Los héroes del ascenso a Segunda rememoran diez años después un día histórico para el granadinismo

GranadaDigital ha reunido después de diez años en #DirectosEnRedGD a seis de los protagonistas de aquella eliminatoria contra el Alcorcón

FOTO DIRECTO ASCENSO EN ALCORCON
Los protagonistas de #DirectosEnRedGD de este viernes | Edición de vídeo: Daniel Bayona
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

Este sábado, 23 de mayo, se cumplen diez años exactos del ascenso a Segunda División conseguido por el Granada CF en Alcorcón. GranadaDigital ha querido reunir a seis de los artífices de un momento clave en la historia reciente del conjunto rojiblanco, que conseguía volver al fútbol profesional 22 años después.

Así, los protagonistas de este viernes en #DirectosEnRedGD han sido el entrenador de aquel equipo, Fabri González, y cinco futbolistas: Manolo Lucena, Diego Mainz, Dani Benítez, Allan Nyom e Íñigo López, que jugó aquella eliminatoria como futbolista del Alcorcón, aunque luego pasó a formar parte del Granada CF que compitió en Segunda y subió a Primera un año después. De hecho, el riojano fue el ‘culpable’ de tener en vilo a toda Granada tras anotar el 1-0 en Santo Domingo que metía al Alcorcón en una eliminatoria que finalmente acabó llevándose el Granada gracias a la renta de dos goles conseguida en Los Cármenes.

“Felicidad”, “satisfacción” o “locura” fueron algunos de los adjetivos utilizados a la hora de recordar aquel partido en el sur de Madrid donde, tras sufrir en una segunda parte que se hizo “eterna” el Granada consiguió, por fin, salir del pozo de la Segunda B y volver a Segunda A, categoría que no alcanzaba desde 1988.

Dani Benítez, santo y seña de aquel equipo y pieza clave en el devenir de la eliminatoria, aseguró que “ese final de partido, después de un año duro, con la invasión de campo, es algo que se tiene que vivir…”. Íñigo López, por su parte, confesó que desde Alcorcón “no querían al Granada”, aunque finalmente el conjunto alfarero consiguió el ascenso en una eliminatoria posterior. Fabri dijo sentir mucha alegría por “toda la gente que iba a los campos de Antonio Sánchez y de Armilla a apoyarnos y a transmitirnos su sentimiento granadinista; por esa gente todo valió la pena”.

En lo deportivo, todos coincidían con Manolo Lucena al afirmar que “se tenía confianza en cualquiera que jugara”, a lo que Benítez añadió que “la llegada de Fabri nos dio el empuje que necesitábamos; la directiva estuvo muy acertada ahí”. Allan Nyom, por otro lado, no quiso dejar en el olvido las paradas de José Juan “que salvaron al Granada aquella tarde”.

Aquel año, como el siguiente cuando se consiguió el pasaporte a Primera en Elche, había un “gran vestuario con un ‘plantillón’ lleno de grandísimas personas”, admitía Fabri. “Yo llegué a Granada para ascender; era una de las mejores plantillas que se ha confeccionado nunca en esa categoría”, manifestó Mainz con rotundidad. En ese sentido, la calidad del equipo fue un ‘hándicap’ para Nyom, quien reconoció entre risas haber tenido “que aprender a jugar de nuevo porque no podía dar más de dos toques seguidos y al principio estaba muy perdido”.

Lucena, emblema de la casa y hoy delegado de campo del primer equipo, explicó cómo aquel ascenso supuso un “cambio de mentalidad” tras “unos años complicados en los que se pasó por un concurso de acreedores, cambiamos de directiva varias veces, estuvimos sin cobrar meses, nos arrodillamos en el campo, etc.” Ese punto de inflexión se produjo tras la llegada de Gino Pozzo, Quique Pina y Juan Carlos Cordero a nuestra ciudad, quienes construyeron un equipo lleno de jugadores con experiencia en categorías superiores y, a dos meses del final liguero, supieron darle el mando a Fabri para que “les diera lo que ellos querían y necesitaban para semejante equipo”, reconocía el carismático preparador.

Para Dani Benítez, ese fue el momento en el que supo que “las cosas iban a cambiar”. El balear se deshizo en elogios ante el entrenador que lo llevó a la élite: “Fabri me permitió ser más sincero de la cuenta y eso fue clave; no tengo palabras para agradecer todo lo que hizo por mí”.

El gallego devolvió el piropo hablando de Dani como “su ‘niño bonito’ que siempre iba por delante en el juego”. También tuvo buenísimas palabras para el resto de jugadores, especialmente para Lucena, de quien alabó su “enorme inteligencia dentro y fuera del campo”.

Fugaz paso por Segunda

Ese Granada que consiguió el ascenso en Alcorcón sumó tres derrotas consecutivas en las tres primeras jornadas en Segunda, situación que hizo peligrar el puesto de Fabri. Sin embargo, en la cuarta jornada y con gol -golazo- precisamente de Nyom, el Granada comenzó a levantar el vuelo hasta tal punto de desarrollar uno de los mejores años de fútbol de su historia, especialmente en casa, donde fue un “rodillo”, como decía Diego Mainz. Tanto es así que acabó metiéndose en Playoff de ascenso y subiendo de categoría. “Yo sabía que, si el Granada se metía en Playoff, el Granada ascendía”, subrayó Fabri orgulloso de la gesta lograda.

Para ‘el Profeta’ Lucena, más acostumbrado a los ‘sinsabores’ con la elástica nazarí, aquella temporada en Segunda fue “un regalo”. “Veníamos de sufrir, disfruté cada minuto y sentí la euforia en la ciudad como nunca”, detalló.

La charla, deliciosa para los amantes del fútbol en nuestra ciudad, concluyó con un mensaje unánime de agradecimiento y con la promesa de una nueva reunión en junio de 2021 para celebrar el décimo aniversario del ascenso a Primera. Que así sea.





Se el primero en comentar

Deja un comentario