Trump y Kim Jong Un se citan en Vietnam con pocas expectativas de resultados

Los expertos dudan que de esta segunda cumbre salgan grandes acuerdos tras ambigua declaración conjunta de Singapur

Trump y Kim Jong
El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un | Foto: EP
E.P.
0

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, volverán a verse las caras este miércoles en Hanói tras su cumbre del pasado junio en Singapur y si en aquella ocasión lo histórico del encuentro ya era un logro en sí mismo, ahora son pocas las expectativas de que de esta segunda cita salgan grandes anuncios, más allá de algunos gestos simbólicos.

De la cumbre de Singapur salió una declaración conjunta de contenido ambiguo en la que además del compromiso con normalizar las relaciones entre los dos países Corea del Norte se comprometió a avanzar hacia la completa desnuclearización de la península de Corea. Tras ello, Trump no dudó en defender que “ya no hay amenaza nuclear por parte de Corea del Norte”.

Sin embargo, como ha reconocido el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, los países no comparten definición en cuanto a lo que es la desnuclearización. En el caso de Washington, el deseo es que tenga como resultado el fin del programa armamentístico nuclear norcoreano, mientras que Pyongyang entiende que la desnuclearización de la península también incluiría la salida de las tropas estadounidenses de Corea del Sur.

Además, como se han encargado en recordar estos días los expertos, Pyongyang sigue sin dar pasos hacia este objetivo. Más allá de su moratoria autoimpuesta de no llevar a cabo ensayos nucleares y de misiles de largo alcance, “no ha parado su programa nuclear o de misiles”, señala en un artículo el ‘think-tank’ IISS.

Según denuncia este organismo, en las instalaciones de Yongbyon se habría producido en el último año hasta 8 kilos de plutonio y 150 kilos de uranio altamente enriquecido con los que Corea del Norte podría “añadir de cinco a siete cabezas nucleares a su arsenal existente, que se estima en entre 20 y 60 cabezas”.

¿QUÉ ENTIENDEN POR DESNUCLEARIZACIÓN?
Para Paul Haenle, director de Carnegie-Tsinghua Center, “llegar a un entendimiento sobre qué conlleva realmente la desnuclearización aclararía si los dos países quieren el mismo resultado a largo plazo”. En cualquier caso, añade en un artículo de este centro de estudios con sede en Pekín, Trump no puede acudir a esta cumbre dando por válida su declaración de que Corea del Norte ya no supone una amenaza nuclear.

Por otra parte, dado que son muchos, incluidos altos cargos estadounidenses, los que no creen que Pyongyang acceda a una desnuclearización completa, además de seguir presionando en esta línea “se debería comenzar a pensar en un plan B”, defiende Robert Einhorn, experto en armas y no proliferación de Brookings Institute.

En este sentido, apuesta por que Washington haga propuestas para verificar la voluntad de Corea del Norte de “alcanzar una desnuclearización completa y verificable en un plazo cerrado y a un precio aceptable” y defiende que sean “razonables” y reconozcan que el proceso será “paso a paso, con beneficios recíprocos”.

Y ante la dificultad de que haya un compromiso de Pyongyang para una desnuclearización total a corto plazo, apuesta por un “acuerdo interino” que impida a Corea del Norte seguir avanzando en sus programas nuclear y de misiles, mientras que Estados Unidos y sus aliados “desarrollan y despliegan respuestas efectivas a la amenaza norcoreana” al tiempo que se reduce la “posibilidad de una vuelta al fuego y la furia” en la relación con el régimen norcoreano.

LEVANTAMIENTO DE LAS SANCIONES
Uno de los principales puntos de fricción en los meses transcurridos desde Singapur ha sido la insistencia de Washington de mantener las sanciones impuestas sobre Corea del Norte hasta que haya avances concretos. Sin embargo, Biegun ha dado a entender recientemente que Washington es consciente de que debe haber una cierta flexibilidad en ese aspecto y podría hacer algunas excepciones en lo relativo al complejo industrial de Kaesong o la cooperación ferroviaria entre las dos Coreas, apuntan los expertos.

También se ha especulado con la posibilidad de que Trump y Kim anuncien el fin de la guerra entre ambos países, que técnicamente aún siguen enfrentados pese a que la guerra de Corea concluyó en 1953 con un armisticio. “Si un anuncio del fin de la Guerra de Corea produjera concesiones norcoreanas significativas como la suspensión, o aún mejor, el desmantelamiento de varios elementos de su programa nuclear, la Administración Trump habría obtenido un trato que merecería la pena”, sostiene el IISS.

No obstante, considera que pese a que esta segunda cumbre podría ser una buena oportunidad para “establecer una hoja de ruta y un calendario de negociación”, la falta de preparativos de la misma probablemente tenga como resultado “solo añadidos cosméticos menores a la ambigua y en gran medida aspiracional declaración emitida tras la cumbre de Singapur”.

TRUMP Y KIM BUSCAN “CONCESIONES SIMBÓLICAS”
Tanto Trump como Kim quieren regresar a sus países con “concesiones simbólicas” de la otra parte que les permitan dar la cara ante sus ciudadanos, sobre todo en el caso del presidente estadounidense, que ya está en campaña para su reelección en 2020, resalta el IISS. En el caso de Kim, añade Haenle, “necesita aliviar las sanciones para impulsar el desarrollo económico” de Corea del Norte.

Por otra parte, el director del Carnegie-Tsinghua Center advierte de que Trump debe tener cuidado de no “hacer ninguna concesión que pueda perjudicar los intereses de Seúl y Tokio sin consultarles primero”, después de que en Singapur anunciara la suspensión de maniobras conjuntas con Corea del Sur sin haber avisado previamente a este país.

“Kim ha mostrado una habilidad en explotar las brechas entre Washington, sus aliados y otros socios como Pekín para su propio beneficio”, subraya Haenle. “Si Trump puede contenerse de hacer compromisos que no hayan sido comunicados de antemano, puede evitar caer de nuevo en esta trampa”, añade el experto.

Un advertencia en la que coincide el IISS. “Existe el riesgo de que el deseo de la Administración Trump de demostrar progresos al electorado estadounidense, combinado con una aversión instintiva a los compromisos militares exteriores, pueda llevar a ofrecer concesiones que en último término pongan en peligro la seguridad de Corea del Sur y la región”, previene en su artículo.

A este ‘think-tank’ le preocupa particularmente que Trump pueda anunciar la retirada de las tropas estadounidenses apostadas en Corea del Sur, si bien reconoce que esto parece improbable habida cuenta de que Washington y Seúl han cerrado un acuerdo este mismo mes sobre la financiación de la presencia militar en el país asiático.

Kim llegó este martes por la mañana a Hanói tras un viaje de 3.000 kilómetros en tren desde Pyongyang que le ha llevado tres días y cuyo último trayecto ha completado en coche, mientras que Trump aterrizó a última hora de la tarde.

Está previsto que ambos mantengan un cara a cara el miércoles por la noche seguido de una cena de trabajo a la que ambos estarán acompañados por dos invitados e intérpretes, según ha explicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, a la prensa que viaja con el presidente en el Air Force One. El jueves está previsto que ambos vuelvan a reunirse de nuevo.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario