Viernes, 26 Mayo, 2017

El Coviran Granada inicia la segunda vuelta con victoria (67-60)

Triunfo ajustado y gris de los nazaríes, que no consiguieron dar con su mejor juego ante los colistas de la categoría

Schoof, Stone y Jorge Fernández durante el Coviran Granada-Viten Getafe | Foto: Román Callejón
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Coviran recibía la visita de Viten Getafe, último clasificado de la tabla y con una racha negativa de cuatro derrotas. Tras la victoria de la semana pasada ante Tarragona (séptima victoria), los de Pablo Pin cumplieron, sin más, con la obligación de seguir en el camino del triunfo para no perder la órbita que siguen Araberri, Lucentum y Sammic, con ocho victorias cada uno al comienzo de esta jornada y un enfrentamiento directo entre Sammic y Lucentum.

Los primeros tres minutos fueron de lo más extraño en el Coviran, como lo fue el primer cuarto en general. Tan solo Duane James, que monopolizó casi todos los puntos de su equipo (9/11) pudo contrarrestar lo dormido que salió el quinteto inicial, formado por Jesús Fernández, Berni, Didi, Schoof y el propio James.

Muchos fallos bajo canasta y en posición cómoda provocaron que Pablo Pin cortara radicalmente y pidiera tiempo muerto para apuntar algo que se escapó antes de salir al parqué del Palacio. Lo de James con la afición nazarí es capitulo aparte. El Rey Mago particular de la Fundación levanta al Palacio en cada una de sus acciones, no sólo por que lo está representando en el tiempo que lleva en Granada sino porque está en estado de gracia. Marca la diferencia.

Este inicio irregular supo aprovecharlo Getafe sin complejos. Se mantuvo los diez minutos casi al completo por delante en el marcador. El primer cuarto dejó un marcador muy corto y un resultado favorable a los madrileños, con cuatro puntos arriba (11-15).

Tan solo cinco minutos del segundo cuarto necesitó el Coviran para igualar los puntos que hizo en el primero, evidencia de los malos diez minutos que dieron comienzo al partido. Luis López se soltó la mano para apuntarse tres triples y terminar como máximo anotador con doce puntos. Impresionante el acierto de Luis, que levantó a los presentes desde la línea de tres y adelantó al Coviran en el marcador al ecuador del cuarto.

El Viten Getafe siguió a lo suyo, sin mirar el electrónico, con los puntos muy repartidos entre Marvin (7), Martínez (5), Hidalgo (5), Moreno (5) y Mendiola (6). Sin embargo, el mayor acierto de los locales, en especial en lanzamiento de triple, dio paso a la ‘remontada’ en el marcador, que se fue al descanso 39-31.

El tercer cuarto transcurrió entre idas y venidas en el marcador. El Coviran logró ponerse con una ventaja de hasta ocho puntos, pero el partido se volteó inexplicablemente para un Getafe que logró ponerse a un punto de los rojiverdes con gran acierto por parte de Maximiliano Sole y Moreno. Un triple de Duane James al filo del final facilitó que la sangría no fuera tan dura, yéndose un 50-46 al cuarto final y decisivo.

El último cuarto dejó claro que el partido del Coviran no fue el mejor, si en términos de espectáculo nos referimos. Los últimos diez minutos fueron una sucesión de fallos por parte de ambos equipos. A falta de tres minutos, el Coviran tan sólo había apuntado siete puntos en el tanteador, por los ocho Getafe. Hasta el final pudo haberse decantado el encuentro para el otro lado.

Ahí apareció la figura de Berni Castillo, hasta entonces inédito, que dejó claro quién manda en el Palacio. Un triple para despertar del letargo de casi todo el equipo. A estas alturas, el resultado era lo único que importaba. Schoof respondió con otro triple las acometidas de Getafe, yéndose seis arriba los locales.

Segunda victoria consecutiva para los de Pablo Pin en casa y primera de la segunda vuelta. Triunfo trabajado, raro donde los haya, y de los que advierte que en esta LEB Plata no hay rival pequeño. El Viten plantó cara a los andaluces y a punto estuvo de dar la campanada. Como subir en triciclo cuesta arriba fue todo el partido para el Coviran, a excepción del segundo cuarto donde si logró rozar un buen nivel y que tuvo mucho que ver del resultado final.

Le costó dar con la tecla, pero entre James, Luis López, los siempre necesarios y certeros puntos de Jesús Fernández y el gran sacrificio del equipo en defensa, la balanza se declinó para casa, ahí donde la afición nunca falla y te hace salir con los oídos pitando del Palacio de Deportes.

La próxima jornada, el Coviran visitará la cancha del Xuven Cambados, donde una tercer triunfo les permitiría seguir soñando con alcanzar la parte alta de la tabla que se perdió a partir de mediados de noviembre, y que en la segunda vuelta, a buen seguro, buscará recuperar para seguir soñando en Oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *