Una nueva técnica evalúa con precisión los riesgos cardiovasculares

La fórmula no invasiva para obtener imágenes de la arteria carótida ofrece ventajas sobre otros métodos de imagen y podría proporcionar una evaluación más temprana

Infarto corazon
Imagen ilustrativa
EP
0

Una nueva técnica no invasiva para obtener imágenes de la arteria carótida ofrece ventajas sobre otros métodos de imagen y podría proporcionar una evaluación más temprana y precisa del riesgo de enfermedad cardiovascular, según un estudio publicado en la revista ‘Radiology’

Las arterias carótidas son los vasos sanguíneos ubicados en el lado izquierdo y derecho del cuello que llevan la sangre oxigenada a la cabeza. Cada arteria se bifurca en el cuello en dos ramas que forman las arterias carótidas internas y externas. La mayoría de los accidentes cerebrovasculares isquémicos, o accidentes cerebrovasculares relacionados con la acumulación de placa en las arterias, están asociados con la enfermedad de la arteria carótida que se origina en el área donde se bifurcan las arterias.

Las técnicas de imagen como la ecografía, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son útiles para revelar el grado de estrechamiento de las arterias carótidas, pero son menos útiles para determinar la composición de la placa en sí. Esta es una limitación crucial porque la composición de la placa está asociada con la vulnerabilidad a la ruptura, poniendo en movimiento la cadena de eventos que conduce a accidentes cerebrovasculares que ponen en peligro la vida.

“La rápida caracterización de la función del tejido y la composición molecular está limitada con estas modalidades, que comúnmente resultan en una precisión diagnóstica deficiente y en tratamientos ineficaces”, dice el autor principal del estudio, Daniel Razansky, director del Laboratorio de Imágenes Funcionales y Moleculares de la Universidad de Zurich y el Instituto Federal de Tecnología de Suiza en Zurich.

El doctor Razansky y sus colegas estudiaron una nueva técnica para la evaluación de la arteria carótida llamada tomografía optoacústica multiespectral volumétrica (vMSOT). Al igual que con la ecografía, vMSOT se realiza con un dispositivo de mano que se mueve contra el cuello.

Sin embargo, vMSOT emplea la ciencia de la espectroscopia para investigar el tejido a escala molecular, lo que proporciona información sobre la arteria que no se puede lograr con otros métodos. También puede detectar los lípidos, el pigmento melanina y otros biomarcadores vinculados con la enfermedad lo suficientemente temprano para proporcionar mejores opciones de tratamiento.

“A diferencia de la mayoría de las otras modalidades de imágenes clínicas, que analizan las manifestaciones anatómicas de las enfermedades en etapas avanzadas, vMSOT es capaz de detectar moléculas específicas en tejidos sin la administración de agentes de contraste”, afirma Razansky. “En el caso de la enfermedad de la arteria carótida, la evaluación de toda el área de bifurcación en tiempo real y en 3-D solo es posible con vMSOT”, agrega.

EVALUACIÓN NO INVASIVA E INSTANTÁNEA

Los científicos realizaron imágenes de vMSOT en 16 participantes sanos y compararon los resultados con los de la ecografía convencional. El enfoque vMSOT fue capaz de evaluar de forma no invasiva e instantánea toda el área de bifurcación de la arteria carótida en tres dimensiones, lo que la hace menos propensa que el ultrasonido a los artefactos de imagen borrosa relacionados con el movimiento. Los investigadores dicen que los resultados apuntan al tremendo potencial del nuevo enfoque en la clínica.

“El enfoque de imágenes vMSOT de mano desarrollado es prometedor para la evaluación volumétrica rápida de la vulnerabilidad de la arteria carótida y la placa de una manera totalmente no invasiva –dice el doctor Razansky–. También tiene el potencial adicional de identificar y evaluar sin etiqueta de biomarcadores clínicamente relevantes de la enfermedad de la arteria carótida, lo que ayuda con el diagnóstico temprano y preciso, la planificación oportuna del tratamiento y el monitoreo”.

En el futuro, podría combinarse vMSOT con ultrasonido para una caracterización más completa de la arteria carótida. “Dado su rápido rendimiento de imagen, excelente contraste molecular, portabilidad y asequibilidad, realmente creo que vMSOT pronto se usará de forma rutinaria en la clínica –augura Razansky–. Un día, incluso puede llegar a ser tan popular como la ecografía”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario