Viernes, 20 enero, 2017

El Granada CF afronta una preparación de dos semanas para recuperar sensaciones

La plantilla y el cuerpo técnico inician su trabajo en Armilla con la mirada puesta en las diez jornadas que restan para la finalización del campeonato

Granada CF en uno de sus partidos | Foto: Fernando W. Alanzor


image_print

Las semanas han ido avanzando hasta llegar al parón obligado por los compromisos de la Selección Española de Fútbol. Dos semanas completas hasta que el Granada CF vuelva competir en el Estadio Santiago Bernabéu. La fecha señalada como Domingo de Resurrección dará conclusión a la Semana Santa. El Real Madrid será el rival, a priori, inalcanzable a las posibilidades de los rojiblancos por presupuesto y por situación en la tabla, aunque este deporte sigue siendo fútbol.

Abel Resino ha declarado en varias ocasiones que lo esencial es llegar con posibilidades a las últimas ocho jornadas, ya que las prestaciones de la plantilla subirían considerablemente, al tener bastantes caras nuevas desde el mercado invernal. Hasta este momento son diez las fechas restantes y aunque hay un receso competitivo estará en el punto de mira los dos siguientes choques. La visita a tierras madrileñas y el partido ejerciendo como local ante el Celta de Vigo en el Estadio de Los Cármenes será lo que depara el calendario próximamente.

El equipo ante el cuadro armero se mostró bloqueado, sin capacidad para generar demasiado peligro y por lo tanto dándole continuidad a su sequía goleadora, la más baja del campeonato. Los resultados producidos en el desarrollo de la jornada invitaban a salir del ‘infierno’ después de trece semanas. No ocurrió así finalmente. El único dato positivo, a nivel estadístico, fue descontar un punto con el corte de descenso y ahora situarlo a dos de diferencia.

El cuerpo técnico dirigido por Resino tiene por delante dos semanas de trabajo, para recuperar la confianza de un grupo de jugadores que no terminan de tener continuidad en los resultados. El rendimiento físico de los recién salidos de lesiones, como es el caso entre otros de Jeison Murillo y Rubén Rochina, también estará en la mira del técnico toledano.

Los entrenamientos previos al choque ante la SD Éibar fueron los primeros en tener toda la plantilla disponible. Algunas piezas que llegaron como refuerzo en diciembre aún no han encontrado su sitio en el equipo titular habitual. El sevillano Juan Cala o el portugués Daniel Candeias están prácticamente inéditos y el asturiano Adrián Colunga ha actuado con ‘cuentagotas’. En la fase final de la liga en la cual nos encontramos y con las diferencias tan reducidas entre un buen número de equipos, el tener una amplia plantilla preparada podría ser la clave y la llave para la salvación.

La visita al Bernabéu puede suponer la aparición de algún jugador más para buscar el objetivo. Seguro que el de Velada lo agradecería, ya que inquiere la solución a la productividad de puntos, con cambios en la alineación semana tras semana. Recuperar la mejor versión de las piezas más cotizadas y que alguien se suba al barco del rendimiento y el protagonismo en el equipo granadino, también tendrá cabida en la libreta del míster.

Las jornadas finales de cada campeonato liguero suelen dejar resultados poco habituales, por la necesidad de unos y el conformismo de otros bien posicionados pero sin objetivos claros. Todo suma y todo cuenta. Diez choques por delante, bastantes equipos con la misma pretensión de permanencia en Primera División y un calendario con algunos duelos directos.

La preparación se inicia este martes 24 de marzo, en la Ciudad Deportiva de Armilla, con dos semanas completas de trabajo antes de volver a competir al máximo nivel. Se hará larga la espera para el abonado y aficionado, sin embargo a Abel Resino le servirá para ajustar el engranaje de la nave rojiblanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *