Jueves, 19 Abril, 2018

            

Se cumplen 495 años desde que se puso la primera piedra de la Catedral de Granada

Fue el 25 de marzo de 1523 cuando comenzó a edificarse este enclave de referencia en la capital

Recorte de prensa de la edición de 'La Hoja del Lunes' del 25 de marzo de 1957
Redacción


image_print

Hoy, 25 de marzo, se cumplen exactamente 495 años desde que se puso la primera piedra de la Catedral de Granada. Un enclave histórico en el día a día de la capital y una referencia arquitectónica de primer nivel que hoy está de enhorabuena. Ya lo señaló en 1957 la sección ‘Efemérides Granatenses’ del diario ‘La Hoja del Lunes’, que por aquel entonces felicitó el 434 cumpleaños.

Fue el arzobispo Antonio de Rojas quien tuvo el honor de dar este primer paso. Tuvieron que pasar 180 años para que la obra se diera por culminada en 1704. Como recoge la crónica de ‘La Hoja del Lunes’, la consecución de la obra significó “para alguno el más insigne templo de la Cristiandad, después del del Vaticano en Roma” e incluso se señala que hubo quien lo consideró de “octava maravilla”.

Para entender la historia de la edificación es indispensable acudir al proyecto de ciudad imperial que proyectó Carlos V, quien quiso proseguir las indicaciones iniciadas en 1492 por los Reyes Católicos. “Como la Reina doña Isabel había expresado su deseo de que la Catedral se instalase en la Mezquita mayor de los moros, que ocupaba el sitio del actual Sagrario”, indica el apunte de prensa de la efeméride.

Sin embargo, no fue hasta 1505 cuando la idea de la catedral comenzó a dar sus primeros trazos. Fue el arquitecto Enrique Egas quien presentó el primer proyecto de esta edificación, con un estilo gótico. El burgalés Diego de Siloé –quien cogió el testigo en 1528– fue el encargado de proseguir los primeros pasos de Egas y decidió virar hacia un estilo renacentista.

Fragmento de ‘La Hoja del Lunes’

Ese fue el gran logro de Siloé, conseguir levantar una pieza arquitectónica renacentista sobre la base gótica anterior. Por este motivo se tuvieron que cambiar los planes iniciales y en lugar de proyectar dos torres se quedó solo una y además se le tuvo que rebajar la altura porque los cimientos anteriores no hubieras sido capaces de soportar la carga.

“Una lástima que no se pudieran erigir completas las dos grandes torres proyectadas, en vez de resignarnos a tener solo una y chata. La Catedral de Málaga tampoco tiene las dos torres proyectadas, pero al menos, una está completa”, apuntó ‘La Hoja del Lunes’ hace 61 años.

Posteriormente destacaron en la obra de Siloé la Puerta del Perdón, la Portada de San Jerónimo y la de la Capilla Real; todas ellas consideradas obras cumbre del renacimiento. Siloé no fue el encargado de realizar la “hermosa” fachada principal del templo, esta construcción corrió a cargo de Alonso Cano como bien se encargó de señalar la ‘Efeméride Granatense’ de 1957.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *