en los paseos del poeta al Río Cubillas, que inspiraron sus primeros versos: “Se fue Federico un día al río y volvió con los calzones rotos. Él iba a escribir allí. Al entrar por el pueblo se rieron de él (Juan Navarro y otros muchachos que no recuerdo). Doña Vicenta pensó mandarle todos los días una silla chica para que no estuviera sentado en el suelo. Le daba a mi tío algo de merienda y mi tío iba volado a llevarle la silla a Federico”.

Cuando la familia García Lorca se marcha de Valderrubio, rememora Consuelo, “venían de visita la señorita Concha e Isabelita” (como las llama ella), a la casa de los caseros en la que por aquel entonces vivía Juan Mata. Al marcharse de España muchos de los objetos se repartieron entre familiares y amigos. Otros, como este juego de jarra que ahora podremos contemplar, se quedaron en las manos de vecinos de la localidad que los han guardado durante años.

La familia de Consuelo tuvo un comprador interesado hace años, justo cuando atravesaban un mal momento económico, que les ofreció 15.000 pesetas por el juego. Sin embargo, por el valor sentimental y significado que tenía para ellos, al haber sido un objeto que perteneció a la familia García Lorca y un regalo, no quisieron desprenderse de él.

Gracias a aquella decisión, y al desinteresado gesto de Consuelo en estos días, hemos podido recuperar este objeto que se inscribirá en el registro de donaciones e inventario de la casa. Desde ‘Valderrubio en Lorca’ y el Ayuntamiento de Valderrubio le transmitimos nuestro más sincero agradecimiento.







Se el primero en comentar

Deja un comentario