Diego Mainz: “No pienso en otra cosa que no sea ganar este domingo”

El que fuese capitán del Granada CF tiene claro que “va a haber ascenso” y solo espera “que sea este fin de semana, en casa”

Entrevista a Diego Mainz
Diego Mainz ha analizado con GranadaDigital el posible ascenso del Granada CF a Primera División | Galería: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

El corazón de Diego Mainz bombea sangre rojiblanca, lo que le permitió ganarse un hueco en el de todos los granadinos. Durante siete temporadas, fue el guardián de la zaga del Granada CF, un central seguro en labores defensivas y que, gracias a su poderío aéreo, constituía una amenaza para los rivales en las acciones a balón parado. Se retiró hace tres años, portando el brazalete de capitán, con su imagen ya estampada en la ‘puerta de los héroes del ascenso’. Ahora, compagina sus labores como técnico en la cantera, al frente de uno de los infantiles y auxiliando a Rubén Torrecilla en el Juvenil División de Honor, con sus obligaciones como aficionado. Recibe a GranadaDigital portando un polo de color amarillo, como la zamarra del Cádiz, pero no se dejen engañar por ello, pues “no pienso en otra cosa que no sea ganar este domingo”.

Pregunta: ¿Cómo has visto hasta ahora la temporada del Granada CF? El equipo está bien encaminado, pero ¿habrá ascenso finalmente?

Respuesta: Hombre, yo estoy convencido de que ascenso va a haber. Dios quiera que sea este fin de semana, en casa, ganándole al Cádiz. Si hay que esperar un poco más, se hará, pero yo creo que ascenso habrá, seguro. Este año, el Granada ha estado muy bien. Ha sido un equipo muy sólido, muy fiable, tanto en casa como fuera, donde ha sacado muchos puntos. Se ha hecho fuerte desde la defensa, ha encajado muy pocos goles, y esa creo que es una de las claves para estar arriba. Además, es una plantilla que, con sus virtudes, sabe cómo contrarrestar al rival, cómo hacerlo peor de lo que es.

P.: Como granadinista, ¿has hecho alguna cábala de lo que puede suceder en estos próximos tres partidos?

R.: No, yo lo tengo muy claro. Ganando el próximo día al Cádiz, ya está. Esto es en lo único que pienso. Hay que positivo, optimista. La trayectoria del equipo durante todo el año en casa nos invita a pensar que va a ganar, pero, claro, el Cádiz se está jugando el playoff. Es un equipo que está muy bien entrenado, bien trabajado, y es complicado. Pero el Granada lo tiene todo de cara. Juega en casa, con Los Cármenes lleno, y yo no pienso en otra cosa que no sea ganar este domingo.

P.: Como dices, ya se ha colgado el cartel de ‘no hay billetes’. ¿Cómo piensas que puede influir que el estadio esté lleno de cara a este partido tan relevante?

R.: Como exjugador del Granada, recuerdo que cada vez que salíamos a Los Cármenes y veíamos el campo lleno, nos daba un plus. Lo que quiere todo futbolista cuando juega en casa es que esté la afición, que esté el estadio lleno, que empuje desde el principio. Creo que va a ser así y eso, quieras o no, en momentos de partido en los que la cosa no va tan bien como uno piensa, siempre es importante. Creo que desde mucho antes del comienzo del partido, aquello va a estar a reventar. La gente está muy ilusionada y se lo va a transmitir al equipo en el campo, eso tiene que llegar a los jugadores.

Diego Mainz piensa que el Granada “se ha hecho fuerte desde la defensa y esa creo que es una de las claves para estar arriba” | Foto: Antonio L. Juárez

 

P.: ¿Viste el partido del Albacete?

R.: Lo vi a ratos. Hubo momentos en los que estaba un poco nervioso y tuve que quitarlo. La verdad es que desde casa se pasa mal.

P.: ¿Cómo viste al equipo?

R.: Sufrí mucho, aunque yo siempre lo he dicho que la apreciación que tienes en el campo, jugando, no es la misma que tienes desde fuera. A lo mejor, cuando tú estás como aficionado, viéndolo en el campo o por la televisión, la sensación es de que te pueden marcar gol en cualquier momento, de sufrir, pero en el campo, esa sensación no se tiene o se tiene menos. Al equipo lo vi bien, creo que era un partido que entraba justo dentro de lo que imagino que habrían trabajado. Evidentemente, cuanto más tiempo pasara y el resultado continuase igualado, beneficiaba siempre al Granada. Al final, el Albacete se echó un poquito más para adelante y les cogimos en aquella jugada con el gol de Ramos, que te da tres puntos más que te acercan mucho al ascenso.

P.: ¿Qué piensas que debe tener un equipo para lograr el ascenso a Primera División?

R.: Creo que lo más importante es un buen vestuario, un buen grupo. Eso es lo básico, aparte de tener luego un entrenador que te exprima, te exija y trabaje bien. Pero creo que la piña y el grupo es lo más importante, porque hay momentos buenos en la temporada en los que todo va bien y es muy bonito, pero también los hay en los que las cosas no van bien y ahí es cuando se nota la unión de todos. En este caso, el equipo me recuerda mucho al vestuario que tuvimos nosotros el año de Segunda, en el que, prácticamente, éramos una familia. Creo que aquí es lo mismo y que ahí es donde se inician los ascensos y los éxitos.

P.: De los que has mencionado, ¿cuál piensas que es el principal punto fuerte de este Granada?

R.: En el campo, creo que defensivamente ha sido el mejor equipo, o de los mejores de la Liga, y a partir de eso se empiezan a conseguir cosas. Se ha mostrado muy sólido, en casa y fuera, encaja muy pocos goles y creo que desde ahí ha ido creciendo y mejorando. Ha cogido confianza y, al final, un grupo con el que al principio no se apostaba por el ascenso está a un pasito de conseguirlo, siempre partiendo del trabajo. Creo que el míster tiene mucha culpa de ello. Si esto no es la clave, es una de ellas seguro.

Diego Mainz ha explicado a GranadaDigital que “la gente está muy ilusionada y se lo va a transmitir al equipo en el campo, eso tiene que llegar a los jugadores” | Foto: Antonio L. Juárez

 

P.: Pese a que la gloria está cerca, Diego Martínez insiste en que aún queda camino por recorrer. ¿Piensas que sería muy duro para la plantilla no lograr el ascenso directo, aunque esté la baza de la promoción?

R.: Sí, sería duro. Evidentemente, el míster tiene que ser cauto, como es, y hasta que matemáticamente no se consiguen las cosas, es mejor no hablar de ello. Sería duro porque, teniéndolo tan a mano y sabiendo que con una victoria en tres partidos ya estás en Primera División, no conseguirlo sería un golpe porque luego tienes otras dos semanas de competición y el playoff es muy complicado, con equipos que están peleando por lo mismo que tú. Ahí, puede pasar cualquier cosa. Si vienes con una inercia buena, positiva, y te metes en playoff, es un subidón, pero si tienes el ascenso directo en la mano y por lo que sea no lo consigues finalmente, es moralmente duro. Creo que sería un golpe importante, pero creo que nadie piensa ahora mismo en eso.

P.: ¿Cómo se viven los días previos a un partido en el que puedes lograr el ascenso?

R.: Yo siempre he tenido la costumbre de intentar no pensar demasiado en los partidos durante la semana, y menos en ascensos, en playoff y demás, cuando nos hemos jugado tanto. Siempre he intentado mantener la mente en otras cosas, distraerme lo máximo posible, porque tampoco creo que sea bueno comerte mucho la cabeza. He intentado salir, ir al cine, hacer mil cosas para pensar lo mínimo posible durante la semana. Cuando se acerca el partido, ya estás mucho más metido, pensando mucho más, pero, sobre todo al principio de la semana, cuando quedaban seis o siete días para el partido, yo siempre intentaba no darle muchas vueltas. Cuando quedan uno o dos días, el cuerpo y la mente se te van solos al partido, a visualizar lo que va a ser, pero yo siempre he tenido la costumbre de intentar pensar lo mínimo posible en ello -insiste-.

P.: ¿En qué se diferencia este Granada del dirigido por Fabri González?

R.: Yo creo que este Granada es un poquito más fiable que el nuestro. Nosotros en casa, en el año del ascenso, éramos un auténtico rodillo, salíamos a jugar prácticamente sabiendo que íbamos a ganar, había mucha alegría. Empezábamos perdiendo y con un jugador menos y al final terminábamos ganando. En definitiva, teníamos una inercia buenísima. Fuera de casa, nos costaba mucho más sacar los puntos. Creo que esa es la principal diferencia, porque este año, el equipo se ha mostrado muy muy fiable tanto en casa como fuera, y eso creo que fue lo que nos faltó a nosotros para conseguir el ascenso directo, haber sumado más victorias fuera de casa. En cuanto a calidad, son plantillas parecidas, aunque nosotros éramos un equipo recién ascendido.

P.: ¿Te ves reflejado en alguno de los jugadores de esta plantilla?

R.: Hombre, evidentemente, me tengo que ver reflejado en futbolistas que jueguen en mi posición. Sobre todo, en Germán. Es un jugador que a mí me gusta mucho. Creo que es un líder, tiene experiencia… Es el futbolista en el que más me veo reflejado en cuanto al juego. En cuanto a lo demás, con el que más me siento identificado, aunque este año no ha podido jugar, es con Fran (Rico), que es amigo mío y ha sido mi compañero. Pero de los que están jugando, con Germán.

Diego Mainz considera que “este Granada es un poquito más fiable que el nuestro” | Foto: Antonio L. Juárez

 

P.: En el año del ascenso, fue Ighalo el que acabó marcando el gol que pasó a la historia. ¿A quién ves marcando el gol decisivo este año?

R.: -Ríe-Sinceramente, me da igual quién lo marque, pero que lo marque alguien. Puestos a elegir, que lo marque Germán de cabeza. Hombre, me alegraría también si Adrián (Ramos), que ya anotó el gol tan importante del otro día, tuviera la suerte de marcar también ahora, tras una temporada en la que quizás no ha jugado tanto como querría y en la que no le han salido las cosas tan bien como él quería.

P.: ¿Te dará tiempo a llegar al partido del Cádiz?

R.: Sí, hombre. Jugamos el sábado en Barcelona, pero para el domingo a las siete, aquí estamos seguro, como un aficionado más -sonríe-.

P.: ¿Qué resultados pronosticas para los partidos tan importantes de este fin de semana?

R.: Pues para el partido del juvenil, apostaría por un 1-2, al final, además. Para el partido del Cádiz, un 2-0, que acabemos los últimos minutos celebrándolo ya.

EN BUSCA DE “LA CAMPANADA”

Pero antes de festejar el posible ascenso, Diego Mainz busca este sábado “dar la campanada”. El Juvenil División de Honor, en el que trabaja junto a Rubén Torrecilla, afronta el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, un torneo para el que se ha clasificado por primera vez en la historia. “Nosotros tenemos toda la ilusión”, indica el exjugador rojiblanco, aunque es consciente de que su rival, el FC Barcelona, “es favorito”.

“Va a ser un encuentro que se puede decidir por detalles”, considera el antiguo zaguero nazarí, que asegura que “si tenemos la suerte de adelantarnos en el marcador, como hicimos dos veces en casa, y somos capaces de saber jugar con el tiempo y el resultado, podemos dar la sorpresa”. Tiene claro que “las fuerzas están bastante igualadas” y asegura que “por ilusión y por ganas no nos van a ganar”.

En cualquier caso, la temporada del primer equipo juvenil del club rojiblanco ha sido para enmarcar. “Hemos conseguido la mejor puntuación y la mejor posición”, relata Mainz, que asegura que “poco más se le puede pedir a los chavales. A estos, les dicen “que lo disfruten y que compitan, que al final es la clave”, pues “no sabemos si lo que han hecho se va a volver a repetir”.

“Para nosotros, sobre todo es una satisfacción haber convencido a los chavales del modelo de juego y de cómo hacer las cosas” apunta el exjugador del Granada, que, al igual que Torrecilla, lleva trabajando dos cursos con gran parte de este grupo. Ahora, lidian con la tarea de contener la euforia de un grupo joven que ya es historia del Granada CF, aunque Mainz asegura que los jugadores “han estado muy centrados durante todo el año y, al final, eso tiene la recompensa en renovaciones”

En este sentido, el que fuera capitán del Granada CF asegura que “yo veo a los jugadores llegando al primer equipo, siempre y cuando se les dé la oportunidad”. Considera que “hay que apostar por ellos”, pues “tienen mucha calidad”, pero “esto es como todo, si no se les da la oportunidad, es imposible que lleguen”.

Destaca que, de entre toda la plantilla, se ve representado en Pepe, “un jugador que juega en mi posición, que va muy bien por arriba y que, aunque tiene todavía muchas cosas que pulir, me recuerda mucho a mí en ciertos momentos de los partidos”, y confiesa que desde el banquillo el fútbol es “bastante distinto”. “La experiencia que estoy teniendo es muy bonita”, señala, pues “le pedí al club empezar por abajo, con los más pequeñitos, para ir cogiendo experiencia y ver un poquito cómo se va trabajando en el fútbol base”. “Me gusta ver cómo se trabaja en las distintas categorías, cómo se llevan los equipos y las edades”, matiza, aclarando que “es distinto, pero muy bonito”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario