Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

Samper encuentra su mejor versión con el trivote

El centrocampista cedido por el Barça ha mostrado un alto nivel en los últimos dos partidos, ante Sevilla y Málaga, coincidiendo con el último cambio de sistema de Alcaraz

Sergi Samper, durante el partido en Los Cármenes ante el Sevilla | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

 

Cuando algo va mal, lo mejor es cambiarlo. Y hacerlo hasta que consigas ver una mejora significativa. Esto es lo que ha hecho Lucas Alcaraz desde que llegó al banquillo del Granada CF. Se encontró una plantilla con depresión diagnosticada, y ha ido probando medicamentos sin descanso, hasta encontrar un tratamiento adecuado.

Uno de los jugadores al que mejor le está sentando este nuevo tratamiento es Sergi Samper. El centrocampista cedido por el Barça ha mostrado su mejor versión en los últimos dos partidos, ante Sevilla y Málaga. Esa versión en la que Samper ocupa todo el mediocampo sin discriminar, da ritmo al equipo con su primer toque y se anticipa a todo lo que pasa por su zona. La versión por la que ídolos del barcelonismo como Xavi Hernández le señalan como un posible sustituto de otro mito español como Andrés Iniesta.

Este nivel mejorado llega coincidiendo con el último cambio de sistema de Alcaraz. Con el trivote. El técnico granadino no es muy dado a hablar sobre tácticas, pero desde su reestreno en el Calderón ha jugado con 4-2-3-1, 4-4-2, 5-4-1 o 5-2-2-1. Ante el Sevilla probó con un sistema de 4-1-2-2-1, que se puede traducir como un 4-3-3.

Sergi Samper ejerce como el ancla entre defensa y ataque. Se coloca por delante de la defensa y por detrás de dos centrocampistas interiores que le arropan y completan el trivote. Éstos son Uche Agbo y Andreas Pereira. El primero pone la potencia, el físico y el sacrificio; Andreas da magia, creatividad y llegada al área. Entre los tres abarcan toda la medular, incluso permiten cierta liberación a los más jugones, Carcela y Boga.

Cuestionar la calidad de Samper es como cuestionar a uno de los grandes futbolistas actuales del momento cuando tenían 22 años y apenas llevaban diez partidos en la élite. Samper está madurando a marchas forzadas. En su equipo, el Barça, están gigantes como Busquets, Iniesta, y en menor medida, Rakitic o Andre Gomes. En otras circunstancias, Samper ya pertenecería a la primera plantilla del club catalán, pero ha preferido crecer en Primera División, en Los Cármenes, con lo que eso conlleva.

Llegó a Granada seducido por el ‘jogo bonito’ de Jémez, por el mismo que acabó en la UCI por falta de confianza y seguridad. Incluso se rumoreó con que el bueno de Sergi quería marcharse, ávido de minutos sobre el césped. Y es que empezó el curso sin tono físico. Pasó del aeropuerto al césped, donde se encontró con un grupo de desconocidos a los que tenía que liderar. Mucha tela.

Alcaraz ha sabido introducir al canterano de La Masía poco a poco, empezando desde el banquillo y finalmente dándole la titularidad, como ha hecho de forma similar con Saunier, Gabriel Silva o Boga, otros tantos que parecían que estaban con un pie fuera en el mercado de fichajes de invierno.

Ahora, Samper sí manda. Tiene edad de becario, pero apunta a ejercer como ‘jefazo’ rojiblanco horizontal sobre el terreno de juego. Un lujo por el Zaidín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *