Miércoles, 25 Abril, 2018

            

Amaranta Cano: “Mi padre hubiera estado muy orgulloso de lo que hemos conseguido“ | Vídeo

La hija del cantautor granadino se muestra ilusionada con el espectáculo ‘Girando con Carlos Cano’, que tendrá lugar en la inauguración de Granada Experience | Charlamos con ella, con Leo Murcia y con Juan Pinilla sobre su figura

Imagen del encuentro en las oficinas de Granada Digital | Fotografía: Enrique Díaz | Vídeo: Daniel Bayona
Marta Pérez Ortiz | @marpeor3-


image_print

Tímido (“el que canta bajito”, le decían), andalucista, defensor del pueblo obrero, poeta, emigrante… Todo eso y más era Carlos Cano. Y así lo recuerdan los que le conocieron y compartieron con él momentos e historias.  Fue Cano quien desempolvó y quitó esa pátina franquista a la copla, convirtiéndolo en el género con entidad propia que es hoy en día. 18 años después de su desaparición, la Asociación Memoria Carlos Cano estrena el espectáculo ‘Girando con Carlos Cano’, que inaugurará Granada Experience en el Teatro Isabel la Católica el próximo 11 de abril a las 21.00 horas. Posteriormente visitará los teatros y auditorios de las principales ciudades españolas.

En esta charla intervienen Amaranta Cano, hija del cantautor; Leo Murcia, miembro de la Asociación, y al cantaor Juan Pinilla. Con las primeras preguntas, y de manera casi espontánea, se sumergen en una amena conversación, en la que se suceden anécdotas e historias que unos y otros recuerdan de este granadino de pro.

Lo que se va a encontrar el público en este ‘Girando con Carlos Cano’, como apuntan casi al unísono Leo y Amaranta es un espectáculo musical homenaje entorno a su figura, que “enraíza con mundos musicales diferentes que dan riqueza y llegan a todo tipo de gente” a partir de la música y las letras del creador granadino. “Conecta, en definitiva, con esa raíz tan diversa y mestiza de lo que son las canciones de Carlos Cano”, añade Amaranta.

Leo: “La oportunidad de incluirlo en Granada Experience es la ocasión ideal para presentarlo, además se pretende que este espectáculo gire por España, de ahí también el título. Contaremos con un cartel más o menos fijo y según la ciudad en la que estemos tendremos algún artista invitado”.

Copla, flamenco, habaneras, tangos o fados que recobrarán vida en las voces de Aitor Velázquez (Hora Zulú), Antonio Lizana, Esperanza Fernández, Juan Pinilla, Luis Pastor o Raúl Alcover.
“Defender el legado”, continúa la hija del cantautor nazarí. “Al inicio, cuando cogí el relevo de la productora de mi padre, se trataba de poner otra vez la discografía en curso, a un personaje que llevaba como diez años olvidado… Revitalizar y luchar por el legado de Carlos Cano. Que no muera”, sentencia.

Amaranta: “El título apela también a darle un poco la vuelta. Gente como Antonio Lizana del Jazz Fusión. Revitalizar la figura de Carlos Cano, pegarle una vuelta de tuerca, aunque nuestro punto de partida es la canción de autor”.

RECONOCIMIENTO DE UNA FIGURA

Para muchos músicos granadinos, entre ellos algunos de los que actuarán el día 11 en este espectáculo, como el propio Juan Pinilla o Aitor Velázquez, Cano es el gran referente. Haciendo gala de esa timidez que ha heredado de su padre, Amaranta afirma que “se siente mucha emoción de ver que haya trasgredido y traspasado fronteras, que haya llegado a mundos que a priori son opuestos musicalmente. Se siente que sigue vivo, que sigue vivo en el pueblo y que hay un grandísimo cariño por él a nivel artístico y humano”.

“CONTAREMOS CON UN CARTEL MÁS O MENOS FIJO Y SEGÚN LA CIUDAD TENDREMOS ALGÚN ARTISTA INVITADO” 

Sobre su visión vanguardista explica que “era una persona que estaba avanzada a su tiempo a nivel de pensamiento. Si coges sus letras siguen estando de actualidad; letras que se escribieron en los años 70 u 80 y sin embargo están de plena actualidad”. Pese a esa gran visión creativa, como cuenta Leo, “era un tío muy pudoroso, por lo que dice la gente que lo conoció”.

TIMIDEZ DELICADA

Amaranta: “Él era muy tímido. Hombre, hubiera estado súper orgulloso de lo que hemos conseguido trabajando juntos y con toda la gente que nos hemos embarcado”, pero era muy tímido, muy tímido”.

