Una preparación en altura en Sierra Nevada para deportistas de diferentes disciplinas

El Centro de Alto Rendimiento, a 2.320 metros de altitud, es el lugar elegido por muchas federaciones y clubes para prepararse durante el verano

car 2
Campo de fútbol y pista de atletismo en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada | Foto: CAR Sierra Nevada
María José RamirezMaría José Ramirez
0

Respirar aire puro a una temperatura agradable en verano, cuando el calor más aprieta, es posible en Sierra Nevada, lugar que muchos deportivas, federaciones y clubes eligen para su preparación veraniega. Una estancia en altura, con la tranquilidad y belleza que el entorno ofrece, es clave para una buena concentración y para poder realizar un buen entrenamiento cuando en otros lugares sería mucho más complicado. El entrenamiento en altitud es una técnica utilizada habitualmente en el deporte de alto nivel para mejorar el rendimiento deportivo y, por eso, muchos deportistas, tanto nacionales como internacionales, acuden al Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada (CAR), perteneciente al Consejo Superior de Deportes, para prepararse y ponerse a punto para determinadas pruebas o competiciones.

El CAR de Sierra Nevada se encuentra a 2.320 metros de altitud sobre el nivel del mar. Es un lugar idóneo para el entrenamiento en altura que tantos beneficios aporta al deportista. Este verano, nadadores de la Selección Española de Natación, jugadores de la Selección Española de Rugby 7 o jugadoras de la Selección Española Femenina de Waterpolo han pasado por sus instalaciones. También jóvenes de las categorías inferiores de la Selección Española de Balonmano, que están preparando el Mundial, como ha explicado a GranadaDigital Gloria Casanova, del departamento de Marketing del CAR Sierra Nevada. Este lugar de entrenamiento en altura también ha sido elegido por varios grupos de deportistas con discapacidad física, como es el caso Ricardo Ten, paralímpico en natación y en ciclismo.

La selección chilena de Rugby 7 también ha optado por una preparación diferente en el CAR de Sierra Nevada. Los chilenos han coincidido con los ‘leones seven’ de Pablo Feijoo, que se preparaban para el Europeo de Moscú, y han compartido algunos entrenamientos. Además, deportistas de la Real Federación Española Deportes de Invierno han comenzado su pretemporada este verano en las instalaciones del CAR, en las que también se han preparado los triatletas que entrena Roberto Cejuela: Roberto, Fernando Alarza y Lasse Lührs. Los tres han realizado su segunda estancia en altura para preparar las series mundiales de triatlón.

El grupo de nadadores de Fred Vergnoux, entre los que está Mireia Belmonte- campeona olímpica, mundial y europea- también se han concentrado en el centro para preparar el Mundial de Gwangju. Además, el CAR ha acogido el Campus de verano del Estudiantes de baloncesto y el Campus de los All Blacks.

Grupo de nadadores de Fred Vergnoux entre los que están Mireia Belmonte, Jimena Perez y Pol Gil | Foto: CAR

Algunos ciclistas que han participado en el Tour de Francia también han optado por Sierra Nevada para realizar su preparación. Ahora también acuden otros “para preparar la Vuelta a España y las distintas clásicas que hay antes de la Vuelta”, ha comentado a GranadaDigital Gloria Casanova. También ha pasado por las instalaciones del CAR Sierra Nevada el ciclista de pista Sebastián Mora, actualmente en el equipo Team Caja Rural-RGA, para preparar sus próximas citas. Sebastián Mora fue campeón del Mundo en 2016 en Scratch, bronce en Madison, campeón de Europa en 2015 y 2016, y ahora tiene como principal objetivo los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El entrenamiento en altitud moderada, la comprendida entre los 1.500 y los 3.000 metros, es una técnica que se utiliza habitualmente en el deporte de alto nivel para mejorar el rendimiento deportivo. Los cambios físicos que se producen debido a la altitud son un estímulo para el organismo del deportista y eso origina respuestas tanto a corto plazo como a largo plazo, según han destacado desde los servicios médicos del CAR. Aunque es importante tener en cuenta que si no se respetan ciertas pautas, se puede producir un fracaso en el entrenamiento.
En altura, incluso en reposo, se está entrenando, lo que permite aprovechar más el tiempo. Otro de los beneficios del entrenamiento en altura es la mejora que se produce en la capilarización del músculo, así como en la maquinaria enzimática muscular y en la capacidad tamponadora. Aumenta también el estímulo de los músculos ventilatorios, han explicado desde los servicios médicos del CAR. El entorno provoca, además, un ambiente psicológico de convivencia más favorable.

De las instalaciones deportivas del CAR de Sierra Nevada destacan un pabellón de usos múltiples, un pabellón de parquet flotante, una piscina olímpica cubierta de 50 metros y seis calles, un campo de fútbol de hierba artificial, una pista de atletismo exterior de 400 metros y ocho calles, un módulo de atletismo interior, salas de musculación, así como un centro médico de apoyo al entrenamiento con la Unidad de Medicina Deportiva y Fisioterapia y la de Análisis del Rendimiento Deportivo.

Pabellón de parquet | Foto: CAR Sierra Nevada

El servicio de Fisioterapia deportiva hace un estudio adaptado para cada caso, examina las causas y aplica el tratamiento más indicado para lograr una recuperación eficaz del deportista. Entre las terapias que utiliza destacan la osteopatía, la terapia miosfacial, la acupuntura, la punción seca, el vendaje neuromuscular y el vendaje funcional. También la electroterapia.

El CAR de Sierra Nevada también cuenta con una residencia para deportistas con capacidad para alojar a 180. También dispone de una cafetería, comedor, varias salas polivalentes, tres aulas y sala de televisión.

Para entrenar de manera eficiente en altura es importante que los deportistas cumplan con el siguiente decálogo: programar adecuadamente la estancia, incluir un trabajo de preparación previo y otro de readaptación después, acudir en perfecto estado de salud, respetar las fases de adaptación individualizando las cargas en función del deporte o del momento de la temporada, cuidar la nutrición y la rehidratación, programar específicamente qué cualidad se quiere trabajar, reforzar las medidas de recuperación, realizar entrenamientos a las intensidades reales mediante trabajos cortos y largas recuperaciones o con esporádicos desplazamientos a alturas inferiores, controlar la intensidad de los entrenamientos científicamente y la asimilación de las cargas y, por último, tomarlo con calma y asesorarse por especialistas. Todo ello contribuirá a una mejora del rendimiento, porque el entrenamiento en altitud ayudará al deportista a estar a la altura cuando le toque competir.



Se el primero en comentar

Deja un comentario