Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

Alhambra Nievas: “Río 2016 ha sido el mejor momento de mi carrera. Ha hecho mella en mi vida actual”

La mejor árbitro de rugby del mundo repite cita con Granada Digital para repasar una temporada extraordinaria antes de marcharse a pitar el Mundial de Irlanda

Reportaje fotográfico en el campo de rugby de Fuentenueva (Granada): Lupe Martín
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Hace aproximadamente un año, con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro asomando a la vuelta de la esquina, Granada Digital ya pudo charlar con Alhambra Nievas (1983, Beas de Granada). Por aquel entonces, la deportista ya era una cara reconocida a nivel internacional en el mundo del rugby, estaba nominada a mejor árbitro de rugby del mundo y afrontaba con ilusión uno de sus mayores retos, Río 2016. En Brasil, confiesa a Granada Digital, vivió el mejor momento de su carrera, pitando la final olímpica y llevándose el balón de aquel partido, el mismo que guarda con el mayor de los mimos.

Pero Nievas no se conforma, y desde aquel evento, no ha parado de recoger distinciones, acrecentando su leyenda más aún. Fue galardonada como mejor árbitro de rugby del mundo y se convirtió en la primera mujer en pitar, como asistente, un test match masculino. Por si fuera poco, también tuvo la oportunidad de contar su historia en el programa de televisión nacional ‘Latemotiv’, de Andreu Buenafuente.

En lo deportivo, no hay límites para esta granadina, que cumplirá 35 años en agosto. Sigue asumiendo retos, el próximo le llevará al Mundial Femenino de Rugby-15 de Irlanda, y paseando su nombre por todo el mundo. Y así será mientras “siga aprendiendo, mejorando y disfrutando”, aunque siempre “paso a paso”.

Alhambra Nievas repite cita con Granada Digital para repasar un año alucinante.

“Sigo sin sentirme como la mejor árbitro. No soy ni mejor ni peor que nadie”

Pregunta: Vaya temporada lleva, no para de recibir reconocimientos ¿Cómo está, Alhambra?

Respuesta: Muy contenta. Ha sido una carga muy alta de trabajo. Si echo la vista atrás, desde Río, he tenido muy pocas vacaciones. He tenido mucha competición, he estado tanto en Rugby-7 como en Rugby-15. Este año ha habido más partidos de Rugby-15 a nivel internacional, que, sumados a la competición nacional, es una carga muy alta. Sigue la buena racha. La última vez que hablamos el año pasado ya lo decíamos. Esto es fruto del trabajo, de la constancia, del aspecto físico, del aspecto mental, de la experiencia… todo ayuda a que fluya.

Mencionaba la entrevista que le hicimos el pasado año. Decía que no le gustaba que la distingan como la mejor árbitra. Ya no hay marcha atrás, es oficialmente la mejor árbitro del mundo ¿Cómo se siente tras este premio?

Entiendo la dimensión del premio, pero sigo sin sentirme como la mejor árbitro. Entiendo el premio como árbitro del año. Que nos lo dieran a Rasta y a mí simboliza que fuimos las dos personas que pitamos los partidos más importantes para el rugby en 2016, que fueron las finales olímpicas. Sigo sin sentirme la mejor árbitro, no me siento ni mejor ni peor que nadie. Hay muchos compañeros que hacen un gran trabajo, pero solo uno tiene el honor y el privilegio de pitar la final y me tocó a mí en Río. Estoy muy agradecida por el título, al que yo le pongo su justo valor.

Para Alhambra Nievas es más importante el ‘Oro’ en Río pitando esa final que el reconocimiento que luego ha traído…

Para mí la parte deportiva siempre es más importante que los reconocimientos. Los reconocimientos también son muy bonitos y estoy agradecida, pero la parte deportiva es más valiosa. Tengo el balón de la final de Río y para mí eso tiene mucho más valor por todo lo que implica que un premio.

