El valor del tiempo

elvalordeltiempo
El valor del tiempo | Foto: Eva Tarancón
Avatar for Eva Tarancón
0

Si en algo creo que estaremos todos de acuerdo es en el valor del tiempo. Como pasa, como llega, como se va …

La vida corre muy deprisa, el mundo corre muy deprisa y el tiempo no se recupera ni vuelve.

Leyendo recientemente la noticia de cómo una médico de atención primaria había decidido tomar medidas en relación a la absentismo a las citas programadas creo que debemos hacer una reflexión.

El 50% de los pacientes no acuden a su cita médica en la sanidad pública y entre un 30% a un 50% en la práctica privada.

Cuando hablamos de absentismo no hablamos sólo de los médicos. Hablamos de toda profesión que requiera de una cita previa. Desde estética a dentistas, logopedas, restaurantes etc

¿Quién nos creemos que somos para hacer perder el tiempo a los demás? ¿Dónde llega mi ego que decido  pasar olímpicamente de acudir al profesional?

La gran mayoría no avisan, otros avisan una hora antes pero el colmo de los colmos son otros confirman la asistencia un día antes y a pesar de eso no te acuden a la cita.

¿Quién nos creemos que somos para faltarle el respeto así a alguien?

¿Nos hemos planteado que a ese profesional también le encantaría estar en casa con sus hijos, estar tomándose una cerveza o simplemente estar atendiendo a otra persona que lo necesita?

Seguro que no. Seguro que la empatía y educación brilla por su ausencia y decido pasar del profesional porque oye, es gratis y no pasa nada.

La gratuidad del siglo XXI. Todo tiene que ser gratis o barato. Y además de buscar lo gratis y barato encima yo me considero mejor y con más derechos que ninguno y no acudo a la visita porque no pasa nada de nada.

El tiempo es oro. Ya lo decía el dicho. Y mi tiempo es oro. Igual que el de cada una de las personas que dan citas.

¿Por qué sólo cuando te pica el bolsillo es cuándo le pones interés a una cosa? Si te cobraran la mesa del restaurante para hacer una reserva veríais como no cancelaba nadie. Si la sanidad pública te descontase en tu nómina la consulta que no has acudido, seguro que a la siguiente ya te esforzabas en cancelarla con tiempo como mínimo.

Si la tecnología nos sirve para tantas  cosas, si el google ya te registra la cita, te avisa y hasta te da el camino… ¿qué excusa tenemos para dejar tirada a una persona porque a mi me da la gana? El olvido no es una excusa.

Si pides una cita o una reserva comprométete porque detrás de esa llamada hay una persona en la que su tiempo también es oro.

¡Feliz Semana!





Se el primero en comentar

Deja un comentario