El 10% de los pacientes con Covid-19 tiene secuelas respiratorias como consecuencia de la infección

El hospital Clínico cuenta desde mayo con una consulta en la que se ha valorado el estado de los pulmones de casi 200 pacientes

Prueba neumo
Una de las pruebas que se realiza a los pacientes de Covid-19 | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

El Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada, a través de su servicio de Neumología, y en colaboración con los servicios de Cardiología, Radiodiagnóstico, Microbiología y Rehabilitación, está revisando la situación de los pacientes que han sufrido la infección por SARS-CoV2. El objetivo es detectar posibles secuelas pulmonares derivadas de la afectación de estos órganos, principales perjudicados de la enfermedad como consecuencia del coronavirus y propiciar una mejor recuperación de los pacientes.

El hospital cuenta, desde el mes de mayo, con una consulta monográfica de Neumología para hacer una revisión de estos pacientes y realizar una valoración clínica que permita determinar el estado de sus pulmones, así como la necesidad de recibir un tratamiento individualizado según cada caso.

Desde su puesta en marcha, ya se han atendido a más de 190 pacientes, detectándose afectación pulmonar secuelar en aproximadamente un 10% de los casos, fundamentalmente una disminución de la transferencia de monóxido de carbono a través de la membrana alveolo-capilar en los pacientes con cuadros más severos durante el ingreso. Los estudios radiológicos de control han mostrado en estos pacientes, persistencia de lesiones pulmonares con apariencia fibrótico-cicatricial y en algunos, persistencia de infiltrados de aspecto inflamatorio que se han comenzado a tratar, y de los que se va a realizar un seguimiento más estrecho.

Funcionamiento de la consulta monográfica

Los pacientes que han superado el Covid-19 -hayan requerido hospitalización o hayan permanecido en casa bajo supervisión de los médicos de familia- son citados en primer lugar a una consulta telemática en la que se comprueba si los síntomas aún persisten. Posteriormente, se realiza un estudio de sus capacidades respiratorias a través de una espirometría (para medir la cantidad de aire que movilizan sus pulmones), una pletismografía pulmonar (para medir el volumen de aire en los pulmones) y la determinación de la transferencia de monóxido de carbono a través de la membrana alveolo-capilar.

El protocolo de valoración ha sido diseñado según Manuel Gallardo, jefe de servicio de Neumología, “con la premisa de que el paciente tenga que desplazarse al hospital lo menos posible”. Una vez se tienen los resultados, “determinamos el tratamiento más adecuado para aquellos casos en los que se detecten secuelas que podamos revertir y realizamos un seguimiento activo de los pacientes”, señala el doctor Gallardo. Estos resultados se comunican personalmente a los pacientes vía telefónica y/o a través del correo postal mediante su correspondiente informe médico.

En el estudio de estos pacientes, el servicio de Neumología trabaja en coordinación con el laboratorio de Microbiología para la prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa), en caso de necesitarla, y con los servicios de Radiodiagnóstico y Cardiología para la realización de ecocardiografías u otro tipo de valoración cardiológica, en aquellos casos en que sea necesario, así como en la rehabilitación para los pacientes que presenten secuelas neuromusculares.

Los pulmones, principales afectados por el Covid-19

Los pulmones son los órganos en los que mayor nivel de afectación se ha demostrado como consecuencia de la Covid-19. De hecho, su deterioro a causa del virus es el principal motivo de la hospitalización de los pacientes y lo que condiciona una mejor o peor evolución. Actualmente, se desconoce si esta afectación pulmonar puede dejar secuelas a largo plazo. En algunos pacientes hemos comprobado que perdura la disnea (sensación de falta de aire) durante varias semanas tras haber superado la fase aguda de la enfermedad con recuperación progresiva posterior y es muy frecuente la presencia de astenia (marcado cansancio corporal), justificada, en parte, por el desacondicionamiento físico derivado de la hospitalización y del confinamiento.







Se el primero en comentar

Deja un comentario