El protagonismo del silencio en el Albaicín y el Sacromonte

Los dos barrios más emblemáticos de la ciudad de Granada viven una magia especial durante el estado de alarma

FOTOS ALBAICÍN y SACROMONTE (9)
Camino del Sacromonte | Foto y vídeo: Javi Gea
Jose Luis MorenoJose Luis Moreno
2

Silencio es lo que se escucha estos días en la mayoría de calles del Albaicín y el Sacromonte. El caudal de turistas ha quedado en seco y la vida de sus vecinos se limita a las obligaciones del estado de alarma, como en el resto de España.

Las vistas desde el mirador de San Nicolás son contempladas por algunos ‘privilegiados’, que solo ven interferido su asombro por el cantar de los pájaros, hoy más protagonistas que nunca. Ahora la placeta Carvajales presume de serenidad, a la que le acompaña el sonido del agua.

Los que en su día fueron alminares, que sobresalen del paisaje, ahora se comunican entre sí al doblar las campanas, con el silencio como hilo conductor. Tampoco se ha dejado notar el aroma del incienso este año en ningún templo y en la mezquita no se reza.

Calderería Nueva y Vieja han perdido su fragancia de piel curtida y tés propios de un sultán. El puesto de fruta y verdura en Plaza Larga ya no se monta y los quintos fríos con tapas de caracoles o carne en salsa se han dejado de servir.

El quejío en la zambra ha cerrado al público, ningún microbús de visitantes sube por el Camino del Sacromonte y la artesanía y los souvenirs se han quedado sin sentido al no tener a nadie que los quiera comprar.

Ahora, más que nunca, el Albaicín y el Sacromonte desprenden una magia especial y depende un poco de nosotros mismos que pronto la podamos volver disfrutar.





Comentarios

2 comentarios en “El protagonismo del silencio en el Albaicín y el Sacromonte

  1. Avatar

    Adolfo Olmedo

    Desde la distancia y con mucha nostalgia todo mi apoyo y reconocimiento a mis paisanos. El sonido del silencio de un Barrio como el Albayzín, puedo sentirlo y “oirlo”.
    Cuidense mucho y más
    Adolfo from UK

    • Adolfo estoy contigo con nostalgia y apoyo a ese barrio que cada año por estas fechas visito ya tenían poco con los sobres impuestos y normas para el turismo y ahora el coronavirus.
      Adelante paisanos que esto pasará.
      Abrazos y pronto espero recorrer las callejuelas y la calle del beso.

Deja un comentario