Miércoles, 18 enero, 2017

Genny Fenny: la mafia está en la calle

Y más cerca de lo que piensas



image_print

Mientras realizábamos  una performance en Nápoles,(más concretamente , en la Piazza Garibaldi) que consistía en repartir 6000 periódicos ficticios de los 6000 asesinados que llevan en su fatídica cuenta la mafia napolitana, como si se tratara de una editorial de la propia camorra (considerada la segunda organización criminal más peligrosa del planeta detrás de la Ndrangeta ) se presentaron dos camorristas para saber que eran esas hojas que ponía en portada “Il corriere de la camorra”

Con tan mala suerte para nosotros que en el contenido del periódico pusimos a un famoso cantante neomelódico llamado Alessio , que resultó ser amigo personal de  uno de ellos de nombre Genny Fenny, curiosamente de profesión director de cine, actor, productor y cantante neomelódico (parte folclórica de la camorra, similar a los cantantes de los narcocorridos en México que cantan las virtudes y logros de los clanes)

Genny Fenny  asociado a los clanes, defensor sin tapujos de la camorra dirigió un aberrante film con el inquietante nombre de  ‘Sodoma, la scissione di Napoli‘.

Con la llegada de Genny Fenny  y cuatro camorristas que vinieron posteriormente acompañando al personaje secundario que aparece durante la grabación hasta que se percata de la cámara (evidentemente  peligroso y de ahí su reacción de ocultarse al ver la cámara)  tuvimos que paralizar inmediatamente la acción.

¿Cómo es posible que un analfabeto funcional como es Genny Fenny consiga presupuesto para realizar un largometraje y sea exhibido en las televisiones italianas si la calidad de lo que hace es paupérrima?

Nota de los autores: dos días después de marcharnos de Italia en el piso que vivíamos asesinaron a dos trabajadores de una floristería situada abajo, porque un día antes, un boss en decadencia, pasó delante de los dos hombres y consideró que no lo habían saludado con el debido respeto, descerrajándoles un tiro en la cabeza a cada uno de ellos.
 

Un artículo de Fresas en Bagdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *