Cegados en la vanguardia

La sequía de Ramos y Rodri alimenta el debate de la delantera en el Granada CF

UD Almeria - Granada CF
Adrián Ramos remata de cabeza ante la UD Almería | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz EspañaChema Ruiz España
0

Dominar la suerte del gol, además de ser una obsesión en cualquier ‘nueve’ que se precie, es un factor determinante en una competición tan equilibrada como la Liga 1|2|3, un garante de puntos que en el Granada CF, al menos en lo que va de curso, no ha sido un problema capital. El conjunto rojiblanco es el sexto equipo más prolífico de cara a puerta de la categoría -ha anotado 39 tantos, 1’2 por encuentro-, aunque no precisamente gracias al acierto de sus delanteros, que están completando un año aciago.

Adrián Ramos y Rodri se disputan, con más pena que gloria, los minutos en la posición más adelantada del esquema de Diego Martínez, alimentando un debate latente en la grada. Ninguno de los dos se ha convertido en el artillero que la afición esperaba y ambos han comprobado cómo los jugadores que actúan en la media punta -a los que el técnico vigués también considera delanteros- han solventado con asiduidad esta carencia.

Pero la exigencia de la competición ha requerido en varias ocasiones la actuación de un punta referencia, que por el momento no ha aparecido en Los Cármenes. Puertas, que ha sido relegado a un rol secundario, continúa siendo el máximo goleador del equipo con nueve tantos, más que los acumulados entre Ramos y Rodri. Le sigue, con cinco, Montoro, un jugador que, sin destacar en la faceta anotadora, ha superado con facilidad la cifra de los hombres de vanguardia.

El cafetero es, de los dos nombres en cuestión, el más destacado. Ha sido titular en la mayor parte de los encuentros de los rojiblancos, si bien a Soria llegó tras iniciar varios choques en el banco, pero no ha logrado trasladarlo a su registro goleador. Después de marcar ante Osasuna (jornada 3), protagonizó un tramo ilusionante, entre noviembre y diciembre, con tres tantos en cinco encuentros que auguraban el mejor curso de Ramos con la elástica rojiblanca.

Sin embargo, todo se quedó en un espejismo. El delantero colombiano no ha vuelto a marcar desde el triunfo ante el Real Oviedo, por lo que continúa sin superar la barrera de los cuatro goles. Es el jugador que más disparos realiza (44), aunque solo 17 de ellos han ido entre los tres palos.

Las cifras de Rodri, en cambio, son aún más pobres. El soriano, a la sombra de Ramos durante todo el curso, ha marcado solo dos goles, ante Córdoba y Las Palmas en la primera vuelta. Con la lesión del colombiano, recuperó la titularidad precisamente en la ciudad califal, pero no ha sido capaz de anotar en los cinco encuentros en los que la ha disfrutado.

Ha disparado en quince ocasiones, nueve de ellas a puerta, pero su acierto dista mucho aún del que le hizo destacar la pasada campaña en la Cultural Leonesa. El soriano marcó un total de 11 goles pese a militar en un equipo en descenso, lo que alimentó las esperanzas de la afición nazarí a su llegada al club granadino, aunque el resultado está siendo bien diferente.

La hinchada reclama a Puertas como alternativa a los dos delanteros cegados, una solución por la que ya ha optado Diego Martínez en tramos de algunos encuentros. Sin embargo, no parece que el técnico rojiblanco baraje esta opción como algo más que un remedio para situaciones puntuales. Salvo sorpresa, o circunstancia que lo impida, Ramos y Rodri seguirán repartiéndose la plaza en juego, y habrá que ver si también continúan desesperando al respetable.

RAMOS, TOCADO

Precisamente, uno de los dos delanteros en cuestión se encuentra tocado de cara al choque ante el Málaga. Adrián Ramos volvió a ser protagonista en el apartado de bajas del conjunto rojiblanco debido a una “lumbalgia aguda”, tal y como informó ayer el club, que señaló que se encuentra “pendiente de evolución”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario