‘El agua y la palabra’ se abre a la historia recordando a Carlos V

El ciclo, que incluye conferencias, conciertos y visitas guiadas por la Granada Carolina, arrancó con la charla del profesor Antonio Luis Callejón, que hablo de la luna de miel del Carlos V en Granada

IMG-20180606-WA0005
Fuente: Gabinete
Gabinete
0

El ciclo ‘El Agua y la Palabra’, organizado cada junio por la Fundación AguaGranada, se abrió anoche a la historia al dedicar esta edición a la conmemoración de los 500 años del juramento de Carlos V como rey de Castilla, León y Granada.

El director-gerente de AguaGranada, Esteban de las Heras, dijo en la presentación de la actividad que ese hecho “merecía el recuerdo” de una figura que dejó en Granada “una imborrable huella”, la convirtió en “centro de la modernidad” en pleno Renacimiento y fue “un adelantado a su tiempo” confiando a mujeres de su entorno, su mujer y su hermana, periodos de su gobierno.

Una de las huellas de Carlos V en Granada fue el impulso de la Universidad. Por esa vinculación la rectora de la UGR, Pilar Aranda, participó en la apertura de las jornadas, a las que calificó como “un ciclo excepcional”. Aranda dijo que gracias al papel de Carlos V, la UGR lleva en sus genes “el origen monárquico y la vocación europeísta” y subrayó que el Rey hizo de Granada “un foco de conocimiento y cultura”.

El ciclo, que incluye conferencias, conciertos y visitas guiadas por la Granada Carolina, arrancó con la charla del profesor Antonio Luis Callejón, que hablo de la luna de miel del Carlos V en Granada, ciudad en la que el nieto de los Reyes Católicos vivió 8 meses tras casarse en Sevilla con su prima Isabel de Portugal. En Granada, Carlos V concibió a su hijo, Felipe II, encargó su palacio en la Alhambra, la Catedral y la Universidad.

El ciclo prosigue hoy con un concierto de música renacentista, a las 20.00 horas en el Aljibe del Rey, a cargo del trío ‘Caliope’ , formado por la soprano Carmen Callejas, y con Marina Herrerías, al violonchelo, y Ángela de Miguel, a la guitarra.



Se el primero en comentar

Deja un comentario