Se le ilumina la cara cuando habla de los Juegos Olímpicos de Río 2016…

Sí, es que Río ha sido muy importante en mi vida. He cumplido un sueño personal y como deportista. Lo que viví allí ha hecho mucha mella en mi vida actual.

¿Cómo fue la experiencia?

Genial. Parece que fue hace mucho tiempo. Vivir tan intensamente hace que parezca que las cosas hayan pasado hace años y fue hace casi un año. Fue una experiencia única por muchos motivos. Allí sentí que éramos un equipo. Todo el mundo tiene la ilusión de pitar partidos importantes, pero cuando me comunicaron que era la elegida para pitar la final sentí un cariño, un apoyo, un reconocimiento por parte de mis compañeros que fue precioso. Esto se une a que pude disfrutarlo con las selecciones. Luego, la expedición del Comité Olímpico también estuvo muy atenta, y por allí estaban también amigos, aficionados al rugby, que empujaban y apoyaban lo suyo. Me sentí una más y eso es lo bonito. Evidentemente, las jugadoras son las protagonistas, pero los árbitros somos parte del juego.

¿En qué cambia pitar un partido de temporada regular a los Juegos Olímpicos?

La diferencia fundamental es la presión, hay muchos factores de presión por diferentes frentes, el seguimiento mediático, las selecciones se están jugando mucho, porque si consiguen el diploma olímpico, tienen una beca durante cuatro años. Hay muchos más factores con los que lidiar en diferencia a un partido en concreto dentro de toda una temporada.

“Mi madre tenía el pálpito de que me darían el premio a mejor árbitro”

Volviendo a esa gala donde la distinguen como mejor árbitro del mundo ¿Se lo esperaba?

En principio, los premios solo se le dan a una persona y yo pensaba que se lo iban a dar a Rasta por su trayectoria. Sí que es cierto que los dos pitamos las finales olímpicas y es la misma responsabilidad. Le doy un valor muy bonito a que lo premien de la misma forma esto. Si se lo hubieran dado a él y no a mí, o me lo hubieran dado a mí y no a él, estarían haciendo una discriminación por un lado o por otro. Ahí se ve la igualdad, valoran igual las dos finales, nuestro rendimiento y la responsabilidad del partido. Rasta se lo merecía, es un gran compañero.

Es lo que siempre ha comentado, no hay diferencias entre vosotros y tampoco las hay en este premio.

Nosotros convivimos con total naturalidad. En principio, hay un aspecto que limita que es el físico porque en la categoría masculina se juega a un nivel muy alto, sobre todo de velocidad, y nosotras por genética somos más lentas. Aun así, cuatro compañeras pitamos el preolímpico de Mónaco porque un compañero se lesionó y allí nadie se extrañó, ni hubo diferencias, fue algo natural. Es cierto que mirando al máximo nivel, pitar a los equipos top es más difícil por la cuestión física, pero nosotros convivimos con total naturalidad y esa es otra de las grandezas de este deporte.

Imagino que su familia debe estar loca de contenta con tal distinción…

Ellos sí confiaban en que me dieran el premio, sobre todo mi madre, que tiene como pálpitos, y me decía: “Yo creo que este año te lo llevas”. Ellos me ven trabajar y pensaban que me lo merecía. Para ellos ha sido algo increíble. Yo soy de Beas de Granada, un pueblo pequeño, y la gente allí es super cariñosa conmigo. Es muy bonito. Yo me he criado en Beas, empecé a hacer deporte en Beas, me pasaba todos los veranos en el polideportivo… que la gente vea que hay sueños extraños, raros y muy difíciles que se hacen realidad también es muy bonito para nuestra comunidad.

Quién se lo iba a decir a su madre, que no quería ver sus partidos cuando jugaba por las “montoneras” que se montan…

Sí, aquí fue precisamente, en Fuentenueva. En primer partido. Me dijo que ya no venía más. Que no sabía si iba a salir de las montoneras o no. Que ya se venía directa para el tercer tiempo (se ríe).

De alguna manera, todo este éxito también es una recompensa para su familia…

En los inicios fue difícil y, de hecho, en algún momento mi madre me pidió que dejara de jugar, cuando todavía no era árbitro. Pero luego entendieron que era lo que me hacía feliz. Hay personas que nacen para hacer cosas diferentes, aunque inicialmente tengamos otros planes de vida, y ellos ahora están muy contentos y me apoyan en todo. Fue una apuesta arriesgada que ha salido bien, podía no haber salido bien, pero me hubieran apoyado igual. Estoy contenta y agradecida de la familia tan maravillosa que tengo.

Más allá de las distinciones… no me negará que está poniendo de moda el arbitraje y el rugby en España…

Noto que visibilizar el arbitraje de una forma positiva ayuda a que la gente entienda que la realidad es que sin árbitro no se juega, que somos parte del juego y que somos los que ayudan a que se juegue más. Esa es mi filosofía. Sí que es cierto que se están acercando mucha gente al arbitraje, hay muchas peticiones de cursos, las chicas también se están animando… y evidentemente creo que el hecho de que vean a alguien que disfruta haciendo lo que hace, que es reconocida, que se le respeta… ayuda. Estoy encantada de seguir sumando gente al rugby, al arbitraje y hacerlo de forma positiva. Sobre lo de que esté de moda, me gusta, es bueno, pero a medias… porque las modas pasan.

El rugby suena más en España desde que Alhambra Nievas es reconocida. Hasta la llamaron de Latemotiv, el programa de Buenafuente…

Sí, la productora se puso en contacto conmigo para comentarme que estaban interesados en hacerme una entrevista y que contara mi historia. Este programa da visibilidad a historias positivas, que es una suerte teniendo en cuenta cómo está el mundo actualmente. Y el deporte tiene que ayudar a eso, a que el mundo sea más positivo.

¿Qué tal fue la experiencia?

La experiencia fue genial. Andreu fue muy cercano. Todos se portaron genial conmigo. Latemotiv es un reconocimiento, pero, sobre todo, es una oportunidad para darle más visibilidad al rugby. Que programas nacionales se interesen por este deporte es bueno para hacerlo más visible para el público.

Siguiendo con las distinciones, también ha habido espacio para su tierra. Fue proclamada como mejor deportista de 2016 en la Gala del Deporte de Granada…

Fue muy especial porque me metieron en la misma lista de deportistas, algo que nunca antes había pasado. Antes me habían dado premios o distinciones, pero siempre en otro apartado como árbitro. Que se nos trate como un deportista más es un gran logro porque, aunque el foco esté en los jugadores, los árbitros ayudamos y formamos parte del juego.

“Tengo claro que si en Irlanda no rindes en el primer partido, el resto del torneo da igual”

Y también le dieron una mención especial en los Premios de los Deportes de Andalucía…

Sí, también (se ríe). La gala fue en Huelva y pasamos un gran rato.

Otro de los hitos que ha conseguido esta temporada es pitar en un test match masculino como árbitro asistente ¿Cómo se sintió en este reto?

Fue una oportunidad para seguir normalizando que las mujeres podemos estar en partidos de máximo nivel masculinos sin ningún problema. Fue muy especial poder compartirlo con Íñigo Atorrasagasti, compañero con el que llevo muchos años trabajando y que está a un gran nivel. También fue una buena forma de demostrar que el arbitraje español está trabajando duro y que el arbitraje femenino puede estar en cualquier competición. Lo disfruté muchísimo, estuve muy cómoda y ojalá vengan oportunidades similares

¿Se ve pitando partidos masculinos como árbitro principal?

Sí, creo que es posible pitar partidos masculinos, en general. De hecho, en la repesca para los Juegos Olímpicos en Mónaco ya pitamos algunas compañeras, como decíamos antes. Se están viendo oportunidades en Nivel Dos, yo estuve en un EEUU-Tonga como asistente. Hay una compañera australiana que está siendo asistente de forma regular en Rugby-15, y también hay muchas compañeras qué están regularmente en ligas europeas. Se están abriendo las puertas, pero al máximo nivel, si lo veo más difícil por el ritmo de juego, que afecta a la técnica del árbitro por la velocidad. Lo veo difícil, pero no imposible. Si una chica tiene condiciones físicas muy buenas, que las hay, por qué no… Todo está abierto a todos en función del rendimiento. Sería un reto bonito pensar en hacer alguna función dentro del mundial masculino de Japón 2019, habría que hacer cosas antes.

Y ahora se va a pitar el Mundial femenino de Rugby-15 a Irlanda ¿Otra meta conseguida?

Sí, estar como árbitro principal en Irlanda es otra consecuencia del trabajo consistente de estos años. Afronto el mundial de forma diferente a Francia 2014 porque allí fue reserva, aunque acabé pitando dos partidos, y ahora mismo soy consciente que estoy dentro del grupo para poder pitar partidos importantes, pero aun sabiendo eso, tengo claro que si no rindes en el primer partido, da igual el resto del mundial. Es una nueva oportunidad para demostrar cómo me he preparado. Lo afronto con trabajo y la ilusión de lo que es un nuevo reto.

¿Dónde está el techo deportivo de Alhambra Nievas?

Nunca me he planteado techo deportivo. Mis objetivos siempre han sido aprender, mejorar y disfrutar. Mientras siga pensando que hago esas tres cosas, seguiré trabajando con lo que venga. Siempre pienso que los partidos, los campeonatos o las finales son consecuencia de hacer esas tres cosas. De aprender de cada oportunidad que te dan, de mejorar y de seguir disfrutando, porque si no disfrutas, no tiene ningún sentido.

¿Está en su mejor momento?

Río ha sido mi mejor momento deportivo, con toda seguridad. Engloba mi etapa de jugadora, engloba mi etapa de árbitro y engloba una apuesta arriesgada cuando decidí hacer una carrera en el arbitraje. En Río todo fluyó, es como ese ‘flow’ del que hablan a veces. Fue mi mejor momento. A ver, este año ha sido muy bueno, no me quejo, he seguido pitando series mundiales, test match… la temporada está siendo buenísima, todo fluye, todo va bien… mi carrera deportiva está en un momento muy dulce.

“Voy paso a paso. Ahora, Irlanda. Luego, la Copa del Mundo de San Francisco”

El año pasado, cuando hablamos, me comentó que ser madre es su gran sueño ¿Cómo compatibiliza ese deseo con el rugby?

Aun estando en ese momento dulce, sigo queriendo hacer cosas a nivel personal y sigo queriendo ser madre. No tiene por qué no ser compatible, pero sí tengo claro que no quiero alargarlo demasiado en el tiempo. Siempre me he guiado por las señales y así seguiré. Cuando quiera dar esos pasos a nivel personal, tendré que ver si hay posibilidad de darlos y luego retomar mi vida deportiva en el máximo nivel, o plantearme hacer otras cosas dentro del mundo del deporte.

¿Qué otras funciones u opciones maneja dentro del mundo del deporte?

Puedo ayudar a seguir desarrollando el arbitraje y el rugby en España, o también a nivel internacional hay muchas oportunidades de devolverle al rugby todo lo que me ha dado, que ese es otro de mis objetivos. Tengo claro que en la vida hay que tener un equilibrio entre tu profesión y tus deseos personales, que unos no se coman otros. Además, como el rugby al final es parte de mi filosofía de vida y no lo veo como un trabajo, por lo que creo que seré capaz de mantener ese equilibrio en los dos ámbitos sin tener que elegir uno de ellos.

Por último, ¿qué me dice de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020?

Uf, muy lejos. Ahora toca ir a Irlanda, pitar y demostrar mi regularidad. Luego, prepararme para la Copa del Mundo de Rugby-7 de San Francisco, en 2018. Paso a paso.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me alegra mucho que alguien de un pueblo pequeño de Granada haya llegado al máximo nivel.
    Esto corrobora aquel dicho que dice que SI CREE Y SE TRABAJA SE PUEDE
    Mis más sincera enhorabuena Alhambra