El antiguo botellódromo de Granada abrirá como espacio deportivo en febrero | Vídeo

Está previsto que en enero finalicen las obras para el cerramiento del recinto y la adecuación de las pistas, y después se instale luminaria y se coloquen canastas y porterías

Obras botellódromo-1
Las obras de adecuación como espacio deportivo en el antiguo botellódromo finalizarán en enero | Foto: Manuel Moreno
María José Ramírez | @mariajsramirez7
0

El botellódromo de Granada ya pasó a la historia y cada vez está más cerca la apertura del recinto como espacio deportivo. El alcalde de la capital, Francisco Cuenca, ha anunciado este jueves que la primera fase de adecuación del recinto finalizará en enero y que para el mes de febrero abrirá para que los granadinos puedan practicar deporte allí.

“Ese espacio, que era exclusivamente para beber y que generaba vergüenza para los granadinos, ya ha muerto. Ahora vamos a tener un espacio deportivo para el disfrute de jóvenes y de toda la familia”, ha destacado Francisco Cuenca, quien ha visitado el recinto junto al concejal de Deportes, Eduardo Castillo, la concejala de Movilidad y Protección Ciudadana, Raquel Ruz, y miembros de las asociaciones de vecinos de la zona.  El edil ha informado de que después de Navidad finalizará “el cerramiento, el acondicionamiento y la limpieza del recinto”. “En esta primera fase vamos a terminar de limpiar y pintar las pistas y a adecuar también el mobiliario urbano. Era una petición de los vecinos el cerramiento definitivo. Ya se ha instalado el vallado y se va a cerrar con puertas, para luego abrir con un horario definido”, ha comentado.

Posteriormente, se va a instalar la luminaria y se van a colocar “canastas y porterías”. Este espacio se usará como pista polideportiva, “como era en su origen”. También se utilizará para practicar deportes alternativos, “una demanda de chavales jóvenes”, como ha indicado el alcalde. Así, deportes como el workout, el slackline y el parkour se podrán practicar en este espacio.

Los vecinos de la zona agradecen que el recinto se cerrase como botellódromo y ahora se vaya a utilizar para practicar deporte, lo que ha “cambiado al barrio al 100%”. “Es una maravilla, el barrio es ahora lo que siempre ha sido. No hay ruido, ni suciedad, ni olores…”, ha asegurado José Jiménez, de la Plataforma No al Botellódromo. “La vida de los vecinos ha cambiado mucho, porque con todo lo que se armaba aquí estaban intranquilos, no dormían y había mucha suciedad”, ha apuntado Pepe Vargas, de la Asociación Camino de Ronda.

Si no puedes ver bien el vídeo, pincha aquí:



Se el primero en comentar

Deja un comentario