Muévete hacia tus sueños

pexels-mentatdgt-2083253
La posición en la que te encuentras en el mundo marca la diferencia, según la célebre profesora de Teatro de la Universidad de Stanford Patricia Madson | Foto: Pexels
Avatar for Flor Lafuente
0

¿Se te acumulan las cosas y no haces nada? Sigue este consejo.

“El 80% del éxito consiste en aparecer”, dice Woody Allen. Cuando sientas que el desafío que debes abordar es demasiado grande, recuerda esta frase. Solo aparece, sin pensar en lo que sucederá después.

En su libro 'La sabiduría de la improvisación', la célebre profesora de Teatro de la Universidad de Stanford, Patricia Madson, da este mismo consejo extraordinariamente sencillo y poderoso y que es un principio fundamental del teatro de improvisación.

“Simplemente preséntate —escribe Madson—. La posición en la que te encuentras en el mundo marca la diferencia.”

Hay que estar donde suceden las cosas. Hay que subir al escenario. Importa más eso que el resultado. A veces, tan solo estar en el lugar indicado ya es un éxito en sí mismo, y quién sabe qué puertas se pueden abrir de las que desconocemos su existencia. Cuando estamos abrumados por lo que debemos enfrentar, presentarnos puede ayudarnos a elevar la satisfacción con nosotros mismos y, a su vez, a fortalecer la confianza.

“Mueve tu cuerpo hacia tus sueños: el gimnasio, la oficina, el crucero, el procesador de textos. Tú sabes hacia dónde. Debes estar allí físicamente. La ubicación es todo”, aconseja Madson.

Para los actores del teatro de improvisación, el escenario es donde suceden las cosas. Se presentan, entran a escena sin guion, improvisan y allí comienza la magia. No esperan a tener una gran idea o sentirse motivados para construir un diálogo creativo. Si así lo hicieran, lo más probable es que la mayoría de las veces no hubiera función.

Aquí te dejo tres consejos de Patricia Madson que puedes aplicar cuando tus pendientes te agobien o necesites dar ese paso para el que nunca tienes energía:

1. Pon en marcha tu vida: camina, corre, gatea, vuela, anda en bicicleta. Muévete en la dirección de tu propósito.
2. ¿Amas a tus padres? Hazles una visita. ¿Necesitas escribir? Siéntate en tu escritorio. ¿Quieres tener más amigos? Ofrécete a hacer voluntariado o toma clases de algo que te interese. ¿Necesitas hacer ejercicio? Ve al gimnasio o camina al parque. ¿Crees en la ecología? Lleva una bolsa contigo a la playa y recoge la basura.
3. Haz una lista de cinco lugares que representen tus “puntos calientes”, esos sitios donde suceden las cosas importantes para ti. ¿Por qué no elegir uno y comenzar a caminar hacia allí?







Se el primero en comentar

Deja un comentario