Tal era la timidez de Cano que Juan de Loxa decía que fue Lluis Llach el que le quitó ese famoso sobrenombre por el que era conocido.

Amaranta: “Todos decían que fue él quien le ayudó. Él le enseñó a proyectar la voz, ¡porque mi padre cantaba…! le daba muchísima vergüenza”.

Leo: “A Luis lo conoció en el 72 en un homenaje que se le hizo a Lorca en París, estaba también Juan [De Losa], Morente… Conoció a mucha gente y Luis, que tenía más tablas en el escenario, o gente como Paco Ibáñez, lo empujaron. Porque él todavía no tenía muy claro que quería ser cantautor. Realmente lo que quería ser era poeta, y participaba en recitales poéticos y escribía básicamente poesía. Ellos son los que lo animan a cantar proyectando la voz”.

Amaranta: “Lo pasaba fatal, Se ponía fatal. El tema del espectáculo, él quería transmitir y llegar a la gente, pero toda esa maraña…

“TUVO QUE SALIR CORRIENDO EN MUCHÍSIMO CONCIERTOS EN LOS AÑOS 70. ERAN UNOS TIEMPOS…”

Ni Juan ni Leo pueden evitar rememorar los momentos más distendidos y cómicos de una época y un momento en el que la censura y la represión todavía acechaba a Cano y a muchos cantautores de su entorno.

Juan: “En el año 82 se encuentran Carlos Cano, Morente, Llach… en el homenaje a Lorca en París. Fue muy gracioso porque llevaron a Manzanita, que entonces era guitarrista, y como era la época en la que había tantos problemas políticos, Manzanita preguntaba a Morente asustado, que dónde le había traído, “¿no será eso de cosas de políticas?” Morente le respondió: “No, no; es un homenaje a un poeta”. Pero claro, exiliados del Partido Comunista habían puesto una foto de Engels y de Marx en grande y Manzanita que seguía asustado hacia el camerino insistía a Morente , “¿no decías que no era nada de eso político?, ¿qué es todo eso?”, a lo que Enrique le respondió:” un bailaor y un cantaor de aquí de París”. Fue un momento muy gracioso dentro de todo aquello.”

Leo: “Cuando volvieron del homenaje, Arias Navarro, que entonces era Alcalde de Madrid, a Carlos, no sé si a alguno más, lo nombraron persona non grata”

Juan: “Ellos dieron la cara, ellos sí que dieron la cara, en tiempos en los que te la partían. Tu padre tenía muchísimos problemas, tenía que salir corriendo de muchos conciertos…”

Amaranta: “Sí, tuvo que salir corriendo en muchísimos conciertos en los años 70. Estaba la policía detrás, y lo encarcelaron por decir “obrero”. Eran unos tiempos…”

Para visualizar la galería, pulse sobre la imagen

PALABRA DEL PUEBLO

Amaranta: “Una de las cosas que a mi padre le preocupaba muchísimo era el lenguaje. De hecho, para escribir una canción, como me contaba mi madre, eran papeleras hasta que le salieran bien. Era la obsesión del lenguaje sencillo para que llegara al corazón de la gente y que lo comprendieran, que no fuera una cosa culta”.

Leo: “Contar a través del tamiz de las emociones y los sentimientos los problemas y las realidades de una época”.

Amaranta: “Al final el sentimiento es lo que importa. Me estoy acordando de que cuando mi padre hizo ‘El diván del Tamarit’ la gente llegaba y decía: “Qué bonico; no me he enterao de na pero qué bonico… Eran conscientes de que algo les estaba moviendo”.

Juan: “Carlos tenía esa dualidad. La gente del pueblo que sentía esa música como propia, porque era su lenguaje, su ambiente musical. Pero luego tenía esa capacidad tan interesante que era artista de artistas. Sus conciertos se llenaban de artistas que querían escucharlo, compañeros que querían aprender de él y cogerle los trucos y la técnica, y especialmente prestar atención a esa lírica floral desbordante que empleaba, porque era poeta antes que cantautor”.

Si no puede visualizar el vídeo, haga clic aquí

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Amaranta sigue mezclando cosas sin contextualizarlas, Juan Pinilla directamente se inventa la historia, Carlos conoció a Lluís tras un concierto del catalán en Barcelona, no en Paris, ni siquiera se sabe la letra de la Habanera… Por cierto, se escribe Juan de Loxa.