Un proyecto para fortalecer las relaciones emocionales entre mayores y escolares de Primaria de Armilla

La delegada de Educación y Políticas Sociales, Ana Berrocal, destaca el valor solidario de esta iniciativa educativa y social en un emotivo encuentro con los participantes

IMG-20200630-WA0022
Presentación de la fase final del proyecto desarrollado en Armilla | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Usuarios de la Residencia de Personas Mayores de Armilla y alumnado de Educación Primaria de varios centros educativos de la localidad se han convertido en protagonistas de una iniciativa impulsada por la Junta de Andalucía, a través de Delegación Territorial de Educación y Políticas Sociales de Granada, denominada Inter Genera Emocional. Ésta tiene como objetivo fomentar las relaciones sociales, así como las experiencias emocionales entre ambos grupos de población.

Se trata de una iniciativa intergeneracional, con un lema claro: “Mismas emociones, diferentes generaciones”, que pretende “promocionar el enriquecimiento emocional y la solidaridad entre los sectores de población más vulnerables”, según la delegada de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Ana Berrocal, quien acompañó al director general de Personas Mayores y Pensiones no Contributivas a felicitar a los participantes del proyecto, junto a la alcaldesa de Armilla, María Dolores Canavate.

El director general consideró esencial su puesta en marcha en “estos tiempos tan difíciles que son los que nos ha tocado vivir ,debido a la pandemia por Covid-19, por la que muchas personas mayores han sentido con más dureza el aislamiento social, el vacío emocional ante la imposibilidad de haber recibido las visitas de sus seres queridos”.

El proyecto, que ha sido diseñado por la Red de Bibliotecas Escolares, el Área de Acción Tutorial y el Gabinete de Convivencia e igualdad de la Delegación Territorial en Granada, puso en evidencia la interdependencia social y la necesidad de comunicación y afecto del colectivo de personas mayores.

El programa lleva implícitos otros objetivos de mayor trascendencia social como son el conocimiento, el apoyo psicológico y aprendizaje mutuo que les brinda a ambas generaciones la posibilidad de compartir y conectar a nivel personal, aunque sea en la distancia.

La primera de las fases de este proyecto se centró en la generación de recursos audiovisuales por parte de personas mayores, que han contado una historia basada en su experiencia vital, anécdotas curiosas o divertidas de su infancia o la evocación de las personas que han dejado huella en su vida y han marcado su camino.

Los protagonistas de este proyecto han sido, por parte de la residencia de mayores, Adoración Moreno Ruiz (100 años), Fernando Gutiérrez López (76 años) y Juan Soto Pérez (75 años), quienes han transmitido a alumnado de los centros educativos de Armilla (CEIP San Miguel, CEIP Miguel de Cervantes, CEIP Nazaríes y CEIP Tierno Galván) los relatos y vivencias a partir de las cuales han elaborado un producto final inspirado en esos testimonios, dando como resultado verdaderas producciones artísticas, historias ilustradas, fotocuentos, viedeocuentos, escenificaciones, cómics, bailes, canciones, poemas etc..

Ana Berrocal ha agradecido personalmente al profesorado participante su entusiasmo y generosa colaboración, por haberse implicado en una iniciativa cuyo principal objetivo es crear conciencia solidaria en los más pequeños y sensiblizarlos sobre la necesidad de crear vínculos afectivos con las personas mayores de su entorno.

Fase final del proyecto

La delegada de Educación ha subrayado la calidad y variedad de los trabajos presentados que “evidencian la sensibilidad de nuestro alumnado y potencian valores de afecto y respeto por nuestros mayores, acortando así las distancias, creando puentes de solidaridad entre generaciones muy distantes pero unidas por las emociones”.

También ha tenido palabras de agradecimiento y reconocimiento, no sólo para los protagonistas de estas historias, sino también para todo el equipo de profesionales que han hecho posible este proyecto educativo y solidario, técnicos de las distintas áreas que han diseñado el programa, personal de la residencia de Armilla ,especialmente a su directora Yolanda Jiménez, a los docentes de los distintos centros educativos, y por supuesto a los pequeños artistas y a sus familias.

“Todos ellos son los verdaderos artífices de un programa que siembra esperanza, que aviva el ánimo, que llena los corazones y que es una lección de vida para los más pequeños, que se convierten también en receptores de esa experiencia y sabiduría transmitida por nuestros mayores”, ha concluido Berrocal.





Se el primero en comentar

Deja un comentario